La Danza de la Muerte de Hrastovlje

La obra pictórica La Danza de la muerte de Hrastovlje se encuentra en el pequeño pueblo homónimo, a unos 22 km de la ciudad costera eslovena de Koper y a unos 30 de la italiana Trieste. Está algo más alejada de la capital, Liubliana, que está unos 100 km al norte. Hrastovlje cuenta con menos de 200 habitantes, y si se llega en vehículo particular (la forma más sencilla y práctica para llegar allí) es muy fácil aparcar, dado que no es una localidad demasiado turística.

Hrastovlje
Panel informativo en Hrastovlje. Al lado del panel había sitio para aparcar.

Estuvimos en Hrastovlje durante un Viaje a Eslovenia en caravana. Nos enteramos de su existencia gracias al mejor foro de España sobre campismo y caravanas, Webcampista. Allí, un forero apodado @MATES nos aconsejó el lugar antes de iniciar el viaje. Visitamos Hrastovlje precisamente de camino a Koper desde Postojna, donde se hallan las famosas cuevas, y lugar donde establecimos la primera etapa del viaje en el camping Pivka Jama. Este camping supone una buena base desde donde visitar el sur del país.

La iglesia de la Santísima Trinidad de Hrastovlje atesora una de las pinturas medievales más interesantes (y macabras) de Eslovenia, la Danza de la Muerte de Hrastovlje. Se trata de un fresco gótico pintado por Janez de Kastav sobre una de las paredes del interior de la pequeña y amurallada iglesia.

La peste negra o muerte negra del siglo XIV

El fresco de Hrastovlje se pintó en 1490, una de las épocas más convulsas y trágicas de la humanidad, cuando el horror de la peste negra o muerte negra (peste bubónica) del siglo anterior todavía flotaba en el imaginario colectivo. Su punto álgido tuvo lugar entre 1347 y 1353, aunque surgieron varios brotes más hasta el final del siglo, y aún atacó partes de Europa en los siglos XV, XVI y XVII.

La pandemia la provocó la bacteria yersinia pestis, que afectaba a las ratas negras y a otros roedores. Llegó a Europa en 1347, procedente de Asia central a través de ratas que viajaban en barcos comerciales genoveses. Se transmitía a través de los parásitos que vivían en dichos animales, especialmente las pulgas, que inoculaban el bacilo a los humanos mediante su picadura.

Hrastovlje nave genovesa s13 14 wikipedia
Nave genovesa siglos XIII – XIV. Imagen: Quinto Cenni, Public domain, via Wikimedia Commons.

Afectó a Europa, Asia y África. En Europa solo la aislada Islandia, y Finlandia, con poca población y escasa actividad comercial, consiguieron evitarla. Se estima que en total murieron entre un 30 y un 60% de los aproximadamente 70-80 millones de habitantes con que contaba el continente, porcentajes que variaban según las zonas geográficas. En cualquier caso, los porcentajes fueron aterradores.

La población medieval no sabía cual era el origen de la enfermedad, ni la forma de contagio, ni por supuesto como combatirla. Muchos médicos y clérigos huían, y muchos de los que se quedaban morían contagiados. Sin saber que hacer con tantos enfermos, muchos de ellos dejaron de ser atendidos, y ni tan siquiera se enterraban por el miedo al contagio, o simplemente porque no quedaba nadie para hacerlo.

La peste negra en Hrastovlje

La sensación de abandono y soledad de los afectados debió ser demoledora, así como la impotencia de las autoridades para evitarlo. La pandemia, junto a las hambrunas y las guerras, diezmaron extraordinariamente la población durante el siglo XIV. La gran mortalidad, jamás vista hasta entonces y que nunca se ha repetido en tal magnitud, afectó profundamente la mentalidad de la población europea.

Poco se sabe de la aldea de Hrastovlje en aquella época. Según algunos relatos, tal vez exagerados o tal vez no, la pandemia arrasó con el pueblo, matando a todos sus habitantes excepto a dos niñas. Según la leyenda, de ellas proceden todas las generaciones posteriores de los habitantes de Hrastovlje, donde los apellidos más comunes son Kocjančič y Rihter, como se supone que se llamaban las niñas.

Cambio de mentalidad humana sobre el concepto de la muerte

Tales circunstancias provocaron un cambio de la mentalidad humana frente a la vida y la muerte. Uno de los ejemplos más claros se observa en el arte, con la aparición y el desarrollo de los temas macabros e iconografía de la muerte. Tanto fue así, que tal temática artística llegó a hacerse popular, expresándose en lugares donde no era habitual hacerlo, como el interior de las iglesias.

Así que no es ninguna casualidad que fuese en el siglo XIV cuando la imagen del esqueleto se establece como la personificación de la muerte. Hasta entonces, la figura del esqueleto simbolizaba más bien aspectos espectrales o fantasmas de personas muertas, pero a partir de la gran peste del siglo XIV, se convierte en el típico símbolo y representación física de la muerte.

Danza de la muerte de Hrastovlje
La muerte, representada sentada en un trono, ante una tumba. Detalle de La danza de la Muerte de Hrastovlje. Imagen: John of Kastav, Public domain, via Wikimedia Commons.

Como curiosidad, hay quien defiende que el concepto del carpe diem (vive el momento) nació durante esa época, cuando buena parte de la población optó por dejarse llevar e intentar disfrutar la vida que les podía quedar inmersos en los placeres terrenales, en contraposición a los que escogieron llevar una vida prudente y refugiada en la religión.

La Danza de la Muerte de Hrastovlje

Fue en esa coyuntura cuando se pintó la Danza de la Muerte de Hrastovlje. Su autor, Janez iz Kastvav, un pintor del que no se sabe casi nada a parte de su procedencia, el pueblo croata de kastav, cerca de Rijeka. Lo que sí se sabe con certeza es la fecha de finalización de la obra, el 13 de julio de 1490, gracias a una inscripción en el fresco.

Danza de la muerte de Hrastovlje
Danza de la muerte (fragmento), en el interior de la iglesia de la Santísima Trinidad (Cerkev Svete Trojice) Hrastovlje.

La obra se realizó mediante Tomić Vrchović, párroco de Kubed, un pueblo cercano a Hrastovlje, cuando decidió decorar el interior de la iglesia. El trabajo se encargó a Janez iz Kastvav, que lo realizó junto a varios ayudantes de su taller. Cabe señalar que algunos historiadores no reconocen a Janez iz Kastvav como el autor de la Danza de la Muerte de Hrastovlje, y afirman que es obra de un artista desconocido.

La Danza de la Muerte de Hrastovlje es un fresco estrecho y alargado, pintado a lo largo de siete metros en una de las paredes de la iglesia, todas ellas completamente recubiertas de pinturas, al igual que el techo. Obviamente el tema es la muerte, representada como algo que nadie puede evitar, ni por su posición social ni por su edad, sea pobre o rico; no se la puede corromper, es inexorable e implacable.

Danza de la muerte de Hrastovlje
Imagen completa de la Danza de la muerte de Hrastovlje. Imagen: John of Kastav, Public domain, via Wikimedia Commons. Haz clic en la imagen para verla ampliada en Wikimedia (se abrirá una nueva ventana).

La obra muestra una fila de esqueletos caminando en procesión. Cada uno de ellos acompaña a un representante de diversas clases sociales hacia una tumba: un papa, un rey, una reina, un cardenal, un obispo, un monje, un comerciante, un caballero, un mendigo y un niño. Al final del recorrido les espera, junto a la tumba, un esqueleto sentado en un trono, la figura de la muerte.

Descubierta tras cuatro siglos escondida

La obra, junto a las demás pinturas de la iglesia, fueron cubiertas con yeso durante la peste del siglo XVI, cuando el pueblo fue quemado y abandonado durante un tiempo. En 1949, durante unas obras de restauración, el pintor y escultor esloveno Jože Pohlen, nacido en Hrastovlje en 1926, descubrió las pinturas al retirar las capas de yeso que recubrían las paredes. Tanto la Danza de la Muerte como las demás obras se conservaban casi en perfecto estado.

En 1990, con motivo del 500 aniversario de los frescos pintados por Janez iz Kastvav, Jože Pohlen erigió una estatua en homenaje a las Šavrinka, mujeres que transportaban productos agrícolas en cestas sobre sus cabezas hasta Trieste, donde los cambiaban por otros productos que traían de vuelta. Jože Pohlen murió en 2005 y está enterrado en el cementerio de Hrastovlje. So obra puede verse en una galería en el centro de la localidad.

La Iglesia de la Santísima Trinidad de Hrastovlje

Tampoco se sabe demasiado sobre la Iglesia de la Santísima Trinidad (Cerkev Svete Trojice) de Hrastovlje, aunque sin duda vale la pena verla. No solo por el obvio interés de albergar el importante fresco gótico en su interior; también por su curiosa arquitectura, diferente a las iglesias a las que estamos acostumbrados.

Hrastovlje
Iglesia de la Santísima Trinidad (Cerkev Svete Trojice) de Hrastovlje.

Hay dos hipótesis sobre la fecha de construcción de la iglesia. La primera sostiene que es románica, del siglo XII. La segunda la ubica en el siglo XV, como una variante istria de la arquitectura renacentista veneciana. Si la segunda hipótesis fuera acertada, la Danza de la Muerte y los demás frescos se pudieron haber realizado para decorar el nuevo templo.

Hrastovlje
Iglesia de la Santísima Trinidad (Cerkev Svete Trojice) de Hrastovlje.

Lo que más llama la atención del edificio es la muralla que lo rodea completamente. Las iglesias fortificadas eran muy habituales en las zonas donde las incursiones turcas eran frecuentes, y reciben el nombre de «Tabor». Con muralla y todo, la iglesia es de las más pequeñas de la zona, con unas modestas dimensiones de unos 12 metros de largo por unos 6 de ancho.

Peculiar visita guiada por el interior de la iglesia

Desconocemos si el sistema de visitas ha cambiado desde la nuestra. Es probable que lo haga si la afluencia de visitantes va en aumento. Pero de momento, esta zona interior de Eslovenia no es demasiado turística, aunque se encuentra cerca de las principales ciudades costeras de Koper, Izola y Piran.

Al llegar a la puerta exterior de la muralla que rodea la iglesia, encontramos un cartel con el número de teléfono al que hay que llamar para que vaya alguien a abrirla. Tuvimos suerte, ya que estaba abierta y nos cruzamos con una pareja que en ese momento salía del recinto. Eran los únicos visitantes.

Hrastovlje
Interior de la iglesia de la Santísima Trinidad de Hrastovlje.

Al entrar en la pequeña iglesia, al lado de la puerta encontramos una señora, sentada tras una mínima mesa a modo de punto de información y taquilla. Tras pagar religiosamente las entradas (3€ / adulto + 1,5€ / niño), ella misma nos deleitó con una peculiar visita guiada «made in Hrastovlje».

La señora puso en marcha un equipo de música con dos altavoces, por los que empezó a sonar una voz en perfecto castellano, explicando con todo detalle las pinturas que cubren absolutamente todas las paredes y techo de la iglesia. Fue toda una sorpresa, dicho sea de paso.

Aunque nuestra guía particular no hablaba una palabra en español, se movía hábilmente a lo largo y ancho de las pinturas correspondientes, señalándolas con una larga caña a modo de puntero láser, perfectamente sincronizada con la locución en castellano. Cuando acabó aquella particular visita guiada y coreografiada, estuvimos a punto de aplaudir.

Tras la visita a la iglesia y sus pinturas, nos dirigimos hacia el mar Adriático, más concretamente hacia el golfo de Trieste. Allí se encuentra la escasa costa eslovena y sus ciudades más importantes: Koper, Izola y Piran la ciudad costera más bonita de Eslovenia.

Hrastovlje

Información útil


Más sobre Eslovenia:


Tal vez te interese

2 comentarios en «La Danza de la Muerte de Hrastovlje»

Deja un comentario