Dinopark Algar, dinosaurios en un excepcional jardín botánico

En la localidad de Callosa d’en Sarriá (Marina Baja, Alicante) se encuentra Dinopark Algar. Descubrí este bonito lugar que desconocía por completo, buscando información sobre qué ver y hacer por la zona que íbamos a visitar durante unos días, con base en Benidorm. El motivo principal, la afición de mi hijo de seis años a los animales en general, y muy especialmente a los dinosaurios.

Ya hemos visitado algunos lugares dedicados a estos animales prehistóricos, como los ocho centros de Territorio Dinópolis en Teruel o el Museo de Dinosaurios de Espéraza (Aude, Occitania, Francia). Así que no nos podíamos perder esta aportación alicantina a la causa jurásica. Dinopark Algar forma parte de la red Dinopark, que cuenta con parques temáticos similares en la República Checa, Eslovaquia y Rusia.

Llegar a Dinopark Algar

En nuestro caso, llegamos a Dinopark Algar desde Benidorm. Salimos de allí por la Autopista del Mediterráneo (AP7), y en poco más de media hora nos plantamos en Dinopark Algar. Nos costó algo encontrarlo. No hay ningún indicador del parque durante todo el trayecto (al menos nosotros no lo vimos). Así que nos metimos en Callosa d’en Sarrià y preguntamos en una gasolinera. Nos indican que debemos continuar por la carretera CV-755, que atraviesa el centro urbano. Efectivamente, un poco más adelante, en la siguiente rotonda, vemos el primer cartel indicador de Dinopark Algar.

A partir de ahí, ya vamos encontrando regularmente señales que nos van conduciendo por carreteras cada vez más estrechas, hasta entrar en un camino asfaltado. Pasamos por al lado de Les Fonts de l’Algar y del camping Fonts de l’Algar. Entre grandes invernaderos de nísperos, lejos del mundanal ruido, finalmente llegamos a Dinopark Algar. Desde Callosa d’En Sarrià, unos 15 minutos aproximadamente.

Aparcamos en una explanada justo delante de la entrada principal (el aparcamiento es gratuito). Son poco más de las 12 del mediodía, el cielo es gris, casi no hay coches y está lloviznado. Ciertamente, no son las mejores condiciones para pasar un día al aire libre. Aun así, cuatro gotas no representan ningún impedimento para nosotros, y compramos las entradas (adultos 15 €, niños 4-12 años 10 €, menores de 4 años gratis).

Entrada a Dinopark Algar

El jardín botánico Cactus d’Algar

Nada más entrar al recinto, nos invade una agradable sensación de limpieza, mantenimiento exquisito y naturaleza. Obviamente ya estamos en plena naturaleza, en la Sierra de Bernia, pero dentro del parque parece que además, nos traslademos a otras latitudes. Antes de acoger a Dinopark, el Cactus d’Algar era únicamente un jardín botánico de 6 hectáreas, con una gran colección dedicada a cactus y crasas, palmeras y cycas, y otras especies de clima tropical y mediterráneo. El jardín botánico se inauguró en 2001, y funcionó exclusivamente como tal hasta 2014, cuando aterrizó allí Dinopark. La combinación de plantas exóticas y dinosaurios le da al lugar un toque diferente.

Ha parado de llover, aunque el cielo continúa amenazante. El recorrido empieza en un camino de grava, que desciende serpenteando suavemente por una ladera, entre cuidadas terrazas ajardinadas en diferentes niveles. En ellas se cultivan, cuidan y exponen diferentes especies de plantas, muchas de ellas realmente espectaculares.

El paseo resulta muy agradable, por un camino de grava entre diferentes especies de plantas.
El jardín botánico acoge algunos cactus espectaculares.

A lo largo de la ruta encontramos zonas de descanso o picnic sombreadas, algo que seguramente resulta muy útil en días de calor, aunque hoy no es el caso. Algunas ofrecen unas magníficas vistas del valle y sus cultivos de nísperos, tan típicos de Callosa d’En Sarrià y que cuentan con Denominación de Origen propia.

Dinosaurios en el jardín botánico

El objetivo original de nuestra visita a Dinopark Algar, a pesar del jardín botánico, eran los dinosaurios. En este aspecto el parque también es muy destacable. El recorrido es el mismo que el del jardín botánico. De vez en cuando, entre cactus y palmeras, encontramos cuidadas reproducciones de dinosaurios. Algunas de ellas se mueven y emiten rugidos. A lo largo del camino se escuchan sonidos de fondo de animales, procedentes altavoces camuflados en varios puntos del parque, produciendo un efecto como si resonaran en todo el valle. Ello aporta un plus al ambiente, facilitando que el visitante se sumerja en sonidos de un bosque de hace millones de años. En el siguiente vídeo se puede apreciar perfectamente la ambientación sonora:

La combinación plantas y sonidos, incluidos los acuáticos procedentes de pequeñas acequias y cascadas a lo largo del recorrido, consiguen que el paseo por el parque sea una experiencia muy relajante. Visitar el lugar en temporada baja (y además con un clima amenazante) sin duda tuvo sus ventajas. La escasa afluencia de visitantes (y consiguiente ruido), nos permitió apreciar esa ambientación sonora, que de otra manera tal vez nos hubiese pasado algo más desapercibida.

Uno de los más espectaculares especímenes que encontramos es la reproducción de un argentinosaurus, uno de los dinosaurios más grandes que se conocen. También vemos los famosos velociraptors, espinosaurus o tyranosaurus, entre muchos otros. Los más peques se lo pasan genial viéndolos y escuchando sus gruñidos. Al igual que ocurre con las plantas, cada especie cuenta con un pequeño cartel donde se explican sus principales características.

Cine 3D y yacimiento peleontológico para los más pequeños

Ya hacia el final del recorrido, se encuentra una pequeña zona interactiva, donde los niños pueden meter la mano por unos agujeros en la pared y tocar diferentes objetos, y mediante el tacto deben adivinar que son. Por ejemplo, garras o dientes de distintos dinosaurios. Unos metros más allá, pasamos por delante de unas pequeñas casetas abiertas, con vitrinas en su interior, donde se muestran algunos fósiles y paneles explicativos.

Finalmente se llega a una gran plaza, ya en la parte más baja de Dinopark Algar. Dispone de una cafetería, con mesas y sillas en una pequeña terraza. También encontramos una zona donde los más pequeños pueden ejercer de paleontólogos desenterrando un gran fósil de dinosaurio en un yacimiento cubierto. Julià, mi hijo, juega ahí durante un rato, mientras me tomo un café y esperamos la próxima sesión de la película 3D que empieza en unos minutos.

Zona de excavación, donde los más peques ejercen de paleontólogos en un yacimiento arqueológico.

El cine 3D se halla en un pequeño edificio en la misma plaza. Entramos cuando empieza la sesión de las 13h. El encargado de la sala —el mismo que me ha servido el café en el bar hace unos minutos— abre las puertas, nos da un par de gafas 3D y entramos. Nos sentamos y al cabo de unos minutos se cierran las puertas y se apagan todas las luces. Estamos solos. La película, destinada a niños pequeños, es una mezcla de dibujos animados y documental de unos 10 minutos de duración. Los efectos 3D están muy bien conseguidos. Por el contrario, los asientos no tienen nada de 3D. Unos largos bancos con respaldo, de pura y dura madera, son los encargados de «acomodar» las posaderas y espaldas de los clientes. Menos mal que la proyección es corta.

De regreso al punto de partida

Acabada la corta sesión cinematográfica, iniciamos la vuelta hacia la zona más elevada de Dinopark Algar, donde se encuentra la entrada y la salida del parque. Antes de empezar a subir, encontramos una pequeña sorpresa: el Mar Infantil. Se trata de una pequeña piscina donde en época calurosa, los más peques pueden jugar y darse un chapuzón.

Piscina para los más pequeños.

Para subir tomamos un camino diferente, por el que vamos ascendiendo suavemente por la ladera. A lo largo del paseo descubrimos más variedades de cactus, palmeras y otras plantas, así como otros dinosaurios, en un recorrido realmente muy cuidado y entretenido. Sin darnos cuenta, llegamos al punto de partida. Nos dirigimos a la salida, donde por supuesto, hay una tienda con juguetes y otro merchandising de Dinopark. Compramos un pequeño dinosaurio de recuerdo. Cuando subimos al coche, empieza de nuevo a llover.

El recorrido por el parque es realmente agradable, con bonitos rincones casi a cada paso.

¿Vale la pena visitar Dinopark Algar?

Si viajamos con niños y/o somos aficionados a la jardinería o simplemente a la naturaleza, sin duda la respuesta es un sí rotundo. Aunque quede en un lugar un tanto recóndito, en coche se llega en un periquete. Si no disponemos de transporte propio, puede ser bastante más complicado. Durante el recorrido hasta Callosa d’En Sarrià, y prácticamente hasta la puerta de Dinopark Algar, circulamos entre grandes invernaderos de nísperos, descubriendo esta actividad agrícola tan importante en la zona, y que desconocíamos hasta la fecha.

Dinopark Algar vale la pena, y no solamente por los dinosaurios, que sin duda agradarán mucho a los niños. El jardín botánico es una pequeña joya. Además de las especies que alberga, es un placer para la vista observar lo bien cuidadas que están las plantas y las terrazas ajardinadas que las acogen, así como el perfecto mantenimiento de los caminos y las instalaciones en general.

Visitamos todo el parque en un par de horas, con la película 3D y café en el bar incluidos. Ciertamente, el tiempo no nos acompañó y fuimos ligeros. Con calorcito, seguramente nos hubiese llevado más tiempo, sobretodo por la piscina para los niños, donde seguro hubiésemos pasado un buen rato. Con todo, Dinopark Algar se visita perfectamente en una mañana o una tarde.

Entre cactus y plantas tropicales, encontramos esta truculenta escena jurásica.

Por supuesto, podemos aprovechar el día para visitar las famosas Fonts de l’Algar, un precioso paraje natural que se encuentra tan cerca de Dinopark que se puede ir andando (1 km aproximadamente). Lo llevábamos en la agenda, pero la climatología no era la mejor. Así que lo dejamos para otra ocasión.

(Fecha de la visita: viernes 24 de mayo de 2019)

Información útil

Página web oficial de Dinopark Algar

Página web Les Fonts de l’Algar

Oficina de Turismo de Callosa d’En Sarrià: C/ Sant Antoni, 2, Callosa d’En Sarrià.

Alojamiento en Callosa d’En Sarrià

Alojamiento en Benidorm

Alquiler de coches: Avis | AutoEurope | Budget |

2 Comentarios

  1. ¡Ay! ¡Me encanta este sitio!
    De acuerdo que este lugar es ideal para ir con niños, pero yo creo que lo disfrutaría igual. Está muy bien planificado y la visita debe ser más que interesante.
    Gracias por aportarnos toda la información.
    Un abrazo!!!!

    • Es un lugar pequeño y algo recóndito. Desde luego, si te gustan las plantas y/o la jardinería es un lugar digno de ver. Y por supuesto, si a los peques les gustan los dinosaurios, el complemento es perfecto. ¡Saludos!

Déjanos un comentario

Tu email no será publicado.


*