La aventura de viajar — Javier Reverte

Una de las razones por la que nos gusta tanto viajar es porque haciéndolo revivimos aquellos momentos de nuestra niñez, cuando todo era nuevo y emocionante. Cuando disfrutábamos, aunque no lo supiésemos, de aquel afán de descubrimiento permanente que hacía que cada día fuese una aventura. Ese es el mensaje que me ha transmitido La aventura de Viajar.

En él, su autor, Javier Reverte, nos acompaña y describe pinceladas de sus viajes por todo el mundo, algunos de los cuales posteriormente plasmó en diversos libros. Desde las primeras excursiones colegiales a la Sierra de Madrid en unos autocares viejos y atrotinados, los veranos de niño en Cercedilla y Valsaín, hasta los posteriores viajes por Europa y el mundo, ya como periodista, el autor nos invita a un recorrido vital donde recuerda aventuras y vivencias en los más variopintos lugares.

“Fue el periodismo el que me hizo viajero”, confiesa Reverte. Será por eso, pero aun así, no demasiadas personas han tenido la oportunidad de vivir en primera persona acontecimientos que cambiaron el mundo y quedaron escritos en los libros de historia. Javier Reverte es una de ellas.

Su primer viaje importante como reportero fue nada más y nada menos a la Belfast de los años 70. En sus barrios católicos y protestantes siempre en lucha, estallaban cuatro o cinco o más bombas cada día. Con el IRA, los paramilitares protestantes, la policía y los soldados británicos como protagonistas de la historia.

“Entre los dones de la tierra —escribió Rudyard Kipling— hay pocos comparables a la alegría de entrar en contacto con un nuevo país. Tando da que se hayan escrito sobre él enciclopedias enteras; cada nuevo espectador es, para sí mismo, un Hernán Cortés”

En los 80 visitó Nicaragua, Guatemala y el Salvador, zonas de conflicto y guerras civiles. Volvió años más tarde para documentarse para su Trilogía de Centroamérica. “Al recordar ahora aquellos viajes a Centroamérica, me acomete una cierta nostalgia. Siento que nada de cuanto escribí puede compararse con la intensidad de lo que viví, pues cabalgué a lomos de la aventura durante varios años y ello supuso para mí una experiencia única e inolvidable, la mejor de mi vida junto con el amor y la paternidad“, confiesa en el libro.

En los 90 estuvo en el escenario de la guerra de los Balcanes, donde entre otras aventuras, en Croacia intentó entrevistar a un español que, enviado como corresponsal de guerra por La Vanguardia, dejó su trabajo y fundó una brigada de mercenarios internacionales.

Acompañó a los reyes de España, así como a diferentes presidentes del gobierno de turno en sus viajes oficiales. De ellos explica algunas anécdotas curiosas. Realizó reportajes para revistas y televisión, como el que le llevó a un crucero de trece días entre Río de Janeiro y Miami. Fue hasta Kioto para conocer las costumbres de las míticas geishas. Viajó a las islas Malvinas pocos años después de la corta guerra entre Argentina y el Reino Unido, donde conoció a sus “solitarios y poco sociables” habitantes, los rudos kelpers, y el único pub de Port Stanley, donde se reunían todos los borrachos del pueblo… y la única prostituta de las Malvinas.

Estas son solamente algunas de las historias extraordinarias de Javier reverte que podemos disfrutar en este libro. Hay muchas más, fruto de toda una vida de viajes. Aunque lo mejor siempre está por venir.

—¿Cuál ha sido el mejor de sus viajes? —me preguntan a menudo los jóvenes periodistas.
—El mejor de los viajes es el próximo —les contesto.

La aventura de viajar en Amazon
La aventura de viajar en Casa del Libro

 

Sé el primero en comentar

Déjanos un comentario

Tu email no será publicado.


*