Calaceite, Qal’at Zayd y el «boom latinoamericano»

Por Calaceite han pasado Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, José Donoso, Carlos Saura o Luis Buñuel. ¿Qué es lo que atrajo a tantas personalidades de talla mundial a este pequeño pueblo del Matarraña? ¡Te acompañamos a descubrirlo!

Calaceite

A pesar de vivir relativamente cerca de ella, la comarca del Matarraña era una gran desconocida para nosotros. Habíamos pasado por aquí, incluso habíamos visitado Valderrobres, su bellísima capital, donde nos alojamos una noche durante nuestro road trip Territorio Dinópolis: Mil kilómetros de dinosaurios en Teruel.

Pero hasta que no realizamos una escapada en caravana al Matarraña en condiciones, no conocimos la comarca, o al menos algunos de sus pueblos con encanto y lugares más emblemáticos y conocidos (v: Que ver en el Matarraña «la Toscana española»). Entre ellos Calaceite, incluido en la prestigiosa lista de Los Pueblos Más Bonitos de España.

road trip marruecos
Marrakech y la ruta del desierto por libre: Qué saber antes de ir

Por una vez dejamos la caravana en casa, y nos vamos en avión a Marruecos para realizar un road trip de ensueño:
👉🏿Marrakech y la ruta del desierto por libre: Qué saber antes de ir

Qal’at Zayd (Castillo de los Zayd)

Habitada desde la prehistoria como atestiguan las abundantes pinturas rupestres descubiertas en el término municipal, el topónimo de Calaceite procede del árabe Qal’at Zayd, es decir Castillo de los Zayd, el nombre de la familia que se estableció en el lugar.

La fortaleza coronaba la montaña sobre la que se asienta Calaceite, aunque no queda nada de ella. Fue reconquistada por el conde Ramon Berenguer IV en 1151, un par de años antes de que cayera el último reducto musulmán de la vecina Cataluña (ver: Siurana, historia viva y paraíso de la escalada deportiva).

Calaceite y el “boom latinoamericano”

El «boom latinoamericano» fue un movimiento cultural surgido entre los años 1960 y 1970 del siglo XX. Básicamente, el fenómeno se originó al darse a conocer en Europa y en todo el mundo las obras de novelistas latinoamericanos como el peruano Mario Vargas Llosa, el colombiano Gabriel García Márquez, el argentino Julio Cortázar o el mexicano Carlos Fuentes, entre otros.

Vale. Pero ¿que tiene que ver el susodicho «boom latinoamericano» con Calaceite? Sigue leyendo…

A comienzos de los años 70 del siglo XX, el traductor y mecenas Didier Coste se encontraba viviendo en el pueblo. Había comprado una manzana de casas y creado la Fundación Noesis de Calaceite. En aquel momento estaba traduciendo al francés El obsceno pájaro de la noche, del chileno José Donoso, uno de los máximos exponentes del «boom latinoamericano».

Fundación Noesis, en Calaceite
Fundación Noesis, en Calaceite. Foto: Galería de imágenes del Ayuntamiento de Calaceite.

El ir y venir continuo de Donoso a Calaceite para visitar a Coste y ver in situ la traducción de su libro, acaba con la compra de unas casas en ruinas, donde una vez arregladas, invita a algunos amigos. En poco tiempo, Calaceite se convierte en un importante foco intelectual, donde acuden personalidades de todo el mundo de la cultura hispanoamericana.

Y cuando decimos «personalidades» no es por decir algo. Por Calaceite pasaron los máximos exponentes de la literatura en lengua española, como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Juan Marsé, Mauricio Wacquez o Jorge Edwards; del mundo del cine como Luis Buñuel, Carlos Saura o Geraldine Chaplin; o arquitectos como Ricardo Bofill… Casi nada…

Que ver en Calaceite

Dispuestos a pisar las mismas calles, sentarnos en los mismos bancos y por qué no, tomarnos algo en los mismos bares que tan ilustres vecinos y visitantes, un nublado y lluvioso día de julio visitamos Calaceite.

Aparcamos fácilmente en la carretera de Cretas (A-1413), por la que hemos llegado desde Valderrobres. Cuando nos bajamos del coche todavía llovizna. Cruzamos la carretera N-420 y nos dirigimos hacia el centro histórico por la calle Balsa, al mismo tiempo que para de llover.

La Bassa y la Calle Mayor

La calle Balsa se llama así porque antiguamente aquí se encontraba La Bassa (La Balsa), donde se recogía el agua de lluvia para el abastecimiento de los vecinos y animales. Era de grandes dimensiones, y en su lugar hoy se hallan una zona de juegos, un polideportivo y la piscina municipal.

Atravesando la Plaza de la Excelentísima Diputación, donde tuvo su taller la ceramista calaceitana Teresa Jassà, enseguida llegamos a la Calle Mayor. A la altura de la capilla de la Virgen del Rosario antiguamente se erigía el Portal de la Bassa del Coll, que se eliminó en 1913.

que ver en Calaceite calle Mayor
Calle Mayor.

Seguimos por la calle mayor contemplando sus bonitos y antiguos / viejos edificios nobles, y justo en el último recodo antes de llegar a la Plaza de España, encontramos la Torre de Calaceite. Aunque actualmente es una vivienda, es reconocible su planta cuadrada, en su día parte de la muralla.

Plaza de España

La calle Mayor desemboca en la Plaza de España, el corazón del pueblo. Su nombre más antiguo conocido es el de Plaza de Baix (Plaza de Abajo), en contraposición a la Plaza de Arriba, hoy desaparecida y ocupada por la iglesia parroquial de la Asunción. Destacan sus bellos soportales, donde antiguamente se celebraban asambleas o se celebraban juicios públicos.

Plaza de España Calaceite
Plaza de España (foto de cabecera).

El edificio más destacado de la plaza es el Ayuntamiento, construido en estilo renacentista entre 1609 y 1612. Su planta baja alberga una lonja y una antigua cárcel visitable, que forma parte de la Ruta de las Cárceles del Matarraña.

Un arco bajo los soportales del Ayuntamiento es el único acceso a la escondida y pequeña Plaza la Lonja, un bello rincón que descubrimos casi por casualidad.

Portal de Horta / Capilla de San Antonio

A escasos metros de la Plaza de España siguiendo por la calle de San Antonio encontramos el Portal de Horta o Portal d’Orta, uno de los dos portales de la antigua muralla que todavía se conserva, junto al Portal de Maella. Antiguamente contaba con dos más: el Portal de la Bassa del Coll y el Portal de la Font.

Portal de Horta / Capilla de San Antonio Calaceite
Portal de Horta y Capilla de San Antonio.

Debe su nombre a que por él se accedía al camino que llevaba al pueblo de Horta de Sant Joan. En el siglo XVIII, encima del Portal d’Horta se construyó la capilla que vemos actualmente, dedicada a San Antonio de Padua. Esta combinación de portal defensivo reutilizado como capilla religiosa es una característica arquitectónica típica del Matarraña.

Iglesia de la Asunción y Casa del Justicia

También a escasos metros de la Plaza de España pero en la calle Iglesia, se encuentra la iglesia de la Asunción (s.XVII). De estilo barroco, se edificó sobre los restos de la antigua iglesia gótica de Santa María del Pla (s.XIV), que era más pequeña y ocupaba parte de la Plaza de Arriba, hoy desaparecida y su espacio completamente ocupado por la nueva iglesia.

iglesia de la Asunción Calaceite
Iglesia de la Asunción.

De la desaparecida iglesia gótica de Santa María del Pla se conserva un gran medallón de piedra de la bóveda absidial. Puede verse en la entrada del Ayuntamiento. Delante de la iglesia se halla la Casa del justicia, un bello edificio gótico del siglo XIV que posiblemente formaba parte de la desaparecida Plaza de Arriba.

Casa del Justicia Calaceite
Casa del Justicia.

Calle y Portal de Maella

De la calle Maella de Calaceite se dice que es la más señorial de la villa. En todo caso es una de las más significativas, donde podemos observar los diferentes estilos arquitectónicos de sus edificios, en los cuales se conservan detalles y restos góticos y barrocos.

Al final de la calle se alza el Portal de Maella, antigua entrada por la zona norte de la muralla. Es uno de los portales arquitectónicamente más complejos y peculiares del Matarraña, por su ubicación en un terreno inclinado y por sus cuatro fachadas totalmente diferentes.

Calle Maella, Portal de Maella y capilla de la Virgen del Pilar
Calle Maella, Portal de Maella y capilla de la Virgen del Pilar.

Otra curiosidad de este portal es que desde sus cuatro arcos se pueden contar hasta ocho calles que confluyen en el portal o muy cerca de él. Igual que en el Portal de Horta, encima se construyó una capilla, en este caso dedicada a la Virgen del Pilar.

Plaza de los Artistas

Una localidad por el cual han pasado tal cantidad de prestigiosos artistas, es lógico que tenga una plaza dedicada a ellos. La Plaza de los Artistas se encuentra en la parte alta del pueblo, concebida como un reconocimiento y homenaje a todos los artistas e intelectuales que han pasado por Calaceite.

Esta bonita plaza ajardinada se inauguró en 1999, y a su entrada encontramos un libro de piedra en un pedestal, abierto por la mitad, en el cual podemos leer:

Tanto acaricié las piedras
que se hicieron arboleda.
Donde hubo dureza había
pájaros y verde hierba
donde antes el polvo, agua
donde los silencios, trinos
donde tropecé en las piedras
halló mi voz su camino»

Angel Crespo
Plaza de los Artistas Calaceite
Plaza de los Artistas.

En el interior de la plaza se halla la escultura de hierro «Libro Imbunche», encargada por la embajada chilena en Madrid en homenaje a los escritores chilenos Mauricio Wacquez y José Donoso, autor de El obsceno pájaro de la noche y precursor del incomparable apogeo cultural de Calaceite.

Museo Juan Cabré

Juan Cabré Aguiló (Calaceite 1882 – Madrid 1947) fue un importante arqueólogo calaceitano, que entre otros trabajos, excavó el poblado ibero de San Antonio y otros yacimientos en Azaila, Cretas, Mazaleón y Fabara. Descubridor e investigador del arte rupestre en varias regiones de España, se le considera uno de los pioneros de la arqueología moderna española.

El museo Juan Cabré se encuentra en la calle Don Juan Cabré. Se inauguró en 1987, en una hermosa casa solariega del siglo XVIII reformada y habilitada para albergar el museo. En su interior se conservan y exhiben colecciones de arqueología, fotografías antiguas, aperos de labranza, etnología y exposiciones temporales.

Museo Juan Cabré Calaceite
Museo Juan Cabré.

Como curiosidad, Juan Cabré fue el padre de Encarnación Cabré Herreros (Madrid 1911 – Madrid 2005), la primera mujer en España dedicada de manera profesional a la arqueología.


ℹ Museo Juan Cabré.
Dirección: Juan Cabré 7, 44610 Calaceite (Teruel).
Web: museojuancabre.es


Poblado ibérico de San Antonio

Saliendo de Calaceite hacia Cretas – Valderrobres por la carretera A-1413, a menos de 200 metros encontramos un camino a la derecha que lleva al Poblado ibérico de San Antonio. No tiene pérdida, ya que está bien señalizado. El camino está en buen estado, y lleva directamente hasta el poblado, a unos 800 metros.

El poblado se ubica en lo alto del cerro de San Antonio, y fue habitado por los Ausetanos del Ebro o Ositanos, como se conoce a los íberos del Bajo Aragón. Data del siglo V a.C, y tuvo su máximo apogeo en el III a.C. Se cree que su final tuvo lugar a finales de ese mismo siglo, coincidiendo con la llegada de los romanos.

Poblado Ibérico de San Antonio de Calaceite
Poblado Ibérico de San Antonio.

El encargado de iniciar las excavaciones en 1903 fue el arqueólogo calaceitano Juan Cabré, y luego continuadas por el arqueólogo y prehistoriador catalán Pere Bosch Gimpera. Al lado del asentamiento se halla la pequeña Capilla de San Antonio (s.XVIII). Vale mucho la pena visitar el poblado, por su buen estado de conservación y por sus magníficas vistas del entorno.

Disfrutando del bello paisaje desde el poblado ibérico, es estremecedor pensar que estas son las mismas vistas que tenían cada día las diversas generaciones de ausetanos que vivieron aquí durante tantos años. Aunque nosotros visitamos el poblado por la mañana, apostamos que la puesta de sol desde aquí tiene que ser muy hermosa.

Poblado Ibérico de San Antonio. de Calaceite
Preciosas vistas desde el Poblado Ibérico de San Antonio.

En el término municipal de Calaceite también se hallan los poblado ibéricos «poblado pequeño» y «poblado grande» del Tossal Redó, ambos muy cercanos y habitados entre los siglos VII y VI a.C. Y justo en el límite entre los términos de Calaceite y Cretas, se encuentra el poblado ibérico «Els Castellans», habitados entre la segunda mitad del siglo VI y la segunda mitad del siglo II a.C.

Ermita de San Cristóbal

Desde el poblado ibérico se ve perfectamente la Ermita de San Cristóbal, en lo alto del vecino cerro de San Cristóbal. Vamos en nuestro coche, así que en menos de 5 minutos llegamos. Igual que en el poblado ibérico, estamos solos. La ermita actual se empezó a edificar en 1738, seguramente sobre otro edificio anterior, dado que en 1618 se construyó una casa para un ermitaño.

Curiosamente, cuando acabamos la visita no regresamos por el mismo camino, si no por otro que desciende hasta el pueblo por el lado opuesto de la ladera, donde se encuentran las 14 estaciones del Via Crucis.

Ermita de San Cristóbal Calaceite.
Ermita de San Cristóbal.

A unos 5 km al sur de Calaceite, saliendo del pueblo por la N-240 en dirección a Valdeltormo, se encuentra la emita de Santa Ana, que no llegamos a visitar. Según un antiguo cuento calaceitano, a los pequeños de la casa se les decía que los niños vienen de la ermita de San Cristóbal y las niñas de la ermita de Santa Ana.

De vuelta al camping

Tras visitar la localidad matarrañesa, comprendimos por qué Calaceite enamoró a algunos de los mejores escritores de la historia y otros artistas de fama mundial. Ellos fueron los pioneros en dar a conocer esta localidad y esta comarca, hasta entonces desconocidas y olvidadas. Tal vez gracias a ellos, la comarca vive hoy un auge del turismo rural.

Antes de la hora de comer ya estábamos en nuestra caravana, en el camping El Roble. Mañana nos vamos de esta bella y tranquila comarca turolense que tan buenos recuerdos nos trae. Hasta siempre Calaceite!!!

👉 En la etiqueta Matarraña encontrarás otros interesante lugares de esta bella comarca aragonesa.


Todas las imágenes son propias, excepto cuando se indica otro autor / procedencia en el pie de foto.


ℹ Información útil

.

➕ Aragón


Tal vez te interese

Deja un comentario