2 joyas del lago de Garda: Sirmione y el castillo Scaligero

¡Sé el primero en enterarte de las novedades en A Veces Veo Viajes! Suscríbete a nuestro boletín gratuito y como bienvenida te regalamos la versión ebook de nuestra MEGA GUÍA caravanera (¡30 páginas!).
👉¡SUSCRÍBETE!

Durante el viaje de vuelta de Eslovenia, realizamos una parada de cuatro días en el Lago de Garda, el mayor y más turístico lago de Italia. Aprovechamos para visitar Sirmione y su Castello Scaligero, más conocido como Castillo de Sirmione, uno de los mejor conservados de Italia

Sirmione
_

De vuelta de nuestro Viaje a Eslovenia en caravana, la primera parada que realizamos tras visitar el maravilloso e inolvidable país balcánico fue en Desenzano del Garda (Italia), en la orilla meridional del famoso lago. Salimos de Máribor hacia las 10 de la mañana, y nos despedimos de Eslovenia atravesándola de punta a punta por autopista, sin prisa pero sin pausa.

Tras poco más de 500 km, hacia las 16,30h llegamos al Camping Village San Francesco, sin perdernos ni equivocarnos en una sola salida de autopista ni rotonda. Sin problemas y a la primera siguiendo el GPS del coche. Casi inédito (😂). Unas seis horas y media de ruta con paradas incluidas (las justas y muy cortas).

Al día siguiente de nuestra llegada, decidimos visitar Sirmione y el famoso Castello Scaligero, más conocido como Castillo de Sirmione. Se encuentra a 5 km del camping, y el trayecto en coche dura apenas 15 minutos. Contemplamos la posibilidad de desplazarnos en bici, pero lo descartamos por las características de las carreteras y el elevado tráfico en la zona.

He leído que existe un carril bici entre Desenzano y Peschiera, pasando por Sirmione. La verdad es que no lo investigamos suficientemente. Pero saliendo del camping solo encontramos carriles bici que desaparecían repentinamente y mucho tráfico, mucho turismo y mucha gente. Así que dejamos las bicis en el camping y fuimos en coche.

Lago de Garda Sirmione
El lago de Garda.
.

Sirmione es un bonito pueblo de 8.000 habitantes, muy peculiar porque está situado al final de una estrechísima península de 4 km que se adentra hacia el interior del lago de Garda. Y obviamente por su magnífico y bien conservado castillo y su entramado de calles y plazas medievales. Eso sí, en pleno agosto está a reventar.

Tenemos la suerte de encontrar sitio para aparcar en un parking (de pago), el Parcheggio Monte Baldo, a unos 5 minutos andando de la entrada al castillo y el pueblo medieval (1 hora = 2,20 €). El aparcamiento también es accesible para autocaravanas y campers (1 hora = 6,60 €, 6 horas = 19,80 €, 24 horas = 21 €).

El Castillo Scaligero

El Castillo Scaligero de Sirmione, también conocido como Rocca scaligera, es uno de los castillos mejor conservados de Italia y uno de los lugares más visitados del país. Probablemente su fama se deba en parte gracias a su privilegiada ubicación en el lago de Garda, el más grande —y turístico— de Italia, con una superficie de 368 km² (51,6 km de longitud y 17,2 km de anchura).

Sirmione
Castillo Scaligero, entrada al pueblo medieval de Sirmione. (Foto de cabecera).
.

Está situado en una estrecha península de 4 kilómetros de longitud, que en su punto más angosto mide tan solo 100 metros. Rodeado por las aguas del lago de Garda, es la única entrada por tierra al centro histórico de Sirmione, cuyo acceso se realiza por la llamada Puerta del Castillo Scaligero y su puente levadizo.

Se edificó en el siglo XIII, probablemente sobre los restos de una fortificación romana. Los artífices de su construcción fueron los Della Scala —o Scaligeri—, una poderosa familia que gobernó la ciudad de Verona durante ciento veinticinco años, desde 1262 hasta 1387. La fortaleza está compuesta por tres torres y un torreón de 47 metros de altura.

Otra parte destacable y pintoresca del castillo es la dársena fortificada, en su día refugio para la flota de Scagliero. Cerrado por todos sus lados por una alta muralla con torreones, se construyó en el siglo XV cuando la ciudad estaba bajo el control de la República de Venecia.

Sirmione
Dársena del Castillo Scaligero. Imagen: gavia26210 | Pixabay.
.

Sirmione mantuvo su importancia como puesto defensivo hasta el siglo XVI. En ese momento la fortaleza de la vecina localidad de Peschiera del Garda fue reformada y ampliada siguiendo las estrategias y estándares defensivos de la época, y adquiriendo protagonismo en detrimento del Castillo Scaligero.

El Castillo Scaligero se puede visitar. El primer domingo de mes la entrada es gratuita (sin posibilidad de reserva). El resto de días hay que reservar. El precio de la entrada es de 6€ y la entrada reducida 2 €. Los sábados y domingos es posible visitar el muelle con entrada a parte (2 €). Más info: museidelgarda.ticka.it.

La leyenda de Ebengardo y Arice

Por supuesto, el Castillo Scaligero también tiene su leyenda. Cuentan que una noche fría y tormentosa, Ebengardo, el señor del castillo, y su bella esposa Arice, vieron alterada su feliz y pacífica convivencia. Esa noche, un joven un caballero veneciano llamado Elalberto llamó a la puerta del Castillo pidiendo hospitalidad para refugiarse de la tormenta nocturna.

Ebengardo y Arice accedieron gentilmente a la petición de refugio. Pero al parecer Elalberto cayó rendido ante la belleza de Arice y se enamoró perdidamente de ella. Arice lo rechazó, y Elalberto, cegado por la ira mató a Arice. Al oir los gritos de socorro de su esposa, Ebengardo acudió corriendo, pero no pudo hacer nada por salvarle la vida.

Castillo Scaligero Sirmione
Castillo Scaligero.

Tras un violento enfrentamiento, Ebengardo mató a Elalberto. Según cuenta la leyenda, tras perder a su amada y quedarse solo, Ebengardo se dejó morir de pena y de hambre, y todavía hoy su alma desesperada puede escucharse en el interior del castillo durante la noche.

👉 Si vas a estar algunos días por la zona, aquí tienes algunas ideas:
Actividades en el Lago de Garda.

 

Sirmione

Una vez atravesada la puerta de la muralla, entramos de lleno a Sirmione por la Piazza Castello. Como es un pueblo pequeño, es fácil recorrer sus calles y plazas en poco tiempo. Paseamos hasta la Piazza Giosuè Carducci, dedicada al poeta toscano que tanto amó al lago de Garda. Entre sus obras se encuentra la oda «Sirmione».

Sirmione Piazza Giosuè Carducci
Piazza Giosuè Carducci, y al fondo el lago de Garda.

Encontramos la plaza Carducci llena de vida, con las terrazas de sus numerosas cafeterías llenas hasta la bandera. En esta plaza está el Palazzo Callas, un palacio de finales del siglo XVIII que alberga exposiciones y eventos. La famosa soprano María Callas pasaba temporadas de descanso en una villa en Sirmione, propiedad de su esposo Giovanni Meneghini.

A poco más de 100 metros se halla la iglesia de Santa María la Mayor (Parrocchia di Santa Maria Maggiore), la iglesia parroquial de Sirmione. Construida en el siglo XV, su interior alberga una estatua de madera de la Virgen de la misma época de la construcción de la iglesia.

Iglesia de Santa María la Mayor (Parrocchia di Santa Maria Maggiore) Sirmione
Iglesia de Santa María la Mayor (Parrocchia di Santa Maria Maggiore).

Seguimos por un bonito paseo ajardinado y llegamos hasta la Villa de María Callas, de propiedad privada. Callas llegó aquí por primera vez en 1952, y pasó temporadas de reposo en la villa junto a su esposo, alejada de los focos. Aunque el idilio acabó en 1959, cuando la soprano se enamoró del magnate naviero griego Aristóteles Onassis y se fue con él.

La Villa fue vendida unos años más tarde y se dividió en apartamentos. Aun así el edificio conserva su aspecto exterior, así como el jardín y la piscina con la forma del lago de Garda, tal como Meneghini la compró a mediados del siglo XX. Frente a la villa se halla el parque María Callas, en medio del cual se ubica el hotel Villa Cortina. La villa solo se puede visitar en ocasiones puntuales a lo largo del año.

Sirmione Villa de María Callas
Villa de María Callas, desde el Viale Gennari. Imagen de Michelle Raponi | Pixabay.

Doscientos metros más adelante, siguiendo nuestro paseo por la península que se adentra en las aguas del lago de Garda, se encuentra la iglesia de San Pietro in Mavino. Construida en el siglo XIII en el punto más alto de la península, es la más antigua de Sirmione y en su interior conserva pinturas fechadas en 1321.

Al final de la la península, a menos de 300 metros de la Villa de María Callas, llegamos a la Grotte di Catullo, una villa romana de dos hectáreas. Debe su nombre a que durante los siglos XV y XVI el lugar estaba cubierto de tierra y vegetación, hecho que provocó que las estancias de la villa parecieran cuevas naturales. También aquí se encuentra el Museo Arqueológico de Sirmione.

Grotte di Catullo Sirmione
Ruinas de la villa romana Grotte di Catullo, en Sirmione.

Tras visitar los restos romanos y el museo, iniciamos el camino de vuelta hacia la puerta del castillo de Sirmione por donde hemos entrado hace un rato. Son unos 30 minutos paseando con tranquilidad, y pasando por algunas calles que antes no hemos visto.

Centro histórico de Sirmione
Centro histórico de Sirmione y Castillo Scaligero.

Desde Sirmione nos dirigimos a Peschiera del Garda, una ciudad fortificada en los límites del Véneto, para realizar una visita relámpago a esta localidad de unos 10.000 habitantes. De regreso al camping, también aprovecharemos para echar un vistazo rápido a Desenzano del Garda. Un día completo.


Todas las imágenes son propias, excepto cuando se indica otro autor / procedencia en el pie de foto.


ℹ Información útil

.

Tal vez te interese

Deja un comentario