Castelnou, un bonito pueblo medieval en Occitania

¡Sé el primero en enterarte de las novedades en A Veces Veo Viajes! Suscríbete a nuestro boletín gratuito y como bienvenida te regalamos la versión ebook de nuestra MEGA GUÍA caravanera (¡30 páginas!).
👉¡SUSCRÍBETE!

Castelnou, uno de los pueblos más bonitos de Francia. Pequeño, amurallado y con un castillo en lo alto, fue el primer lugar que visitamos en el extranjero cuando mi hijo y yo empezamos la aventura de viajar juntos

¡10% DE DESCUENTO PARA LECTORES DE A VECES VEO VIAJES!👇
castelnou

La primera parada de nuestro viaje al sur de Francia (ver: Occitania: Cataros, castillos y pueblos con mucho encanto) es Castelnou. Se encuentra a 41 kilómetros de La Jonquera, por donde entramos a Francia. El municipio está ubicado en el departamento de los Pirineos Orientales, región de Occitania y comarca histórica del Rosellón.

El destino de esta primera etapa del viaje es Narbona, la tranquila y bella ciudad archiepiscopal, así que para visitar Castelnou tuvimos que desviarnos de nuestra plácida ruta por la autopista AP-7, denominada A9 en Francia. Cuando estábamos llegando a Perpiñán, salimos de la autopista por la salida 42 (Perpiñán norte – Thuir). Al llegar al pueblo, un operario municipal nos indicó donde debíamos aparcar. Por unos módicos 3 euros, pudimos aparcar el coche achicharrándose al sol en pleno agosto.

Castelnou
Castelnou.

Castelnou, primera parada occitana

El pequeño pueblo  —no llega a 400 habitantes— está calificado como uno de Les Plus Beaux Villages de France (Los pueblos más bonitos de Francia). Para obtener este distintivo, los candidatos deben superar unos severos criterios de selección. Entre ellos, a grosso modo, no superar los 2.000 habitantes y tener al menos dos lugares o monumentos protegidos. Tener este reconocimiento fue el principal motivo que nos llevó Castellnou dels Aspres (en catalán).

🏆 En la etiqueta Les plus beaux villages de France encontrarás reseñas sobre algunos de los pueblos más bonitos de Francia que visitamos.

Una de las callejuelas de Castelnou.
Una de las callejuelas de Castelnou.

El mayor atractivo del pueblo es el pueblo en sí. Es un placer pasear por sus viejas calles inclinadas. Algunas casas disponen de dos o tres entradas, aprovechando los desniveles del terreno. Cuando llegamos, nos recibe el Pórtico de Millars o Pórtico Norte. Pasado este, entramos en una pequeña plaza de la que parten los dos ejes principales del núcleo urbano: La calle de abajo y la calle del medio. El pueblo conserva su aspecto medieval, con sus murallas con ocho torres, y cuatro puertas ubicadas en los cuatro puntos cardinales.

Castelnou
El portal norte, o de Millars, nos recibe al llegar a Castelnou. Foto de cabecera.
Castelnou
Castelnou.

El castillo Vizcondal

Cuando llegamos al pueblo, lo primero que hicimos, después de pagar el parking, fue dirigimos a la oficina turística. Está situada en el exterior del casco urbano, en la carretera, justo antes de llegar al Pórtico de Millars o Pórtico Norte. Preguntamos por las visitas al castillo, pero nos respondieron que estaba cerrado durante los meses de verano.

No preguntamos si esto era así siempre o era una cuestión puntual por reformas u obras. La cuestión es que no lo pudimos visitar. Aún así, luego en casa busqué información sobre el lugar.

Castelnou. Camino del castillo.
Castelnou. Camino del castillo.

El castillo se construyó hacia los años 988-990, y con el empieza la historia del pueblo. El castillo fue la capital del Vizcondado del Vallespir durante más de tres siglos. Situado en el corazón de la pequeña región natural de los Aspres, fue construido por los Castellnou. 

Esta familia vizcondal, una de las más importantes del Rosellón, era originaria de los Aspres, y edificaron el nuevo castillo dentro de sus dominios. A partir del año 1020, el vizcondado del Vallespir pasó a denominarse Vizcondado de Castellnou.

Entrada al castillo de Castelnou.
Entrada al castillo de Castelnou.

El castillo sufrió un asalto en 1276 por parte Jaime II de Mallorca, que lo tomó, aunque en el año 1293 volvió a manos de Jaspert V de Castellnou. Fue abandonado y saqueado durante la Revolución francesa. Se restauró en 1897, y en 1981 lo compró una sociedad privada que actualmente es la encargada de la conservación y explotación turística del castillo.

Castillo de Castelnou
Castillo de Castelnou.
 

Iglesia de Santa Maria del Mercadal

Después de la visita al casco antiguo, visitamos la iglesia románica de Santa Maria del Mercadal (s.XIII), situada fuera de las murallas. En el siglo XVIII se introdujeron elementos nuevos a la construcción, como la sacristía y el campanario. En su interior se conservan pinturas románicas y mobiliario de estilo barroco. La iglesia debe su nombre al antiguo mercado que se celebraba a su lado.

Iglesia de Santa Maria del Mercadal
Iglesia de Santa Maria del Mercadal.

Actuamente, durante todo el verano se celebra un mercado de artesania todos los martes de 9 de la mañana a 7 de la tarde. Una veintena de productores presentan sus elaboraciones de aceites de oliva ecológicos, pan, miel, quesos, zumos, cuero, vidrio, hierro…

El Marché Pintoresque de Castelnou
El Marché Pintoresque de Castelnou, todos los martes de verano. Foto: La Gazette Catalane.
.
narbona

ℹ️ Encontrarás información adicional sobre este viaje y lo mejor qué ver en Occitania en Occitania: Cataros, castillos y pueblos con mucho encanto

ℹ Información útil

➕ Occitania

👉 En la etiqueta Occitania encontrarás todos los lugares que visitamos de esta bonita región francesa

Esto te puede interesar

2 comentarios en «Castelnou, un bonito pueblo medieval en Occitania»

Deja un comentario