!Oh, Viena!

Viena, la capital de Austria, nos espera. Qué decir de la imperial Viena que no se haya dicho ya un millón de veces… La Ópera de Viena, el Prater, la Ringstrasse, el Parlamento austríaco… Una de las grandes y más bellas capitales europeas. Repleta de historia y cultura en cada rincón, destino de millones de turistas y viajeros de todo el mundo. Su centro histórico y su espectacular Palacio (y jardines) de Schönbrunn están declarados Patrimonio de la Humanidad. Casi nada.

Por si fuera poco, en Viena se inventó la deliciosa Tarta Sacher, el Wiener Schnitzel y el famoso pan de Viena, que elaboraban hasta en la panadería de mi pueblo. En fin, por todo eso y mucho mas, Viena es una de las ciudades imprescindibles de la vieja Europa.

La famosa Tarta Sacher, servida y presentada en el lugar donde la inventaron en 1832, el Café Sacher.

Seguramente, lo más fácil y práctico para llegar a Viena es coger un avión y plantarse allí en un par de horas. Pero a nosotros nos gusta complicarnos la vida, y realizamos el viaje por carretera con nuestro coche, y además con la caravana. Y pasando por Budapest (Ruta en caravana por Europa (1): Destino Budapest). Vaya, lo que ahora llaman un «road trip» en toda regla, pero con coche + caravana.

El trayecto entre Budapest, esencia de la vieja Europa y Viena, teóricamente fácil y relativamente corto, era poco más que «pan comido». Teóricamente. En la práctica se complicó un poco más de lo previsto, ya que llegamos a Viena con unas 6 horas y media de retraso. Pero esa es otra historia, que (luego 🙂 ) puedes leer en Ruta en caravana por Europa (2): De Budapest a Viena.

Primer contacto con Viena

El segundo día en el Donaupark Camping Klosterneuburg, por la tarde tras la siesta (no hay prisa) cogemos el coche y nos acercamos por fin a Viena. Visita relampago para comprobar recorridos, parquings, cercanía de transporte público, etc. Se tarda unos 15 minutos hasta el parking P+R Spittelau (Spittelauer Lände 12). El precio es 3,60 € / 24 horas. Da igual si estamos 1 hora o 24, el precio es 3,60 €.

Desde allí empezamos a andar por un paseo paralelo a la calle Roßauer Lände (o Rossauer Lände) y al Danubio, por donde solo circulan bicicletas (muchas a altas velocidades) y peatones paseando o practicando deporte. Parece que por la noche tiene que ser un lugar animado, ya que muchos locales parecen bares y pubs, que a esta hora aun están cerrados.

Viena. Paseo entre el parking y la estación de metro.

Unos 15 minutos mas tarde (1 km + o -) llegamos a la estación de metro de Friedensbrücke. En la misma hay máquinas donde comprar diversos tipos de billetes o abonos de transporte público, en diversos idiomas incluido el español. No los compramos de momento, lo haremos mañana cuando volvamos.

El precio de un abono de transporte público para 3 días es de unos 18 euros los dos. Visto el recorrido, el parquing y la ubicación del transporte público, nos volvemos al camping. Esto sí que es una visita relampago.

Mañana pasaremos el día en Viena. Aunque el trayecto lo realizaremos en tren. No nos convence tener que andar tanto desde el parking hasta la estación de metro y viceversa, ya que es una pérdida inútil de tiempo. Que debería repetirse cada día. Posiblemente haya algún otro parquing P+R mas practico, o tal vez se nos haya escapado algo. Sea como sea, no sera motivo de estudio ni investigación. Mañana volveremos a Viena en tren.

Viena en transporte público

El tercer día en Klosterneuburg, tras desayunar en el camping, hacia las 10 salimos disparados como un cohete interestelar hacia Viena. Como ayer desechamos definitivamente la opción P+R, hoy tomamos el tren en la estación de Klosterneuburg Kierling Bahnhof. Sale de al lado del camping, y en unos 15 minutos nos deja en Wien Spittelau Bahnhof, que enlaza con el metro hasta el centro de la ciudad. El precio del billete de tren no llega a 6 euros (ida y vuelta). Aunque creo que existe alguna otra opción más económica en la máquina expendedora. Pero el tren salía y no había tiempo para comprobaciones…

Klosterneuburg Kierling Bahnhof
Estación de ferrocarril Klosterneuburg Kierling Bahnhof.

Lo que sí hacemos al llegar a Wien Spittelau Bahnhof es comprar un abono de transporte público de la ciudad de Viena para tres días. Muy económico, 17,10 euros / adulto; los menores de 15 años los días festivos, domingos y durante el periodo de vacaciones escolares viajan gratis. No esta nada mal. Se puede adquirir en las máquinas expendedoras de las estaciones.

viena-tren
Interior de un tren de cercanías de Viena.

Cabe decir que el transporte público de Viena funciona muy bien, aunque algunas veces nos costó un poco encontrar las paradas exactas que nos indicaba Google Maps. Nada que no se pueda solucionar caminando o preguntando. Todos los transportes públicos que tomamos estaban limpios y bien cuidados.

Café Sacher de Viena

Lo primero que hacemos al llegar a Viena es cumplir un pequeño deseo, probar la tarta sacher en el lugar donde se inventó. Para ello tomamos el metro hasta Karlsplatz, y desde allí en cinco minutos andando nos plantamos en el mítico Café Sacher (Philharmoniker, 4). Pasamos por delante de la Ópera de Viena, en obras.

Cafe Sacher Viena
Cafe Sacher, Viena

Fue aquí, en el café Sacher, donde en 1832 un señor llamado Franz Sacher inventó la famosa tarta. Esta delicia consiste en un bizcocho de chocolate relleno de una fina capa de mermelada de albaricoque, y recubierto de chocolate negro. Suele ir acompañada de una bola de nata montada.

La famosa Tarta Sacher, servida y presentada en el lugar donde la inventaron en 1832, el Café Sacher.

Antes de entrar nos piden el certificado Covid (¡¡Por fin alguien nos lo pide!!!!). Pero como mi hijo de 8 años no está vacunado, antes de entrar le realizan allí mismo una prueba de antígenos, en unas dependencias separadas de la cafetería. Esperamos unos 10 minutos el resultado, y pa’dentro. La prueba es gratuita para ciudadanos europeos.

Una vez acomodados en el interior del local, nos zampamos un par de raciones de tarta, un café con leche y un Ice Tea, todo impecablemente presentado y servido, en un local de lujo. Por supuesto, el precio también es de categoría: 24,80 euros. Pero un día es un día, y cumplir un deseo no tiene precio. O si…

La Ópera de Viena y el Museo Albertina

Muy cerca del Café sacher se encuentran la Ópera de Viena y el Museo Albertina. La Ópera de Viena está considerada como una de las más importantes del mundo. Se construyó entre 1861 y 1869, aunque el resultado no gustó demasiado a los vieneses y fue bastante criticado. Tanto que uno sus dos arquitectos, Eduard van der Nüll, se suicidó; y el que fue contratado para sustituirle, August Sicard von Sicardsburg, murió poco después de un infarto.

Se inauguró el 25 de mayo de 1869, con la obra Don Giovanni de Wolfgang Amadeus Mozart. Durante la segunda guerra mundial el edificio fue bombardeado, y posteriormente se incendió. Diez años después, tras su reconstrucción, se reabrió al público con un aforo para 2.284 espectadores, en lugar de los 2.881 originales.

Opera de Viena
Ópera de Viena

Si quieres asistir a alguna representación, los precios oscilan entre los 12 € (de pie) y los más de 200 € que cuestan las mejores butacas. También puedes visitarla mediante un tour guiado de unos 40 minutos en alemán o inglés, aunque es posible realizar la visita en otros idiomas, entre ellos el español. Más información en la web oficial de la Ópera de Viena > Visitas guiadas.

Si te gustan los museos de arte, tal vez te interese visitar el Museo Albertina, muy cerca de la Ópera y del Café Sacher. Construido en el lugar que ocupaba un tramo de la antigua muralla, alberga una de las colecciones más extensas del mundo, con unos 65.000 dibujos y cerca de un millón de grabados. El edificio perteneció a la reina Maria Cristina, y en su interior se pueden contemplar obras de algunos de los más importantes artistas de la historia, como Durero, Monet, Rembrandt, Renoir, Cezanne, Matisse, Miró, Picasso, Miguel Ángel, Rafael, El Bosco y un larguísimo etcétera.

Museo Albertina Viena
Museo Albertina, Viena

Catedral de San Esteban (Stephansdom)

La Catedral de San Esteban (Stephansdom) es el edificio gótico más importante del país. Se encuentra en el corazón de Viena, en la plaza de San Esteban (Stephansplatz). Sus orígenes se remontan al siglo XII, cuando Rodolfo IV de Austria inició su construcción en el lugar donde se ubicaba una iglesia románica dedicada al mismo santo.

Lo más característico del edificio es su gran torre en forma de aguja de 137 metros de altura, que puede verse desde muchos puntos de la ciudad. Se puede llegar hasta arriba, aunque antes deberás subir 343 escalones de caracol. Las vistas sobre la ciudad desde allí tienen que ser impresionantes. Si subes nos lo cuentas.

Viena catedral de san esteban
Catedral de San Esteban, Viena.

Su interior alberga los restos de la familia de Habsburgo, el Emperador Federico III, el Príncipe Eugenio de Saboya o el duque de Habsburgo Rodolfo IV, que inició su construcción. La catedral también fue la sede de la boda de Mozart, y años después de su funeral. En las catacumbas se hallan los mausoleos de los arzobispos y cardenales de Viena.

Por los alrededores de la catedral se encuentran algunas de las principales calles comerciales del centro histórico, como Kohlmarkt, Kärntner Straße o la calle Graben, donde se alza la Columna de la Peste de Viena (Wiener Pestsäule), dedicada a la Santísima Trinidad, en homenaje a las víctimas de la peste. También muy cerca, en la calle Domgassel, está la Casa de Mozart, donde el compositor residió con su familia entre 1784 y 1787.

Cementerio Central de Viena (Zentralfriedhof)

Tras comer algo en un restaurante típico vienés llamado McDonald’s, cogemos el transporte público para dirigirnos hasta el Cementerio Central de Viena (Zentralfriedhof). He leído que es el tercero más grande de Europa tras el de la Almudena de Madrid y el de Hamburgo.

El cementerio, situado al sur de Viena, cuenta con una área donde descansan los restos de algunos de los más grandes músicos de la historia de la humanidad. En unos pocos metros se hallan Beethoven, Strauss, Brahms o Schubert. Y también el cantante y compositor vienés Falco, que fue muy popular en los años 80 con «temazos» como «Rock Me Amadeus« o «Der Kommissar«.

Viena-Beethoven
Cementerio Central de Viena. Lugar donde descansa el gran músico alemán Ludwig van Beethoven.

Pasamos toda la tarde en el Zentralfriedhof, el lugar es inmenso. Vemos coches y autobuses urbanos circulando por el cementerio, un bar abierto y un centro de información cerrado. Llegar hasta el Zentralfriedhof no es complicado, ya que el tranvía tiene paradas en las dos principales entradas del recinto.

Viena-iglesia-carlos-borromeo
Iglesia de Carlos Borromeo, en el Cementerio Central de Viena.

Tras pasear unos kilómetros por el cementerio, regresamos a Klosterneuburg. Para ello tomamos un tranvía, un metro y tres trenes de cercanías, dos de ellos realizando una sola parada… San Google Maps… Tardamos una hora y media, incluyendo una parada en un céntrico chiringuito tipo kiosco a pie de calle, para tomarnos algo fresco… estábamos muertos de sed 🙂

Ringstrasse, la gran avenida circular de Viena

Decir «Ringstrasse« es mucho más fácil que recorrerla. Se trata de una avenida circular de más de 5 kilómetros que rodea el centro de Viena, ocupando el lugar donde estaban las murallas de la ciudad. En esta avenida se encuentran muchos de los edificios y lugares de interés de la ciudad, entre ellos la mencionada Ópera de Viena.

La Ringstrasse no es una avenida en sí misma, ya que está conformada por distintas avenidas, una a continuación de otra: Stubenring, Parkring, Schubertring, Kärntner Ring, Opernring, Burgring, Dr. Karl-Renner-Ring, Dr. Karl-Lueger-Ring, Universitätsring, Schottenring

Universidad de Viena

Nos apeamos del metro en Schottenring y empezamos a andar. Enseguida llegamos a Universitätsring, donde está la impresionante Universidad de Viena (Universität Wien). Fundada en 1365​, actualmente cuenta con más de 90.000 estudiantes matriculados, lo que la convierte en la universidad más grande del país y del área germanoparlante, y una de las más grandes de Europa. En ella se pueden cursar unas 188 carreras, y trabajan más de 9.000 colaboradores de los cuales más de 6.000 son investigadores, académicos y científicos.

Universidad de Viena
Universidad de Viena.

Plaza del Ayuntamiento (Rathausplatz)

Unos pocos metros más allá, llegamos al Rathauspark, un parque urbano donde está la plaza del Ayuntamiento (Rathausplatz) y el precioso edificio del Ayuntamiento (Rathaus) de Viena. La plaza y el parque están llenos de chiringuitos de comidas y bebidas, y una pantalla gigante (300 m2) cubre parte de la fachada. Esto es así por que durante los meses de verano se organiza el Film Festival Rathausplatz.

Viena-ayuntamiento
Ayuntamiento de Viena.

El edificio fue construido entre 1872 y 1883, y es la sede administrativa y del gobierno de la ciudad, así como el lugar de reunión del Senado y del Parlamento Regional. Además el ayuntamiento alberga la Biblioteca Nacional y Municipal, así como los Archivos Municipales y Provinciales. A partir de noviembre, en la plaza se celebra el navideño Mercado de Adviento, y entre enero y marzo se construye una pista de hielo, dicen que la más bonita del mundo.

Teatro Nacional de Austria (Burgtheater)

Seguimos y enseguida nos topamos con el Teatro Nacional de Austria (Burgtheater). Lo inauguró el 14 de marzo de 1741 la Emperatriz María Teresa I de Austria, que lo construyó con la finalidad de tener un teatro cerca de su palacio de Hofburg. Vaya, un pequeño caprichito. Aunque años más tarde, en 1888, fue demolido y trasladado a su actual emplazamiento en la Ringstrasse.

En la fachada podemos ver bustos de grandes autores europeos como Goethe, Schiller, Shakespeare, Molière o Calderón de la Barca, entre otros. En el interior se pueden ver pinturas de Gustav Klint y retratos de actrices y actores famosos.

Viena-burgtheater
Teatro Nacional de Austria (Burgtheater).

Durante la segunda guerra mundial sufrió desperfectos debido a los bombardeos, y un mes más tarde tuvo lugar un incendio que lo destruyó aun más. Tras el final de la guerra fue restaurado, entre 1953 y 1955. Cuenta con unas 1200 butacas.

Parlamento de Austria (Österreichisches Parlament)

El Parlamento es otro de los edificios más famosos y emblemáticos que ver en Viena. Aunque ahora mismo está totalmente cubierto de andamios y lonas, así que nos lo imaginamos. La primera piedra se colocó en septiembre de 1874, y se finalizó en agosto de 1879. Está construido en un estilo denominado Historicismo, que recuerda al griego clásico.

Su arquitecto, Theophil von Hansen, lo edificó en un terreno equivalente a tres campos de futbol, de los cuales más de la mitad los ocupa el edificio. La gran estatua ante la fachada del Parlamento está dedicada a la diosa griega de la sabiduría, Pallas Atenea.

viena-parlamento
Parlamento de Austria, en la gran Ringstrasse de Viena. Imagen de Piotr Janeczek en Pixabay.

El edificio fue la sede austríaca del Parlamento del Imperio Austrohúngaro. Cuenta con dos grandes salas de sesiones, una es la sede del Consejo Nacional y la otra sala la ocupa el Consejo Federal, separadas por un gran pórtico central. Como otros muchos edificios vieneses, durante la II Guerra Mundial resultó muy dañado, finalizando su reconstrucción en 1956.

viena-parlamento
Esto es lo que vimos nosotros… El edificio totalmente cubierto de andamios, contenedores y lonas.

Entre mediados de septiembre y mediados de julio se realizan visitas guiadas en inglés y alemán, y entre mediados de julio hasta mediados de septiembre también en español, francés e italiano. Más información sobre las visitas al Parlamento de Austria en su página web oficial > Edificios y recorridos.

Maria-Theresien-Platz y el Barrio de los Museos

Esto es un no parar. En apenas cinco minutos llegamos a la plaza de Maria Teresa (Maria-Theresien-Platz), ya en el tramo de Burgring, dedicada a María Teresa I de Austria. Se trata de una gran plaza ajardinada, con varios museos en las cercanías. En la misma plaza, en un lado se encuentra el Museo de Historia del Arte de Viena (Kunsthistorisches Museum Wien), y en el otro el Museo de Historia Natural de Viena (Naturhistorisches Museum Wien).

Maria-Theresien-Platz
Maria-Theresien-Platz. A la izquierda de la imagen, la estatua de María Teresa de Austria, y a la derecha, parte del Museo de Historia Natural.

Cruzando la Maria-Theresien-Platz en línea recta, esta el Barrio de los Museos (Museumsquartier). Como su nombre indica, es una zona llena de museos, entre ellos los de arte Leopold Museum, Mumok y Kunsthalle, y el Architekturzentrum, dedicado a la arquitectura.

Museo de Historia Natural de Viena.
Museo de Historia Natural de Viena.

Si te gustan los museos, esto es un paraíso. Aquí puedes pasarte todo el día visitando museos. En nuestro caso nos limitamos a entrar en el Museo de Historia Natural, un tipo de museo que solemos visitar.

Palacio Imperial de Hofburg (Hofburg)

Desde Maria-Theresien-Platz, cruzando la Ringstrasse (tramo Burgring), en dos minutos llegamos al Palacio Imperial de Hofburg (Hofburg). Es el palacio más grande de la ciudad y fue la residencia de la realeza austríaca durante más de seiscientos años, así como de los emperadores del imperio austro-húngaro. El Hofburg era la residencia de invierno de la familia imperial, siendo el Palacio de Schönbrunn la de verano.

Viena, palacio Hofburg
Palacio Imperial (Hofburg).

Actualmente es la residencia del presidente de la República de Austria. Se ubica en una gran zona verde, rodeado por los jardines de Volksgarten y Burggarte. Se trata de uno de los complejos palaciegos más grandes del mundo, cuenta con 2600 estancias repartidas en 18 alas. El conjunto alberga el Museo de Sissi, la Biblioteca Nacional Austriaca y la Escuela de Invierno de Equitación, entre otros.

Una de las cosas imprescindibles que ver en el palacio son los Apartamentos Imperiales (Kaiserappartements). Son las estancias oficiales y privadas donde vivieron el emperador Francisco José y la emperatriz Sissi. La visita al Palacio se realiza con una audio guía opcional en español. Desde el palacio se llega hasta la Ópera de Viena y al Café Sacher en diez minutos andando.

Naschmarkt, el mercado más popular de Viena

Tras tanta visita cultural, tenemos hambre. Para solucionarlo, nos trasladamos hasta el Naschmarkt, ya fuera de la Ringstrasse. Se trata de un popular mercado callejero vienés, abierto todo el día y todos los días, con multitud de chiringuitos de frutas, verduras, especias, pescados, carnes y quesos, entre otras delicias. Lo hacemos a pie, ya que está a menos de 15 minutos del Palacio Imperial, así callejeamos un poco más por lugares no tan turísticos de Viena. La línea U4 del metro tiene estación en el mercado (Kettenbrückengasse).

Naschmarkt, Viena
Naschmarkt.

El Naschmarkt lleva celebrándose desde el siglo XVI, y además de los productos típicos que se pueden encontrar en los mercados, también cuenta con una gran cantidad de restaurantes de todo tipo, a precios asequibles como pudimos comprobar. Nos sentamos en la terraza de uno de ellos bajo la sombra, ya que la calor aprieta de lo lindo. Como era previsible, cuando acabamos de comer nos cogen unas ganas irresistibles de volver al camping a echar una buena siesta. Como dice el Gran Wyoming, mañana más, pero no mejor porque es imposible.

Palacio Schönbrunn, Patrimonio de la Humanidad

Hoy visitamos el Palacio Schönbrunn, conocido como el Versalles vienés. Es el único palacio de la ciudad al que entramos. Es un conjunto impresionante, en el que además del propio palacio, cuenta con bellos jardines por los que vale la pena pasear. Estamos nada más y nada menos en un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad, que no es moco de pavo.

Viena-palacio-Schonbrunn
Palacio Schönbrunn, fachada posterior.

El palacio cuenta con más de 1.400 habitaciones, de las que se pueden visitar unas 40. Como curiosidad, fue en Schönbrunn donde Mozart realizó su primer recital ante la emperatriz Maria Teresa. En el complejo palaciego se encuentra el Museo de Carruajes Imperiales, una colección que incluye la carroza de cuatro toneladas fabricada para la coronación de José II, o la carroza fúnebre de Sissi. El palacio también acoge el Museo infantil de Schönbrunn, donde se muestra a los niños, de forma entretenida y amena, como era la vida en el palacio- En los jardines encontramos un laberinto vegetal.

Gran Galeria Palacio Schonbrunn, Viena
Gran Galeria del Palacio Schönbrunn , donde se celebraban los bailes, recepciones y banquetes imperiales. Es la única habitación del Palacio donde se permitía tomar fotos.

Algo que se debe hacer sí o sí en Schönbrunn es subir hasta la Gloriette, ubicada en la cima de una colina. Desde allí se obtienen una vistas incomparables del palacio y los jardines, con Viena como telón de fondo. Para llegar hasta la Gloriette tendrás que caminar unos 15-20 minutos, y aunque es cuesta arriba es una caminata agradable.

Una vez allí, nos refrescamos y tomamos algo. El lugar cuenta con un café restaurante y un mini chiringuito de refrescos. Desde la Gloriette, caminando unos cinco – diez minutos por un bonito camino (Gloriettestraße) se puede acceder al zooTiergarten Schönbrunn por su entrada superior.

Schonbrunn desde la glorieta
El Palacio y los jardines de Schönbrunn, con Viena al fondo, desde la Gloriette.

Existen varias modalidades de entradas, en nuestro caso compramos la «Grand Tour», que cuesta 22 € / adulto y 15 € / niños de 6 a 18 años, con audio guía en castellano incluida. El recorrido esta perfectamente señalizado, y al llegar a cada sala la audio guía narra la historia del lugar y sus personajes. Dura una hora aproximadamente, y es bastante entretenido. El palacio es realmente bonito, muy rococó y recargado como era costumbre en la época, mostrando el poderío imperial. Es un lugar que hay que visitar sí o sí. Si es Patrimonio de la Humanidad por algo sera.

Tiergarten Schönbrunn, el zoo más antiguo del mundo

Si has subido hasta la Gloriette del Palacio de Schönbrunn y ya has visitado el palacio y los jardines, no hace falta que vuelvas a bajar. Desde la Gloriette, toma el bonito camino Gloriettestraße y en unos cinco – diez minutos llegaras al acceso superior del zoo Tiergarten Schönbrunn. Abajo en los jardines esta la entrada principal.

Gloriettestrasse Viena
La Gloriettestraße, un bonito camino por el que se puede acceder al zoo desde la Gloriette del Palacio.

Según dicen es el zoológico más antiguo del mundo, fundado como una «casa de fieras imperial» en 1752. La entrada nos cuesta casi tanto como la del Palacio (22 € / adulto + 11 € niño = 33 € del ala). A mi hijo le hace ilusión, así que pa’dentro. Comemos allí mismo un par de Hot Dog Frankfurter cada uno, que estaban buenísimos. También es cierto que teníamos mucha hambre y hubiésemos encontrado sabrosa hasta una suela de zapato.

Zoo Tiergarten Schönbrunn
Tiergarten Schönbrunn, Viena.

Recorriendo el Tiergarten acabamos de pasar la tarde.

Prater, el mítico parque de atracciones vienés

«Si miras desde aquí a los hombres, parecen hormiguitas; que más da una más o una menos». Es una de las frases que Harry Lime dice a Holly Martins en la gran película «El tercer hombre«, ambientada en una ruinosa Viena de la posguerra en 1947. Se lo dice desde lo alto de la mítica Noria Gigante del Prater de Viena. Es un lugar con mucha historia, y uno de los lugares imprescindibles que ver en Viena.

Noria del Prater de Viena
La mítica noria del Prater de Viena.

Llegamos al Prater con nuestro coche, que aparcamos en un parking al lado mismo del parque de atracciones (Prater 9, 1020 Wien). De hecho, por una de las puertas de peatones del parking se accede directamente al parque. No hay que pagar entrada, pero sí las atracciones. No sé si es mejor o peor, lógicamente la valoración depende de las atracciones a las que subamos. Sea como sea, es posible entrar al Prater solamente para pasear y tomar algo. Aunque hacer solo eso con niños es misión imposible.

El Prater ocupa una superficie de 600 hectáreas nada menos. Es un auténtico pulmón verde, donde los vieneses practican deporte, pasean o acuden con la familia los dias de fiesta. Su avenida principal, la rectilínea Prater Hauptallee, tiene una longitud de 4,5 km y en ella se plantaron miles de árboles que la acompañan en su recorrido. En sus orígenes fue un coto imperial de caza solo accesible para la aristocracia, hasta que en 1776 el emperador austríaco José II donó la zona a los vieneses como un centro de ocio público.

Prater de Viena, entrada
Entrada al Prater de Viena.

Aquí tuvo lugar en 1873 la primera y única Exposición Mundial que se ha celebrado en Viena. En 1895 se inauguró el parque de atracciones, que dicen que es el más antiguo del mundo. Hoy en dia se conservan muchas de las atracciones originales. La Noria Gigante —de 60 metros de altura— se inauguró en 1897 durante la celebración del 50 aniversario de la coronación de Francisco José I, emperador de Austria, rey de Hungría y rey de Bohemia. La Noria Gigante del Prater es otro de los símbolos de Viena.

Durante la II Guerra Mundial gran parte del Prater quedó en estado ruinoso, especialmente durante los últimos dias de la guerra, cuando los bombardeos destruyeron la noria. Se reconstruyó rápidamente, pero la mitad de las 30 cabinas que tenía originalmente no se volvieron a colocar. Están debajo de la noria, a modo de exposición. En 2011 se instaló en el Prater el Museo Madame Tussauds, una cadena de museos de cera con sedes en todo el mundo.

Calle del Prater de Viena
Prater de Viena.

A parte de su impresionante historia y su utilidad como gran espacio verde, que no es poco, no deja de ser un parque de atracciones al uso. Caballitos, casas de terror, autos de choque, norias, montañas rusas, y todas las atracciones que se pueden encontrar en cualquier parque de atracciones. Eso sí, aquí con mucho más glamour y pátina histórica.

Poco más que decir. Mi hijo se lo pasa pipa subiendo a muchas atracciones. Por desgracia le asusta subir a la Noria Gigante y me quedo con las ganas. Comemos unos frankfurts con patatas fritas en un chiringuito y luego continuamos la orgía de túneles del terror, mini montañas rusas y coches de choque…

Más cosas que ver si hay tiempo

No se puede ir a París y no ver la Torre Eiffel, o a Praga y no ver su reloj astronómico, o a Budapest y no ver su Puente de las cadenas. En cada lugar hay algunas visitas imprescindibles, y otras que no tanto. Quitando las tres, cuatro o diez cosas imprescindibles de verdad, luego cada cual decide lo que es mas importante y lo que es prescindible, según sus gustos y costumbres.

En Viena vimos lo que queríamos ver. Con algo más de tiempo, probablemente hubiésemos visitado el Parque de la Ciudad (Stadtpark) del que dicen que es el parque más bonito de la ciudad, y el más antiguo; la Casa Museo Freud, el Museo de las Ilusiones, el Palacio Belvedere o el complejo residencial Hundertwasserhaus, cuya arquitectura dicen que recuerda a Gaudí. En todo caso, lo dejamos para la próxima. ¡Hasta siempre Viena! Auf Wiedersehen Wien!

Viena Schonbrunn J8 1

Bonus: Tras los pasos de la Viena de Ultravox

En Viena se rodó parte del videoclip «Vienna«, tema memorable que a principios de la década 1980 catapultó al grupo británico Ultravox a las primeras posiciones de las listas de éxitos. El grupo británico era uno de los favoritos de nuestra pandilla de entonces, y acostumbraba a sonar mucho en cualquier reunión o fiesta de las muchas que organizábamos.

Como no había estado antes en Viena, en esta primera ocasión aproveché para visitar los lugares donde se rodaron algunas de las escenas del videoclip, 40 años después. ¿Friki? Tal vez. Pero era algo que tenía ganas de hacer, y ya que estaba en Viena no iba a desaprovechar la ocasión. Si te interesa, hay un post entero para hablar de ello: En busca de la Viena de Ultravox (fecha de publicación prevista: 1/12/2021).

Ultravox San Carlos2 Viena

Información útil

.

Tal vez te interese

Recursos útiles

Civitatis  - Actividades en español en todo el mundo.

Intermundial - El mejor seguro para tus viajes.


10% DESCUENTO + 10% DESCUENTO A VECES VEO VIAJES = 20% DESCUENT0

Booking.com - Hoteles, casas y mucho más.

Erasmusu- Alojamiento para estudiantes.

Pitchup - (campings).

CampingCard ACSI - (campings).

Caramaps - (campings y áreas de servicio en ruta)

SkyScanner - El mejor buscador de vuelos.

Avis - Cancelación gratuita en los alquileres europeos.

AutoEurope - Alquiler de coches en todo el mundo.

Budget - Modifica tu reserva sin cargos adicionales.

VíaMichelín - Calcula tu ruta (opción cálculo con caravana).

Hidden Content

4 comentarios en «!Oh, Viena!»

    • Estoy completamente de acuerdo. Imperial y majestuosa son adjetivos perfectos para Viena. Muchas gracias a ti por el comentario, saludos cordiales 🍻

      Responder

Deja un comentario

 ¿TE VIENES DE VIAJE?

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN Y TE AVISAREMOS CUANDO PUBLIQUEMOS UN NUEVO POST