2 días en Chalon-sur-Saône

Chalon-sur-Saône es una pequeña ciudad de unos 45 mil habitantes, ubicada en el departamento de Saona y Loira (Saône-et-Loire), en la región de Borgoña-Franco Condado (Bourgogne-Franche-Comté), cuya capital es Dijon. La ciudad está muy bien comunicada por carretera, dado que por allí pasa la autopista A-6 (autoroute du soleil). Las ciudades más importantes y cercanas a Chalon-sur-Saône son Dijon, unos 70 km al norte; Lyon, unos 130 km al sur y la suiza Ginebra unos 200 km al este.

Establecimos allí la primera etapa de nuestra ruta en caravana por Francia, Luxemburgo, Holanda y Bélgica. Concretamente en el camping Pont de Bourgogne, una muy buena opción para una parada intermedia rápida en ruta. Las parcelas son suficientemente grandes como para poder ubicar el coche y la caravana fácilmente sin desenganchar, y la ciudad está apenas a 10 minutos en bici o 25 andando, por un trayecto totalmente llano y fácil.

Chalon-sur-Saone
El Pont de Bourgogne, el más espectacular de los puentes sobre el río Saona en Chalon-sur-Saône.

👉 En la categoría Campings encontrarás reseñas sobre algunos de los campings que hemos visitado en España y Europa.

Que ver en Chalon-sur-Saône

Chalon-sur-Saône es pequeña, y su centro histórico es proporcional a su tamaño, por lo cual tres o cuatro horas son suficientes para ver lo imprescindible, paseando tranquilamente por la ciudad. Obviamente, el tiempo dependerá de si se opta por conocer más detalladamente los principales puntos de interés, como visitas a museos, paseos en barco por el Saona u otras alternativas. Pero para hacerse una idea y ubicarse en la ciudad, es tiempo suficiente.

Estas son algunas de las cosas que hacer en Chalon-sur-Saône, ordenadas según un itinerario propio, elaborado para optimizar todo lo posible el recorrido y el tiempo.

Paseo paralelo al río Saona

Paralelo al río Saona a su paso por Chalon-sur-Saône, discurre un bonito paseo, en el cual se hallan algunos de los principales puntos de interés de la ciudad. Dicho paseo está dividido en varios tramos, cada uno con un nombre distinto. Un buen punto para empezar la ruta es en la Oficina de Turismo, oficialmente Tourist Office and Convention Grand Chalon. Se encuentra en la plaza du Pont Villiers, en el tramo de paseo Quai des Messageries y a las puertas del centro histórico.

Chalon-sur-Saône france
El paseo fluvial paralelo la río Saona, este tramo corresponde al Quai Gambetta.

Justo delante de la oficina turística, cruzando el paseo, encontramos el monumento dedicado a Joseph Nicéphore Niépce (1765 – 1833), nacido en la ciudad. Niépce es el ciudadano más ilustre de Chalon-sur-Saône, y es conocido como el inventor de la fotografía, dado que junto a Luis Daguerre inventó la heliografía, el primer proceso fotográfico exitoso que se conoce.

Chalon-sur-Saône
En primer término, la estatua de Nicéphore Niépce. A la izquierda, la Oficina de Turismo, y a su lado el Museo Niépce.

Precisamente a escasos metros del monumento y de la oficina de turismo se halla el Musée Nicéphore Niépce, fundado en 1972. Su colección incluye objetos fotográficos, herramientas, placas y fotografías de Joseph Nicéphore Niépce, más de 1.500 equipos fotográficos entre las cuales las cinco primeras cámaras fotográficas del mundo, además de millones de imágenes, negativos y colecciones de otros fotógrafos.

Parque Georges Nouelle

Siguiendo por el paseo río arriba, en dirección al Pont de Bourgogne por el Quai des Messageries, Quai de la Poterne e introduciéndose en el centro urbano por el Rempart Ste. Marie, en unos 11 minutos se llega al parque y Jardín geo-botánico Georges Nouelle. Creado en 1951, es uno de los lugares más relajantes de la ciudad y más apreciados por los chalonnais.

Chalon-sur-Saône
Jardín geo-botánico, en el parque Georges Nouelle

En una superficie de 1,3 ha, se encuentran un precioso parque botánico —durante nuestra visita estival se estaba celebrando un concierto de música clásica bajo la sombra de los árboles y casi en la intimidad—; parques infantiles, un skate park, y varios «minis»: un mini rocódromo, un mini zoológico y un mini carrusel de caballitos. Además, obviamente, de las imprescindibles zonas de descanso y relajación de cualquier parque urbano. Sin duda, un lugar ideal para hacer un pic-nic o descansar un rato.

La plaza Saint-Vincent y catedral de Saint-Vincent

Dese el parque Georges Nouelle nos dirigimos al meollo, al corazón del centro histórico de Chalon-sur-Saône, la plaza Saint-Vincent, apenas a cinco minutos andando a través de la rue de la Motte y la rue de l’Évêché. Se trata de una bonita plaza rodeada de coloridos edificios con típicos entramados de madera, tradicionalmente llamados pans de bois.

En uno de los extremos de la plaza se encuentra la elegante catedral de Saint-Vincent, sin duda el edificio más importante de la plaza, cuyo origen se remonta al siglo IX. Las dos torres góticas cuadradas de la fachada, de 42 metros de altura, le otorgan un aspecto imponente y majestuoso. Vale la pena visitar su interior y el Claustro de los Canónigos, el único claustro de canónigos conservado en Borgoña y Franco Condado, cuyos muros perimetrales se cree que se construyeron en torno al año mil.

Chalon-sur-Saone
Catedral de Saint-Vincent de Chalon-sur-Saone.

En la misma plaza, frente a la fachada de la catedral, se halla la bonita fuente esférica «le chemin de vie». Instalada en 1989 y esculpida por el artista local Ivan Avoscan, el agua discurre sobre ella y cae en cascada sobre una base piramidal escalonada. En la plaza de Saint-Vincent se celebra mercado los viernes por la mañana, por lo que aun sin haberlo visto, pronosticamos que es algo digno de ver si la visita coincide con día de mercado.

Chalon-sur-Saône
Plaza de Saint-Vincent de Chalon-sur-Saône, con la bonita fuente esférica «le chemin de vie».

Lo que sí vimos fue muchísimo ambiente, con casi toda la plaza ocupada por terrazas de cafés, parasoles y mucha gente tranquilamente sentada tomándose algo para refrescar el cuerpo en un día abrasador de julio. Tanta, que no vimos ni una mesa libre, aunque el centro histórico de Chalon-sur-Saône no se distingue precisamente por su falta de oferta de cafés y bares, así que es fácil encontrar un hueco en las concurridas calles de los alrededores.

Callejeando por el centro histórico

Desde la plaza Saint-Vincent parte una de las arterias principales del centro histórico, la rue Saint-Vincent. Es peatonal, y está llena de cafés, tiendas y comercios, lo que contribuye a darle vida, incluyendo por supuesto mucho movimiento de gente paseando, tomado algo o comprando. A la altura de la Grande Rue, otra de las calles importantes del centro histórico, la rue Saint-Vincent pasa a llamarse rue du Châtelet.

Chalon-sur-Saône
La animada rue Saint-Vincent de Chalon-sur-Saône.

Al final de la calle se encuentra la place du Châtelet, donde seguimos por la rue Au Change. Igual que las anteriores, es peatonal y con abundantes comercios, cafés y pequeñas terrazas pegadas a las fachadas de los edificios, aprovechando al máximo el espacio disponible. Cabe señalar que saliendo desde la plaza Saint- Vincent tomando cualquier calle a la izquierda, se accede al paseo paralelo al río Saona.

Chalon-sur-Saône
Rue du Châtelet, en Chalon-sur-Saône.

Por la rue Au Change llegamos a otro de los incontournables de Chalon-sur-Saône, la gran plaza del Ayuntamiento (Place de l’Hôtel de Ville). En total, desde la place de Saint-Vincent son unos 10 minutos de paseo si se va directamente de un punto al otro, aunque lógicamente, es muy recomendable callejear por las calles perpendiculares que vamos encontrando durante el recorrido.

Plaza del Ayuntamiento (Place de l’Hôtel de Ville)

La Plaza del Ayuntamiento (place de l’Hôtel de Ville) es muy grande y alargada. Lo primero que encontramos entrando desde la rue Au Change es el edificio del ayuntamiento (Hôtel de Ville), a la izquierda. El edificio está construido en el solar donde antiguamente hubo un convento carmelita. Originalmente albergó el Palacio de Justicia, hasta 1845, cuando se convirtió en sede del consistorio.

Chalon-sur-Saône
Ayuntamiento de Chalon-sur-Saône, en la place de l’Hôtel de Ville.

Un poco más adelante se encuentra la antigua capilla benedictina y actual iglesia de Saint-Pierre, construida entre 1698 y 1713, y catalogada como monumento histórico en 1948. Se convirtió en iglesia parroquial en 1802, y ha sido ampliada y/o restaurada en diversas ocasiones. Su interior alberga algunas estatuas originales del siglo XVII y un precioso organo.

Chalon-sur-Saône
Vista parcial de la Place de l’Hôtel de Ville, con la iglesia de Saint-Pierre en primer término.

Delante de la iglesia de Saint-Pierre, ocupando parte de un antiguo convento de ursulinas, se ubica el Musée Denon de bellas artes, arqueología y ciencias naturales. Debe su nombre a Dominique-Vivant Denon (1747 – 1825), nacido en Chalon-sur-Saône. Este célebre chalonnais fue viajero, dibujante, diplomático y primer director del Musée Central de la République, futuro Museo del Louvre. El museo alberga objetos arqueológicos, esculturas, obras gráficas y objetos etnográficos, abarcando 100 mil años de historia.

En la plaza del Ayuntamiento se celebra mercado semanal todos los miércoles.

Isla de San Lorenzo y Torre del Decanato

Desde la plaza del Ayuntamiento de Chalon-sur-Saône, en tres minutos volvemos al punto de inicio, la Oficina de Turismo. Siguiendo paralelos al río, que queda a nuestra derecha, enseguida cruzamos por el primer puente que encontramos, llamado Pont Saint Laurent. Este conduce directamente a una pequeña isla formada por dos brazos del río, la isla de San Lorenzo (Île Saint Laurent). Por la tarde y con buen tiempo, la Île Saint Laurent es un lugar muy animado, concretamente su calle principal, la rue de Strasbourg, llena de cafés, bares y terrazas, llenas hasta la bandera.

Chalon-sur-Saône
Rue de Strasbourg, por la mañana. Por la tarde esta calle está muchísimo más animada.

En esta pequeña isla se encuentra la Torre del Decanato (Tour du Doyenné), una construcción medieval donde residía el deán de los canónigos de la catedral. Tiene una historia curiosa. Durante la revolución francesa, fue vendida y posteriormente abandonada. En 1907, fue demolida — o «desmantelada» según las fuentes— y enviada a un anticuario de París. Finalmente, en 1926, el mecenas estadounidense Franck Jay-Gould financió su reconstrucción y la ofreció a la ciudad.

Más cosas que hacer y ver en Chalon-sur-Saône

Si hay tiempo, hay algunas cosas más que ver y hacer en Chalon-sur-Saône. En nuestro caso, las visitamos durante el segundo día en la ciudad, una vez visto lo más importante. Aunque como siempre, cabe reiterar que el concepto «importante» puede ser muy personal. Así, el segundo día cogimos las bicicletas para dar una vuelta por lugares más «alejados» del centro histórico.

Parc des Expositions y Espace Nautique

La primera parada fue en el Parc des Expositions de Chalon sur Saône (1 Rue d’Amsterdam), justo cruzando el Pont de Bourgogne desde el camping. Se trata de un moderno edificio con capacidad para 4.000 personas, donde se organizan conciertos, congresos, ferias y otras actividades lúdicas y culturales. A tener en cuenta si la estancia en la ciudad va a ser prolongada; tal vez se celebre algun evento interesante.

Chalon sur Saône
Parc des Expositions de Chalon sur Saône.

Al lado del Parc des Expositions se encuentra el Espace Nautique du Grand Chalon, que como su nombre indica es un lugar donde las piscinas y el agua son las protagonistas. Un lugar también a tener en cuenta si la visita a la ciudad se realiza en verano. Y aun más si viajas en caravana, autocaravana o furgo y te alojas en el camping Pont de Bourgogne, ya que se llega en 15 minutos andando, cruzando el puente.

Port de Plaisance

Desde allí, continuamos paralelos al Saona por el Quai Sainte- Marie i Quai de la Poterne, hasta encontrar el puente de Saint Laurent, que cruzamos, igual que la isla homónima en la que estuvimos ayer, y la dejamos atrás cruzando el puente Pierre-Soubrane. Por él se accede al Port de Plaisance, un puerto fluvial donde se pueden alquilar embarcaciones con o sin licencia (de mayo a septiembre).

Chalon-sur-saone
Barcas en el Port de Plaisance.

Estos han sido los lugares que visitamos durante nuestro paso por Chalon-sur-Saône, una ciudad pequeña y fácil de visitar. Por su tamaño, cercanía de los puntos de interés y su ambiente relajado y animado al mismo tiempo, nos recordó un poco a Narbona, la tranquila y bella ciudad archiepiscopal. Au revoire, Chalon-sur-Saône!

👉 En la categoría Rutas en caravana encontrarás todas las rutas que realizamos con coche + caravana.

Información útil

.

Tal vez te interese


2 comentarios en «2 días en Chalon-sur-Saône»

Deja un comentario

 ¿TE VIENES DE VIAJE?

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN Y TE AVISAREMOS CUANDO PUBLIQUEMOS UN NUEVO POST