Verdún, campo de batalla de la 1a Guerra Mundial

Verdún es una pequeña ciudad del norte de Francia, cuyo nombre quedó para siempre asociado a famosa batalla que tuvo lugar allí durante la 1a Guerra Mundial. La Batalla de Verdún fue la más larga y sangrienta de la guerra en el frente occidental entre los ejércitos de Alemania y Francia, y una de las que se cobró más vidas humanas. Una auténtica carnicería, fruto de los sinsentidos de una guerra estúpida, como todas las guerras.

Pasamos por allí durante nuestra Ruta en caravana por Francia, Luxemburgo, Holanda y Bélgica. Concretamente, establecimos la «base de operaciones» en el camping Les Breuils, apenas a 2 Km del centro de la ciudad. Desde allí, visitamos varios de los escenarios más tristemente célebres de la Gran Guerra. Y por supuesto, también la ciudad de Verdún (departamento de Mosa), en la histórica región de Lorena, en la actualidad integrada administrativamente en la región del Grand Est.


ℹ Puedes leer la reseña de nuestro paso por el camping en
Verdún (Francia) | Camping Les Breuils


Batalla de Verdún, 1a Guerra Mundial

La información en internet sobre la Batalla de Verdún y la 1a Guerra Mundial en general es abundante. Aun así, vale la pena destacar algunos aspectos básicos, para tener una perspectiva histórica y ubicarse mejor en los lugares a visitar.

La batalla de Verdún tuvo lugar en las colinas al norte de Verdún-sur-Meuse (nombre oficial de Verdún hasta 1970). Empezó el 21 de febrero de 1916, cuando más de 1.200 cañones alemanes dispararon 2 millones de bombas durante un día entero, a lo largo de un frente de tan solo 13 kilómetros. A continuación, empezó la ofensiva de la infantería. (1)

En los alrededores de Verdún todavía son perfectamente visibles hoy en día los agujeros provocados por los proyectiles, algunas veces tan juntos unos de otros que el visitante puede hacerse a la idea de lo que debió suponer aquel brutal bombardeo para los soldados y los habitantes del lugar.

verdun
Soldados franceses saliendo de la trinchera durante la Batalla de Verdún. Imagen de Collection DocAnciens/docpix.fr, Public domain, via Wikimedia Commons.

En la Batalla de Verdún ya se había extendido el uso de las trincheras, que empezaron a utilizarse a gran escala unos meses antes, en la 1a Batalla del Marne, cuando los franceses frenaron a los alemanes casi a las puertas de París. La guerra de trincheras se caracterizó por su alto número de bajas, sus mínimos avances y las condiciones infrahumanas en las que vivían los soldados.

Al finalizar la batalla de Verdún, el 18 de diciembre de ese mismo año, los alemanes habían sufrido 337.000 bajas por 377.000 de los franceses​; entre ellas unos 160.000 muertos o desaparecidos franceses y 71.500 alemanes. (2)

Que ver en el Campo de Batalla de Verdún

El Campo de Batalla de Verdún (Champ de Bataille de Verdun) se extiende a lo largo de varios escenarios en los que se produjeron sangrientas acciones de guerra. Algunos de ellos se conservan en su estado original, como los fuertes de Duaumont, Vaux y Ouvrage de la Falouse. Otros están reconstruidos de manera fiel, por ejemplo las trincheras de Chattancourt y las del fuerte Ouvrage de la Falouse.

En otros no queda casi nada, como en los pueblos destruidos durante la batalla, donde apenas hay unos indicadores en medio del bosque, señalando donde estaban las calles. Y por supuesto, también existen otros lugares importantes que visitar, aunque construidos después de la guerra, como el Memorial de Verdún, o el impresionante Ossuaire de Douaumont.

Todos ellos tienen en común que se encuentran cerca de Verdún. La mejor manera de visitarlos es en coche (o autocaravana o furgo) ya que permite una total libertad de movimientos. Cabe destacar que todos los lugares del Campo de Batalla están perfectamente señalizados, y la mayoría disponen de amplios aparcamientos, o en su defecto es fácil aparcar muy cerca.

Hemos elaborado la siguiente relación de lugares no por el orden de su importancia, si no optimizado según el orden de visita, válido para cualquiera que quiera realizarlo. Para verlo todo y entrar en todos los monumentos, museos y fuertes se necesita más de una jornada. Entre tres y cuatro días son suficientes, lógicamente dependiendo del tiempo que se invierta en cada lugar.

Verdún, epicentro de la batalla

El camping Les Breuils se encuentra en las afueras de Verdún, y se tarda menos de 5 minutos en llegar al centro en coche, y menos de 10 en bici. En pleno agosto, no tuvimos problema para aparcar en la calle, concretamente en la rue des Frères Boulhaut (zona con parquímetros). Al lado mismo de la Porte Saint Paul, uno de los pocos vestigios que quedan en pie de la antigua muralla que rodeaba la ciudad, y a dos minutos andando de la Porte Chaussée y el Quai de Londres.

La ciudad cuenta con menos de 20 mil habitantes, y es fácil recorrerla a pie para ver lo más interesante. Su monumento más emblematico sin duda es la Porte Chaussée o Tour Chaussée, que a su vez es la puerta de entrada al casco antiguo. Construida en 1380, era una de las tres puertas monumentales de la muralla, que acabó demoliéndose en 1920, muy afectada por los bombardeos.

Verdun
Porte Chaussée o Tour Chaussée de Verdún, vista desde el Pont Chausée.

Atravesando la Porte Chaussée, y dejando a la izquierda el animado Quai de Londres, paralelo al río Mosa y lleno de restaurantes, cafés y terrazas, se accede a la rue Chaussée. Desde allí, en apenas 4 minutos se llega al Monument à la victoire et aux soldats de Verdun, construido en 1926 sobre la antigua muralla. Cada primero de noviembre se traslada a su cripta la llama de la Tumba del Soldado Desconocido que arde bajo el Arco del Triunfo en París, y vuelve a su lugar el 11 de noviembre, fecha del armisticio de 1918.

A menos de 200 metros se halla el Musée de la Princerie, un palacio del siglo XVI que desde 1932 alberga el Museo de Arte e Historia de Verdún. Siguiendo siempre cuesta arriba, en poco más de 2 minutos encontramos la Cathédrale Notre-Dame de Verdun, cuya construcción se inició en 990, siendo una de las más antiguas de Europa. Fue muy dañada por los bombardeos, y reconstruida entre 1919 y 1935.

Cathédrale Notre-Dame de Verdun
Torres de la Cathédrale Notre-Dame de Verdun.

Como curiosidad, durante la restauración de la catedral, retirando los escombros provocados por los bombardeos alemanes, se redescubrió la antigua cripta construida en el siglo XII. Había sido rellenada con escombros tras un grave incendio en 1755, en el cual se destruyeron dos de las cuatro torres, que no se reconstruyeron. Los bombardeos también pusieron al descubierto la Puerta de los Leones, tapiada tras la destrucción de la torre noreste que se alzaba sobre ella.

Justo al lado de la catedral se encuentra el antiguo Palacio Episcopal, actualmente sede del Centre Mondial de la Paix, des Libertés et des Droits de l’Homme, que junto a la Ciudadela subterránea de Verdún, es otro de los puntos importantes de la ciudad relacionados con la Batalla de Verdún.

Centre Mondial de la Paix, des Libertés et des Droits de l’Homme

Tocando a la Cathédrale Notre-Dame de Verdun, en el antiguo Palacio Episcopal (s.XVII) se halla el Centre Mondial de la Paix, des Libertés et des Droits de l’Homme. Al contrario del resto de monumentos, memoriales y museos de la zona, casi todos relacionados directamente con la batalla o con la guerra, este es un lugar dedicado a la paz. Su hilo conductor son las relaciones franco – alemanas a lo largo de la historia, en la cual se han enfrentado bélicamente en varias ocasiones.

El Centro Mundial para la Paz ofrece varias exposiciones temporales de temáticas diversas que se renuevan anualmente, especialmente sobre aspectos de los derechos humanos y los conflictos contemporáneos. La visita al patio y los jardines es gratuita, y en el vestíbulo se encuentra una tienda con abundantes publicaciones y objetos a la venta.

Centre Mondial de la Paix, des Libertés et des Droits de l’Homme
Centre Mondial de la Paix, des Libertés et des Droits de l’Homme.

A pesar de que aparece en todas las guías de Verdún y de rutas de la batalla, es un lugar que genera cierta controversia. Buena parte de las críticas que se pueden encontrar fácilmente por la red, se refieren a su denominación de «centro mundial». La califican de un pelín pomposa, sugiriendo unas expectativas demasiado altas para lo que ofrece el museo.

Ciudadela subterranea de Verdún

Sin salir de Verdún se puede visitar otro de los lugares incontournables de la ciudad, la Ciudadela subterránea. Se trata de un conjunto de túneles excavados a finales del siglo XIX. Al inicio de la guerra contaba con 4 km de galerías, y al final eran 7 km. Sirvió como refugio, puesto de mando y base de abastecimiento (pólvora, municiones, alimentos…). Durante la Batalla de Verdún llegó a acoger hasta 10.000 soldados, y sus hornos producían 28.000 raciones de pan al día.

La parte más interesante y peculiar de la visita es la que se realiza a bordo de una vagoneta totalmente automatizada y con unas gafas de realidad aumentada. Durante el recorrido la vagoneta realiza frecuentes paradas, y con la ayuda de proyecciones sobre las paredes y las gafas de realidad aumentada, se sigue las peripecias de tres soldados franceses que regresan del frente.

Ciudadela subterranea de Verdun
Ciudadela subterránea de Verdún

Las audio guías no estaban disponibles en español, por lo que si no se entiende ninguno de los idiomas disponibles (francés, inglés, alemán…), la experiencia pierde mucho interés, dado que para comprender las imágenes es necesario entender los diálogos. Por otro lado, hay que tener muy en cuenta que en el interior de las galerías hace mucho frío y hace falta llevar ropa de abrigo gruesa.

A parte de la visita a bordo de las vagonetas, se puede visitar a pie otra parte de las galerías, donde se encontraban la sala de calderas, el comedor o las cocinas, entre otras dependencias. Todo ello acompañado de paneles informativos, proyecciones de documentales y la inevitable tienda donde comprar libros y recuerdos.

Memorial de Verdún

A unos 10 km de Verdún, en el lugar que un día ocupó la estación de ferrocarril del pueblo destruido de Fleury-devant-Douaumont, se encuentra Le Mémorial de Verdun. Se creó en 1967 como lugar lugar de recuerdo para los veteranos franceses de la Primera Guerra Mundial, pero tras la muerte del último veterano de guerra en 2008, se replanteó su remodelación y modernización.

Memorial de Verdun
Cañones expuestos en el Memorial de Verdún.

Tras unos años de retrasos por desacuerdos entre instituciones, finalmente el nuevo espacio se inauguró en mayo de 2016, con una visión más abierta del conflicto, y desde un punto de vista de como se vivió la batalla a ambos lados del frente, no solo en el francés como pasaba anteriormente. Actualmente el Mémorial es uno de los principales puntos de interés del Campo de Batalla de Verdún.

En su interior se pueden ver desde audiovisuales, uniformes, condecoraciones u objetos de la vida cotidiana de los soldados hasta cañones, vehículos militares o armas, entre otros. Todo está muy bien presentado, y los espacios son modernos y acogedores. Uno de los lugares más recomendables dedicados a la 1a Guerra Mundial en general y a la Batalla de Verdún en particular.

Fleury-devant-Douaumont, el pueblo fantasma

A escasos metros del Mémorial, al pie de la carretera D913, encontramos el acceso a Fleury-devant-Douaumont. Es una de las nueve comunas (municipios) que fueron totalmente destruidos en la 1a Guerra Mundial y no fueron reconstruidos, para memoria de las generaciones futuras. A diferencia de Oradour-sur-Glane, donde todavía se puede recorrer sus calles con los edificios en ruinas, muchos de ellos con las fachadas casi intactas, en Fleury-devant-Douaumont no queda prácticamente nada.

Fleury-devant-Douaumont
Fleury-devant-Douaumont se encuentra justo al lado de la carretera D913.

ℹ Encontrarás más información sobre la villa destruida de Fleury-devant-Douaumont en el post Fleury-devant-Douaumont y los pueblos fantasma de la Batalla de Verdún.


Ossuarie de Douaumont

Siguiendo la carretera, a menos de 1 km de Fleury-devant-Douaumont se encuentra el Osario de Douaumont. Se trata, sin duda, del más espectacular y emotivo lugar dedicado a la Batalla de Verdún. Empezó siendo una barraca de madera, donde se enterraron los cuerpos de los soldados que se encontraban en el campo de batalla tras el armisticio de 1918. Dos años más tarde, el Mariscal Pétain y Monseñor Ginisty colocaron las dos primeras piedras del actual monumento.

Ossuaire de Douaumont verdun
En primer plano la Necrópolis Nacional de Douaumont; al fondo el Osario, con su característica torre con forma de proyectil de 46 metros de altura.

La parte central del monumento, el Claustro del Osario, acoge los restos de 130.000 soldados desconocidos, tanto franceses como alemanes. A lo largo de sus 137 metros de largo se distribuyen las tumbas comunes, con el nombre de cada uno de los sectores de la batalla donde fueron encontrados los cuerpos. Miles de placas colocadas en las paredes y la bóveda del claustro recuerdan los nombres de los soldados que se reportaron como desaparecidos en el campo de batalla de Verdún.

El Osario también cuenta con una capilla y una sala de cine con capacidad para 140 personas, donde cada media hora se proyecta el exclusivo cortometraje «Verdun, des hommes de boue» (Verdún, hombres de barro), de 20 minutos de duración. Trata sobre la batalla y la historia del monumento. Se traduce simultáneamente al alemán, inglés, holandés, ruso y chino.

ossuaire de douaumont
Claustro del Ossuaire de Douaumont. En su interior no se pueden realizar fotografías. Esta es de verdun-douaumont.com (uso autorizado).

En el exterior, frente al edificio del Osario, se halla la Necrópolis Nacional de Douaumont, donde están enterrados 16.142 soldados franceses identificados. Desde este lugar se puede apreciar el edificio del Osario en toda su magnificencia, con su característica torre en forma de proyectil de 46 metros de altura, a la que se puede subir y contemplar unas vistas espectaculares de 360º.

Fort de Douaumont

El Fort de Douaumont se encuentra a poco más de 1 km del Osario. Se trata de la fortaleza más poderosa de cuantas se construyeron en Verdún tras la guerra franco-prusiana (1870-71), que tuvo como consecuencia para Francia la pérdida de Alsacia y Lorena. Verdún y sus alrededores se convirtieron en plaza fuerte, con un doble anillo defensivo compuesto por 26 fuertes de mayor o menor envergadura situados en un perímetro de unos 43 km alrededor de la ciudad.

Douaumont era el fuerte situado más al norte de la línea defensiva, con capacidad para albergar una guarnición de 500 soldados. En una decisión que resultaría desastrosa, en agosto de 1915 el Estado Mayor francés decidió reducir las guarniciones del anillo defensivo de Verdún, para enviar sus recursos a otras zonas del frente. Dejaron a cargo del fuerte a unos 60 soldados.

Fort Duaumont
El Fuerte Douaumont, actualmente. Se construyó entre 1884 y 1886, tras finalizar la guerra franco-prusiana.

El 21 febrero de 1916 a las 7,15h empezó la famosa Batalla de Verdún. Durante ese día y el posterior, el fuerte recibió el impacto de alrededor de 800 proyectiles de mediano y gran calibre, entre ellos algunos de más de 800 kg. El cálculo es aterrador: el fuerte y sus ocupantes recibieron una media de 16 bombas por hora.

El ataque de artillería continuó durante los días 23, 24 y 25, cuando los alemanes tomaron el fuerte sin encontrar resistencia, haciendo prisioneros a la pequeña guarnición que lo defendía. La piedra angular de la defensa de Verdún había caído, convirtiéndose en una importante base estratégica para los alemanes. Recuperarlo se convirtió en una obsesión para los franceses, que lo consiguieron en octubre, tras mucho sufrimiento y gran número de muertos.

verdun douaumont 20220802 111829
Galerías del interior del Fuerte de Douaumont

Declarado monumento histórico desde 1970, en actualidad es una de las principales atracciones turísticas del Champ de Bataille de Verdun. La visita al fuerte discurre por sus húmedas galerías, donde se exhiben las distintas dependencias militares. Entre ellas destacan los dormitorios de los soldados, los búnkeres de los cañones, la torreta o la capilla subterránea donde están enterrados 679 soldados alemanes.

Es una visita muy entretenida y muy recomendable para tener una idea de como era la vida de los soldados en el interior de un fuerte de la 1a Guerra Mundial. Está muy bien conservado, sin ningún lujo, tal como debió ser durante el conflicto. Sin duda, otro de los lugares imprescindibles de Verdún.

la Trinchera de las Bayonetas y su leyenda

Volviendo tras nuestros pasos, a 1 km aproximadamente se accede de nuevo a la carretera D913, donde un indicador señala la dirección hacia la Trinchera de la Bayonetas (Tranchée des Baïonnettes). Se encuentra fácilmente, unos 700 metros más adelante, al lado de la carretera. Se puede aparcar justo delante, y aunque no hay muchas plazas de aparcamiento, no tuvimos problema para hacerlo aun estando en pleno verano. La visita es libre.

La Trinchera de las Bayonetas es uno de esos lugares que por los avatares de la guerra, acabó convirtiéndose en legendario. Según cuenta la leyenda, entre el 11 y 12 de junio de 1916, los soldados del 137º regimiento de infantería que defendían la trinchera murieron al ser sepultados por la tierra que les cayó encima a raíz de la explosión de un potente proyectil alemán.

Trinchera de las Bayonetas Verdun
Entrada a la Trinchera de las Bayonetas. Se puede leer la inscripción “A la memoria de los soldados franceses que duermen erguidos, rifle en mano en esta trinchera».

Los soldados habrían muerto enterrados, de pie y con los fusiles en la mano, con los cañones sobresaliendo del suelo. Poco después se erigió allí mismo un pequeño monumento conmemorativo de madera. Profundamente impresionado por la historia, el rico banquero estadounidense Georges T. Rand ofreció quinientos mil francos para erigir un nuevo monumento dedicado a los héroes, que se construyó nada más acabar la guerra.

Años después se conoció la verdadera historia de lo que pasó en realidad en la trinchera de las Bayonetas, cuando en 1930, el teniente de la 3.ª compañía del 137º Regimiento de Infantería Louis Polimann explicó lo que había sucedido realmente aquel 12 de junio de 1916….


ℹ La leyenda de la Tranchée des Baïonnettes relata unos hechos que en realidad no fueron tal y como se explicaron en la época. Si quieres conocer la historia real, lo harás en
Trinchera de las Bayonetas, entre la historia y la leyenda.


Fort de Vaux, el hermano pequeño del Fort de Douaumont

A 8 km de la Trinchera de las Bayonetas, volviendo por la D913, y pasando de largo los ya visitados Osario de Douaumont, el pueblo destruido de Fleury-devant-Douaumont y el Memorial de Verdún, se llega al Fort de Vaux, entre el municipio también destruido de Vaux-devant-Damloup y Damloup.

Guarda muchas similitudes arquitectónicas con el fuerte de Douaumont, ambos construidos tras las Guerra franco-prusiana como parte del anillo defensivo de Verdún, aunque el de Vaux es más pequeño. Podía albergar una guarnición de 150 soldados, y al igual que el resto de fortificaciones de Verdún, en 1915 fue despojado de buena parte de su dotación y armamento para destinarlo a otros frentes.

fort de vaux verdun
Fort de Vaux.

Los alemanes lo tomaron en junio de 1916. Fue el segundo fuerte caído durante la batalla tras el de Douaumont, pero en este caso tras una resistir heroicamente durante casi una semana. En ese tiempo, fue duramente bombardeado y gravemente dañado, aunque sus partes más profundas como las galerías subterráneas permanecieron intactas. Finalmente, los 250 soldados franceses que lo defendían tuvieron que rendirse por falta de suministros y agua.

El Comandante Sylvain-Eugene Raynal, máximo responsable del Fuerte de Vaux, fue ascendido al rango de Comandante de la Legión de Honor por la defensa del fuerte, calificada de heroica por el estado mayor francés. Sin embargo, al no poder tomar Verdún, los alemanes abandonaron el fuerte en otoño y los franceses lo recuperaron el 2 de noviembre, cuando una patrulla lo encontró vacío.

La parte más interesante de la visita al fuerte, exactamente igual que pasa en Douaumont, son sus galerías, donde estaban las distintas dependencias militares: enfermería, puesto de mando, puesto de comunicaciones, los dormitorios de los soldados, y en este caso, el búnker con dos cañones de 75 mm que todavía se encuentran en el lugar.

Verdun fort de vaux
Dormitorio de la tropa en el Fort de Vaux.

Como curiosidad, el Fuerte de Vaux es uno de los mapas del famoso videojuego de Xbox y Playstation Battlefield 1, en su primera expansión Battlefield 1 They Shall Not Pass. Obviamente, el juego recrea el enfrentamiento dentro de un fuerte de la Primera Guerra Mundial entre soldados franceses y alemanes.

Trinchera de Chattancourt

La Trinchera de Chattancourt se encuentra en Chattancourt, un pequeño pueblo de unos 200 habitantes situado unos 16 km al noroeste de Verdún, en el margen izquierdo del río Mosa. Se llega allí por la carretera D38, y es muy fácil encontrarla dado que se encuentra en el mismo centro urbano, prácticamente al lado de la carretera. Como en todos los demás lugares, es fácil aparcar cerca.

Trinchera de Chattancourt verdun
Trinchera de Chattancourt.

Durante la guerra, Chattancourt empezó siendo una villa ubicada en la retaguardia, donde se establecieron varios regimientos del ejército francés. En 1915 cayeron las primeras bombas, que alcanzaron la iglesia. Pocos días antes del inicio de la Batalla de Verdún, sus vecinos fueron evacuados. En marzo de 1916, el pueblo ya se encontraba en primera línea del frente del margen izquierdo del río.

El sector de Chattancourt fue escenario de violentos combates hasta 1918, cuando el frente se alejó de la zona. Prácticamente en ruinas, acabada la guerra el pueblo se reconstruyó, y con el tiempo las trincheras se fueron rellenando de tierra o desintegrándose en la naturaleza, hasta que solo quedaron algunos rastros de ellas medio perdidas por el bosque.

La actual Trinchera de Chattancourt es la única trinchera reconstruida y visitable del Campo de Batalla de Verdún. Los trabajos empezaron en la primavera de 2016, tras varios retrasos burocráticos. Para su reconstrucción lo más precisa posible, la asociación «La Tranchée de Chattancourt» buscó información en manuales militares, fotografías de la época y testimonios de soldados. Actualmente se han reconstruido unos 100 metros de trinchera.

Trinchera de Chattancourt verdun
Trinchera de Chattancourt.

La visita a la Trinchera de Chattancourt es muy recomendable, dado que ayuda a entender las condiciones en que vivían los soldados. Aunque las instalaciones son algo pobres —el espacio está simplemente rodeado por una valla y el centro de visitantes es una caseta de madera con el tejado metálico oxidado—, pasear por el interior de la trinchera es toda una experiencia. Está recreada con todos los detalles, incluidas figuras de soldados a tamaño real, ataviados con sus uniformes.

Ouvrage de la Falouse

El fuerte Ouvrage de la Falouse, o Fuerte de la Falouse a secas, se encuentra en Dugny-sur-Meuse, unos 6 km al sur de Verdún, también en el margen izquierdo del río Mosa. Se edificó sobre un promontorio de 230 metros entre 1906 y 1908, y fue el último fuerte que se construyó en el anillo defensivo de Verdún. Está enteramente construido con hormigón armado, con un techo de 1,65 m de espesor y paredes de entre 2,00 m y 3,50 m.

Ouvrage de la Falouse verdun
Fuerte Ouvrage de la Falouse.

No participó en la batalla, cuyo frente estaba unos 8 km al norte, ni sufrió bombardeos, por lo que se conserva en perfecto estado. Fue utilizado como lugar de paso y descanso de las tropas que iban y regresaban de los combates. En 1916 se preparó como punto importante de retirada para compensar una posible pérdida de Verdún, hecho que no se llegó a consumar.

Este es, junto a la Ciudadela subterránea, el único lugar de la ruta por el Campo de Batalla de Verdún que no se puede visitar completamente por libre. Se entra por grupos cada media hora, y antes de entrar al interior del fuerte, el encargado de las visitas realiza una explicación de unos 15 minutos sobre la historia del lugar. A continuación, la visita continua libremente. Es importante saber que en taquilla solo aceptan efectivo.

Ouvrage de la Falouse
Interior del fuerte Ouvrage de la Falouse.

El interior del fuerte es similar a los demás que visitamos, aunque algo mejor conservado. A lo largo de sus galerías se recrea la vida de los soldados, encarnados por una treintena de maniquís de resina. Entre los lugares más destacados se encuentran las torretas de ametralladoras y cañones, los observatorios acorazados o su garita de infantería. En el exterior, rodeando el fuerte, podemos pasear por el interior de una antigua trinchera de unos 150 metros de longitud.

(1) y (2): Las cifras varían según las fuentes que se consulten. En este caso, son de: Verdún, la batalla más sangrienta de la Gran Guerra. La Vanguardia, 20/02/2021.


ℹ En la categoría Francia encontrarás muchos más lugares que hemos visitado durante nuestras Rutas en Caravana.


Información útil

Tourisme Grand Verdun.

Turismo Lorena.

Explore Grand Est.

.

Tal vez te interese

Deja un comentario