Beceite, uno de los pueblos más bonitos de Teruel

¡Sé el primero en enterarte de las novedades en A Veces Veo Viajes! Suscríbete a nuestro boletín gratuito y como bienvenida te regalamos la versión ebook de nuestra MEGA GUÍA caravanera (¡30 páginas!).
👉¡SUSCRÍBETE!

En un viaje a la comarca turolense del Matarraña no puede faltar una visita a Beceite y su hermoso entorno natural. Y por supuesto, una excursión por la espectacular Ruta del Parrizal, que además de bonita, es fácil

Beceite

Visitamos Beceite durante una escapada a la comarca turolense del Matarraña «la Toscana española», un apelativo que ha hecho fortuna aunque no sea del agrado de todos los matarrañeses. Sea como sea, estuvimos allí, y visitamos su bonito centro histórico, realizamos una excursión por el famoso Parrizal y nos acercamos al embalse de la Pena.

Se encuentra a los pies de los Puertos de Tortosa-Beceite, que separa las provincias de Teruel, Tarragona y Castellón. El Tosal del Rey, una montaña de 1350 metros de altura, simboliza el límite histórico donde confluían los tres antiguos reinos de la Corona de Aragón (Aragón, Cataluña y Valencia).

El nombre de Beceite, igual que otros topónimos de la zona, deriva del árabe Bayt Zayd (la casa de Zayd), aunque el origen del pueblo podría ser íbero o romano. Se han hallado yacimientos desde la edad del Bronce hasta la época ibérica, y todavía se conservan dos tramos de la calzada romana que unía Tortosa (Dertosa) con Zaragoza (Caesaraugusta).

Que ver en Beceite

Beceite es uno de los pueblos más bonitos del Matarraña y de Teruel, además de uno de los más turísticos. Muy cercano a sus vecinos Valderrobres, la bellísima capital del Matarraña y Calaceite, Qal’at Zayd y el «boom latinoamericano», calificados como dos de los Pueblos Más Bonitos de España, Beceite no se queda atrás en belleza.

Estos son los lugares más interesantes que ver en Beceite. Empezamos por el casco urbano, y seguimos por algunos de los bellos espacios naturales que rodean el pueblo. Como siempre, al final del post encontrarás un práctico mapa para que puedas ubicar todos los lugares que visitamos.

Ermita de Santa Ana

Nada más llegar a Beceite, encontramos un hueco para aparcar en la Plaza de Santa Ana, justo delante de la Ermita de Santa Ana. Ubicada fuera de las murallas, la ermita se construyó en el siglo XVI, y el pórtico exterior se añadió en el siglo XVIII. Por su buen estado de conservación, es un lugar frecuentemente elegido para la celebración de bodas y bautizos.

Ermita Santa Ana Beceite
Ermita Santa Ana.

Molino papelero Antigua Fábrica Noguera

Justo antes de llegar al Puente de Piedra, a la derecha vemos un gran edificio de aspecto industrial, en la confluencia del barranc de les Voltes con el río Matarraña. Se trata del molino papelero Noguera, una antigua fábrica de papel que empezó su actividad a mediados del siglo XVIII.

La relación de Beceite con la industria del papel merecería un capítulo a parte. La primera referencia data de 1411, cuando el Papa Luna concedió los derechos de un «molino para paños» a un converso llamado Jerónimo de Santa Fe. De hecho, la localidad llegó a ser uno de los más importantes centros productores de papel de España.

Beceite antigua fabrica Noguera
Antigua Fábrica Noguera. Foto facilitada por Ayuntamiento de Beceite. Dpto. de Turismo.

En la localidad llegaron a funcionar hasta nueve fábricas de papel. Su producción se enviaba a la Real Casa de la Moneda, la Real Fábrica de Tapices —el mismísimo Francisco de Goya pintó alguna de sus obras sobre papel de Beceite—, o la célebre fábrica de naipes Heraclio Fournier, que fabricó sus primeras barajas con papel procedente de las fábricas del pueblo.

La última fábrica en cesar la actividad fue precisamente la Noguera. Fue en 1978, aunque hacía diez años que ya no fabricaba papel, si no cuero para la industria del calzado. Al entrar esta en declive, la fábrica cerró definitivamente. Actualmente el edificio es propiedad del ayuntamiento y alberga una sala de exposiciones.

El puente de Piedra

Al lado de la antigua fábrica de papel se encuentra el Puente de Piedra sobre el río Matarraña, tal vez la construcción más característica e icónica de Beceite. Edificado entre los siglos XV y XVI, tiene un solo arco y mide unos 15 metros de altura.

Puente de Piedra Beceite.
Puente de Piedra.

Como curiosidad, en la poza ubicada debajo, llamada «la Cadolla», se tiraron muchas armas durante la Guerra Civil. Acabada esta, la poza se vació con cubos para recuperar las armas hundidas en el fondo y aprovechar el hierro de las mismas.

Portales medievales

Una vez atravesado el Puente de Piedra, seguimos por la calle hasta llegar al Portal de Villanueva o de Vilanova, uno de los seis portales de las antiguas murallas que todavía se conservan. Los otros cinco son el de Sant Gregori, el de la calle Llana o de Carrau, el del Coll o del Pilar, el del pasaje de Vilanova y el de San Roque.

Portal de Villanueva o de Vilanova Beceite
Portal de Villanueva o de Vilanova.

Portal de San Roque Sant Roc Baceite
Portal de San Roque o Sant Roc.

Aunque prácticamente no quedan restos de las murallas, sobre un mapa es relativamente fácil hacerse una idea de por dónde discurría la muralla medieval gracias a los portales. Tal vez el más importante es de San Gregorio, antigua entrada a la Beceite árabe. Se reformó en la primera mitad del siglo XIV, adquiriendo su característico arco apuntado (portal gótico).

Portal de San Gregorio Beceite
Portal de San Gregorio.

El Palacio

El Palacio (el Palau) se cree que pudiera tener su origen en un antiguo palacio del siglo XIII construido en la parte alta de Beceite por un templario llamado Guerau de Bou, que también inició el amurallamiento de la villa. Posteriormente fue el palacio del arzobispo de Zaragoza y el lugar donde se cobraban los impuestos.

Durante el siglo XX tuvo usos diversos: fue sede de sociedades, sala de baile, cine, teatro, etc. Tras siglos de reformas y remodelaciones, el edificio actual es casi irreconocible respecto al original, y está dividido en tres partes, una de las cuales alberga un bar en su planta baja. Otra es la sede de La Asociación Cultural del Palau, donde se organizan cursos y exposiciones.

Iglesia de San Bartolomé

La Iglesia de San Bartolomé (s.XVII-XVIII) se construyó en el lugar de un primitivo templo bajo la misma advocación que ya existía en 1210. Su construcción creó un nuevo espacio urbano, la Plaza de la Constitución. A lo largo de su historia fueron especialmente dolorosos los hechos ocurridos durante la Guerra Civil (1936-39), cuando la iglesia fue gravemente expoliada.

Iglesia de San Bartolomé Beceite
Iglesia de San Bartolomé.
Plaza de la Constitución Beceite
Plaza de la Constitución. A la izquierda de la imagen el Ayuntamiento: a la derecha se adivina la fachada de la Iglesia de San Bartolomé. Al fondo, el Bar de la Plaza, un buen lugar para tomar algo en su agradable terraza con vistas a ambos edificios.

Ayuntamiento

También en la Plaza de la Constitución se encuentra el Ayuntamiento de Beceite. El piso superior y la fachada que da a la plaza, delante de la iglesia de San Bartolomé, se han remodelado tanto que apenas queda nada del edificio original. Lo más destacable de la casa consistorial es la lonja —antiguo acceso principal— ubicado en un nivel inferior con arcos datados en el siglo XVI.

Beceite
Ubicada a un nivel inferior a la plaza de la Constitución, se encuentra la Lonja, con sus bellos arcos apuntados. (Foto de cabecera).

La Presoneta

En la calle Villaclosa, al lado de la Lonja del Ayuntamiento, encontramos la Presoneta, antiguo acceso principal al castillo árabe-cristiano, hoy desaparecido. En sus orígenes era un torreón
que defendía el portal de entrada al castillo, pero entre los siglos XVII y XIX fue perdiendo progresivamente su utilidad defensiva y finalmente se convirtió en cárcel (presó = cárcel).

La Presoneta Beceite.
La Presoneta. detalles como las aspilleras demuestran su carácter defensivo original.

Esta cárcel fue protagonista de un lamentable suceso histórico, cuando el general carlista Ramón Cabrera encerró a tres esposas de liberales como venganza al fusilamiento de su madre en Tortosa, en 1836. Dos de ellas fueron fusiladas en Valderrobres y la tercera se salvó gracias a las súplicas de su padre, un oficial carlista de Beceite.

Pantano de Pena

Desde la Plaza de Santa Ana, donde está la ermita homónima y nuestro coche aparcado, parte una camino rural asfaltado que lleva al Pantano de Pena (3,5 km). Es un camino estrecho, por lo que hay que apartarse frecuentemente para dejar pasar a otros vehículos que circulan en sentido contrario al nuestro.

Pantano de Pena
Pantano de Pena.

Es uno de los pantanos más antiguos de la provincia de Teruel. Se construyó en 1930 para almacenar las aguas del río Pena, ocupa 129 hectáreas y tiene capacidad para 22 hm3 de agua. Dispone de zona de picnic con mesas de madera bajo la espesa sombra de una bonita arboleda. Se pueden alquilar hay patines a pedales, kayaks y tablas de padle surf.

A su alrededor discurre un camino de unos 8.5 kilómetros que lo rodea completamente, ideal para una excursión / paseo entre verde naturaleza y el agua del embalse. Es un lugar bonito y poco masificado en comparación con la Ruta del Parrizal o las Charcas de la Pesquera, de las que te contamos a continuación, y por tanto es fácil encontrar aparcamiento.

Charcas de la Pesquera

De todos los lugares que comentamos en este post, las Charcas de la Pesquera es el único en que no estuvimos, por falta de tiempo. Pero por lo que hemos visto y leído, vale mucho la pena dedicarles una visita. Se trata de un conjunto de charcas (tolls en catalán) formadas a lo largo del río Ulldemó, en un entorno natural de gran belleza.

El acceso se realiza por un camino asfaltado de unos 3 km, donde encontrarás la primera poza. A lo largo del recorrido se han habilitado pequeños aparcamientos, ubicados cerca de las distintas pozas. El acceso durante la época estival está restringida, y hay que adquirir un ticket de acceso para los vehículos a motor. Toda la info en esta página de Beceite Turismo.

El Parrizal + pinturas rupestres de la Fenellosa + piscina natural del Azud

Dejamos lo mejor para el final. No puedes irte de Beceite ni de la comarca del Matarraña sin realizar una excursión al Parrizal. Se trata de un bellísimo recorrido lineal por la cabecera del Matarraña, que discurre íntegramente por el lado del río. Es una ruta fácil, aunque hay que calcular entre 3 y 4 horas para realizarla íntegramente (ida y vuelta por el mismo camino).

El Parrizal Beceite
Pasarelas en la ruta del Parrizal, una excursión que no te puedes perder.

Durante el recorrido pasarás por las pinturas rupestres de La Fenellosa o La Fenellasa, de 3.500 años de antigüedad. Descubiertas en 1996, forman parte de las representaciones de Arte levantino declaradas Patrimonio de la Humanidad. Se encuentran a pocos metros del sendero del Parrizal, así que su visita es totalmente recomendable.

Además, de vuelta de tu excursión al parrizal, si el tiempo acompaña puedes bañarte en el Azud (l’Assut), una bonita piscina natural que aprovecha el curso del río Matarraña. Dispone de zona de descanso y picnic, baños, vestuarios y un chiringuito con terraza donde tomarte algo. Te lo contamos todo en 👇

PRÓXIMAMENTE (31/3/2024):

👉🏽 Toda la información sobre la excursión al Parrizal, la fenellosa y el Azud en el post Parrizal de Beceite: entre bosques frondosos y aguas turquesas.

👉 En la etiqueta Matarraña encontrarás otros interesantes lugares de esta bella comarca aragonesa.


Todas las imágenes son propias, excepto cuando se indica otro autor / procedencia en el pie de foto.


ℹ Información útil

.

Más pueblos bonitos

4 comentarios en «Beceite, uno de los pueblos más bonitos de Teruel»

Deja un comentario