Que ver en Budapest, esencia de la vieja Europa

Como se explica en Ruta en caravana por Europa (1): Destino Budapest, una importante particularidad de esta visita a la capital de Hungría es que tuvimos el privilegio de contar con unos anfitriones de lujo. Se trata de unos amigos a los que conocimos casualmente durante nuestro viaje en caravana por Eslovenia, cuando coincidimos en el Camping Bled. En esta ocasión el lugar que escogimos fue el Zugligeti ‘Niche’ Camping, el peor camping en que hemos estado hasta la fecha, con diferencia (ver reseña: Budapest (Hungría) | Zugligeti ‘Niche’ Camping).

Gracias a ellos conocimos lugares y rincones de Budapest poco turísticos, así como algunas rutinas y quehaceres cotidianos de sus habitantes. En algunos momentos nos sentimos casi como si fuésemos unos aquincenses más. Son unas entrañables y bellísimas personas, y les deseamos lo mejor.

Por supuesto, además visitamos muchos de los «imperdibles» de la capital de Hungría: el Bastión de los Pescadores, el Parlamento, algún que otro ruin pub, las célebres Termas Széchenyi, la Plaza de los Héroes, la Avenida Andrássy, la Basílica de Sant Esteban (Szent István), la Ciudadela de Budapest… Pero antes de presentarte nuestra lista de cosas que ver en Budapest, vayamos por partes.

Dinero y precios en Budapest

money 2180330 1280 800px 1
Imagen de Kevin SchneiderPixabay

Aunque Hungría se encuentra en Europa, no forma parte de la zona euro. La moneda de hungría es el Florín húgaro (HUF) y 1 Euro equivale a unos 350 HUF. Los precios en Budapest, en general son similares a los de España, así que no es un destino especialmente caro. Los productos básicos de alimentación en los supermercados incluso son más económicos. Obviamente, en los lugares turísticos, los precios son más elevados.

Por ejemplo (precios julio 2021): en el Hard Rock Café Budapest (Deák Ferenc u. 3-5), en la bonita plaza Vörösmarty (Vörösmarty tér), una cerveza de 1/2 litro y un Nestea nos costó 2250 florines húngaros (6,24 €). Un buen parking en pleno centro de la ciudad (en nuestro caso el parking del hotel Kempinski Corvinus Budapest), cuesta unos 3 € / hora al cambio. Diésel aproximadamente desde 1,26 € / litro en una gasolinera de la capital a los 1,42 € en la autopista. Un paquete de Camel unos 1500 HUF (4,28 €) en un estanco. Una cena en la terraza de un restaurante medio en el centro, unos 22 euros / persona, bebidas y cafés incluidos. Billete sencillo se transporte público 1 €.

Hard Rock Café Budapest
Hard Rock Café Budapest.

En la gran mayoría de comercios aceptan las tarjetas de crédito habituales, realmente no encontramos ningún sitio donde no pudiésemos pagar con tarjeta. Para sacar dinero en los cajeros hay que fijarse bien en las comisiones, igual que aquí. Un consejo aplicable a cualquier viaje es llevar siempre encima un par de tarjetas de cuentas diferentes. Por si una se estropea o pierde, y para poder disponer de dinero en más de una cuenta.

Existe una página web estupenda para consultar la equivalencia en euros de cualquier moneda, muy útil cuando viajamos a un país con moneda diferente al euro. Se trata Conversor de divisas XE. Muy útil por ejemplo para calcular el precio en euros de cualquier producto en un comercio. Muy fácil de usar.

Budapest en transporte público

El segundo día, por la tarde nos sacamos un abono de transporte público en una de las máquinas expendedoras que hay por la ciudad. De entre las diferentes opciones, escogimos el abono de 72 horas (4150 HUF / persona = 12 € / persona) y pudimos utilizar metro, tranvia y autobús ilimitadamente durante ese tiempo. Muy económico y práctico para moverse por Budapest.

Tranvías Budapest
Tranvias modernos de Budapest.

Y así lo hicimos, nos movimos mucho en transporte público, y de él no podemos decir más que cosas buenas. Creo que el mejor que he visto en una gran ciudad hasta el momento. Muy bien coordinado, y en caso de transbordos nunca caminamos más de uno o dos minutos. Además, está limpio y es puntual.

Los abonos de transporte público también pueden adquirirse mediante la aplicación Mobile Ticket de la BKK (Budapesti Közlekedési Központ), la mayor empresa de transporte público de Budapest y una de las más grandes de Europa. En https://bkk.hu/en/tickets-and-passes/prices/ hay información sobre tipos y precios de los abonos de transporte público de Budapest.

Metro Budapest
Metro de Budapest

La aplicación Google Maps del móvil nos funcionó a la perfección en la tarea de movernos por la ciudad, hecho que se agradece cuando los carteles e indicaciones están en un idioma no precisamente fácil. Tan solo introduciendo la dirección a la que queremos ir y dándole a «como llegar» (marcando el icono de «transporte público»), la aplicación nos indica la línea de metro / bus / tranvía que debemos tomar, donde está la parada más cercana y la parada en que debemos apearnos, así como el punto en que nos encontramos en cada momento del trayecto o las posibles combinaciones en caso de enlace con otra línea.

La línea 2 del tranvía y la línea 1 del Metro de Budapest

Una buena opción para ver algunos de los monumentos más importantes de Budapest es tomando la famosa línea 2 del tranvía. Se inicia en la plaza Jászai Mari (Jászai Mari tér), y se dirige hacia el sur de Pest, rodeando el Parlamento. A lo largo de su trazado —en su mayor parte paralelo al Danubio— se pueden contemplar (algunos en la distancia, al otro lado del río) el Puente Margarita, el Parlamento, el Bastión de los Pescadores, Puente de las Cadenas, el Castillo de Buda, el monte Gellert o la Ciudadela. Conveniente para hacerse una idea general del lugar y la ubicación de los puntos de interés.

IMG 20210723 190943 800px 1
Tranvias de Budapest, modelos antiguos. A la izquierda, buses urbanos.

El trayecto más interesante se encuentra entre Jászai Mari tér y Fővam tér,donde podemos apearnos, a dos pasos del Mercado Central de Budapest. Hay otro aliciente más, ya que los tranvías de esta línea son modelos antiguos y el hecho de viajar unos minutos en estos vehículos históricos ya vale la pena por si mismo.

IMG 20210720 185326 800px 1
Metro de Budapest.

En cuanto a la línea 1 del metro de Budapest (línea amarilla) se trata de la más antigua en funcionamiento de toda Europa continental. Funciona desde 1896, y en 2002 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. A parte de las connotaciones históricas, esta línea de metro puede resultar muy útil. Une el centro de Budapest, en la plaza Vörösmarty (Vörösmarty tér) con el Parque de la Ciudad (Városliget). Su trazado discurre bajo la Avenida Andrássy, y es perfecto para recorrer los principales puntos de interés de la avenida como la Ópera, o llegar hasta el Parque de la Ciudad y las imprescindibles Termas Széchenyi.

Que ver en Budapest: Budapest Garden, un espacio ludico

No es un monumento ni un lugar turístico, pero es una buena opción si se viaja con niños y hay tiempo. La misma tarde que llegamos al camping, nuestros amigos nos llevaron en su coche a un lugar llamado Budapest Garden (Árpád Fejedelem útja 125). Se encuentra cerca del paseo paralelo al Danubio, en el lado de Buda.

Budapest
Budapest Garden. Foto: Budapest Garden Gallery

Como su nombre sugiere, se trata de un parque lúdico urbano de 1,3 hectáreas, con zonas de parque infantil, colchonetas, cine al aire libre, mini campo de futbol, pistas de voleibol y skate, así como chiringuitos de comida rápida, bares y terrazas donde comer o tomar algo mientras los niños juegan.

De camino de vuelta hacia el camping, tras cenar unas hamburgusesas allí mismo, pasamos por delante del Parlamento de Hungría, situado en la otra orilla. Ya es noche cerrada, y tomamos esta bonita fotografía. Solo por ella ya valió la pena ir al Budapest Garden.

Parlamento de Hungría Budapest
Parlamento de Hungría. Foto tomada desde el muelle Angelo Rotta (Angelo Rotta rakpart).

La Colina de Buda y sus tesoros

El segundo dia —y primera mañana— en Budapest, nos levantamos con lluvia. Aun así no tenemos demasiadas ganas de quedarnos en el camping, que con este dia gris y lluvioso adquiere connotaciones rozando lo tétrico. Además ayer quedamos para hoy con nuestros amigos húngaros, así que no dudamos ni por un momento en acudir a la cita.

Vamos a visitar la zona del castillo de Buda, en lo alto de la colina homónima. Nos desplazamos con nuestro vehículo particular, ya que todavía no disponemos de las tarjetas de transporte público. Gracias a nuestros guías de lujo, encontramos aparcamiento en una calle muy cerca de nuestro destino, justo delante del Museo Hospital de la Roca (Lovas út 4/c), del que hablaremos luego. Pagamos en un parquímetro y continuamos a pie.

Otra forma de llegar, aunque no la probamos, es con el Funicular de Budavár, que sale desde enfrente del Puente de las Cadenas, en la plaza Clark Ádám tér, al lado del túnel de Buda. Y si hay ganas de caminar, se puede subir por la cuesta que sale a la izquierda del funicular, o a unos metros, por las escaleras de Király lépcső. Una opción práctica para conocer algo más el lugar sería subir en el funicular y bajar andando por la cuesta o las escaleras.

Bastión de los pescadores (Halászbástya)

El Bastión de los Pescadores está situado en la colina del Castillo de Buda, en un extremo de la plaza de la Santísima Trinidad (Szentháromság tér). Sus siete torres conmemoran a las siete tribus fundadoras Hungría, que se establecieron en la zona hacia el año 896. Desde allí obtenemos unas fantásticas vistas de Pest, el Danubio y el Parlamento de Hungría. El panorama de la orilla del Danubio que estamos observando pertenece al Patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Aunque hoy las vistas no son especialmente buenas, ya que está lloviendo.

Bastión de los Pescadores.
Que ver en Budapest
Vista desde el Bastión de los Pescadores (Buda), con el Danubio y el Parlamento de Hungría en la otra orilla del río (Pest).

En la misma plaza de la Santísima Trinidad se halla la Iglesia de Matías, sede de coronaciones de grandes reyes, entre ellas la de Francisco José y la archifamosa emperatriz Sisi. Entre el Bastión y la iglesia se alza una escultura ecuestre del rey Esteban I de Hungría. Precisamente la ciudad de Buda creció alrededor del castillo y de la iglesia de San Matías.

Distrito del Castillo (Várnegyed)

Budapest
Paseando por el Barrio del Castillo. Esta es la única foto que pude hacer, ya que empezó a diluviar.

No para de llover, pero continuamos la visita por el distrito o barrio del castilloVárnegyed para los húngaros—, que también es Patrimonio de la Humanidad. Recorremos algunas de sus calles, procurando ponernos a cubierto cuando la lluvia arrecia. Es un barrio de apariencia muy elegante y señorial, con numerosos museos y edificios históricos, entre ellos la sede del presidente de la república (Palacio Sándor), el edificio del Archivo Nacional de Hungría (Magyar Nemzeti Levéltár), el Instituto y Museo de Historia Militar (Hadtörténeti Intézet és Múzeum) y varias embajadas.

Instituto y Museo de Historia Militar.

Parece que la lluvia no amaina, y decidimos aplazar la visita al Castillo de Buda, al menos por el momento. Regresamos al coche todo lo deprisa que podemos. Afortunadamente está cerca, frente al Museo Hospital de la Roca. Cuando llegamos, ya que estamos allí decidimos entrar para visitarlo mientras llueve.

Museo Hospital de la Roca (Sziklakórház Atombunker Múzeum)

Teníamos dudas sobre si visitar este museo, ya que nos habían contado que al estar dedicado básicamente a temas militares / bélicos, tal vez no es un lugar adecuado para niños. A pesar de ello entramos, ya que al fin y al cabo lo que aquí se expone no es otra cosa que historia. Fue un acierto.

Entrada del Museo Hospital en la Roca.

En el interior de la Colina del Castillo existe un sistema de cuevas de unos 10 km de longitud. Durante la Segunda Guerra Mundial se utilizó como refugio ante posibles bombardeos, y entre 1941 y 1943 se convirtió en hospital. También se usó en la época de la Revolución Húngara de 1956. Durante la Guerra Fría fue un búnker atómico, secreto hasta 2002.

Museo Hospital de la Roca.

Hoy el lugar aloja el Museo Hospital de la Roca (Sziklakórház Atombunker Múzeum), que solo se puede visitar mediante visita guiada, con opción de audioguía disponible en español. A lo largo de las galerías se muestran las diferentes salas del hospital, mediante escenarios recreados con figuras de cera (he leído que es la la exposición de figuras de cera más grande de Hungría). También cuenta con mucho mobiliario e instrumentos médicos de la época.

IMG 20210719 141903 800
Museo Hospital de la Roca.

Tras el recorrido por las cuevas, visitamos un par de exposiciones permanentes en el mismo museo, una sobre el asedio de Budapest (1944-1945) y otra sobre las armas nucleares, con la colaboración del museo japonés Hiroshima Peace Memorial Museum. Ambas muy interesantes. En el interior de las cuevas la temperatura es baja, por lo que es muy aconsejable llevar algo de abrigo. Por si acaso, en el mismo museo antes de entrar a las galerías, facilitan unos abrigos largos un poco cutres pero que cumplen su función.

Castillo de Buda (Budavári Palota)

Castillo de Buda, Budapest
El Castillo de Buda, desde Pest.

Tras la visita al Museo Hospital de la Roca, nos dirigimos Castillo de Buda (Budavári Palota) también llamado Castillo Real, ya que esta era la residencia de los reyes de Hungría. Como ya no hay reyes en el país, en el interior del castillo se han ubicado dos museos, el Museo de Historia de Budapest (Budapesti Történeti Múzeum) y la Galería Nacional de Hungría (Magyar Nemzeti Galéria), además de la Biblioteca Széchenyi.

No somos muy de museos —aunque de vez en cuando entramos en alguno—, y decidimos no visitar ninguno de los dos. Sus temáticas no nos fascinan especialmente, y hoy ya hemos cubierto la cuota museística. Y la mejor excusa de todas: se nos ha hecho tarde y debemos ir a comer algo.

Calle Váci (Váci Utca), en el corazón de Budapest

Tercer día en Budapest. Por fin disfrutamos de una jornada entera de sol y buen tiempo. Ayer por la tarde nos hicimos con el abono de transporte publico de 72 horas, y ya podemos utilizar metro, tranvia y autobús ilimitadamente. Algo que nos sorprende, aunque ya estábamos avisados, es el uso de la mascarilla. A pesar de que en la mayoría de Europa su uso es obligatorio en interiores y la obligación se respeta bastante, aquí casi nadie la lleva, aunque el vehículo vaya lleno hasta los topes. La llevamos nosotros y algun que otro despistado.

Budapest
Váci Utca.

Por la mañana nos acercamos al centro en el bus de la línea 291, que tiene su inicio y su final a 200 metros de nuestro camping. Una vez allí, recorremos la calle Váci (Váci Utca), una calle peatonal que forma parte del corazón turístico y comercial de Budapest, y que junto con la Avenida Andrassy es la calle más importante de la ciudad. A lo largo de nuestro paseo encontramos centros comerciales, tiendas de recuerdos, cadenas de moda como Zara, Mango, Hugo Boss, Lacoste, H&M…, hoteles, restaurantes, cafeterías…

Había leído que esta calle siempre está repleta de locales y turistas paseando arriba y abajo. Pero lo cierto es que cuando pasamos nosotros apenas había nadie, y lo aprovechamos para tomárnoslo con calma y disfrutar de esta excepcionalidad. Entramos en un par de tiendas de recuerdos, para comprar el típico imán para la nevera y un adhesivo de Hungría para la caravana, donde vamos pegando los escudos o banderas de los países que visitamos.

Mercado Central (Nagy Vásárcsarnok)

Al final de la calle Váci Utca se encuentra la plaza Fővám (Fővám tér), con algunas cafeterías y terrazas muy animadas. Nos detenemos allí en un Starbucks, para tomar algo refrescante y luego continuamos andando por la plaza en dirección al Mercado Central (Nagy Vásárcsarnok), que está frente a nosotros cruzando el bulevar Vámház (Vámház körút). Muy cerca de allí se encuentra el Puente de la Libertad (Szabadság híd), al otro lado del cual se encuentran el Hotel y las famosas Termas Gellért (Gellért Gyógyfürdő és Uszoda).

Mercado Central de Budapest
Mercado Central de Budapest.

El Mercado Central de Budapest (s XIX) es el mercado cubierto más grande de la ciudad. Debido a los daños sufridos en la Segunda Guerra Mundial, empezó su declive hasta que fue declarado en ruinas en 1991. Poco después se restauró y hoy es uno de los edificos más populares de la ciudad.

Mercado Central de Budapest.

El aspecto clásico del interior, sus puestos con todo tipo de productos y precios anunciados en húngaro y la sensación de amplitud que tuvimos —tampoco había mucha gente—, nos gustaron mucho. En la planta superior hay puestos de comida, aunque no los probamos. Sin duda es una visita totalmente recomendada.

Parlamento de Hungría (Országház), imprescindible

Parlamento de Hungría, Budapest
Parlamento de Hungría.

Llegar al archifamoso Parlamento de Hungría (Országház) desde el Mercado Central o viceversa es muy fácil. Hay que tomar la línea 2 del tranvía, de la que ya hemos hablado anteriormente en el capítulo de transporte público. La parada (Fővam tér) está a unos pocos metros de la puerta principal del mercado en dirección al Puente de la Libertad (Szabadság híd). Nos subimos en el tranvía y unos 15 minutos más tarde nos apeamos en Kossuth Lajos tér, a dos pasos del Parlamento.

Parada del tranvia y Puente de la Libertad.

Este es sin duda uno de los lugares más icónicos y fotografiados de Budapest. Fue construido entre 1885 y 1904, y su interior decorado con mármol y oro. Es el edificio más grande del país y el segundo mayor parlamento del mundo tras del de Rumanía. La primera sesión de la Asamblea Nacional se celebró el 8 de junio de 1896, con las obras aun inacabadas.

IMG 20210720 123330 800
Parlamento de Hungría.

Su interior solo puede visitarse mediante visitas guiadas de unos 45 minutos de duración. El sitio oficial y autorizado por la Oficina del Parlamento de venta de entradas para las visitas guiadas, incluidas en español, es este.

Parlamento de Hungría.

En la inmensa plaza en la que se encuentra el parlamento húngaro, Kossuth Lajos tér, se encuentran otros edificios y monumentos dignos de admirar, como el Ministerio de Agricultura (Agrárminisztérium), el Museo etnográfico (Néprajzi Múzeum), o la estatua ecuestre de Rakoczi Ferenc, líder de la guerra de independencia húngara de 1703-1711 contra el dominio de los Habsburgo.

IMG 20210720 123821 800
Estatua ecuestre de Rakoczi Ferenc.

Muy cerca, más o menos entre la estatua y el edificio del Parlamento, puede pasar desapercibido el Memorial de la Revolución Húngara de 1956, que en su subterráneo alberga un interesante museo que cuenta la sangrienta historia (en húngaro e inglés) del levantamiento húngaro contra el dominio soviético. Desde fuera apenas se aprecia la entrada, y puede pasar desapercibida entre tantos monumentos y edificos imponentes. A nosotros se nos pasó…

Entrada al Memorial de la Revolución Húngara de 1956. Foto: Geb0541Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International

Jardín Károlyi (Károlyi-kert), el más antiguo de Budapest

2048px Karolyi
Jardín Károlyi. Foto: Czimmy at Hungarian Wikipedia

Ya por la tarde, volvemos al centro. Quedamos con nuestros amigos en una parada de transporte público, y desde allí nos acompañan a un precioso parque, donde acostumbran a ir con los niños. Aunque en ese momento no lo sabíamos, se trata del Jardín Károlyi (Károlyi-kert), el jardín más antiguo de Budapest, que desde finales del siglo XVII ocupa el mismo lugar. Se encuentra en pleno corazón de Budapest (distrito V), encajonado entre edificios. Ocupa una superficie de algo menos de 1 hectárea, y su perímetro está rodeado por setos y protegido por una alta cerca de hierro, que proporcionan intimidad y seguridad.

Realmente no está muy a la vista, a no ser que sepamos donde vamos o pasemos por allí casualmente. Está muy bien cuidado, con grandes árboles en todo su perímetro que proveen amplias zonas de sombra que se agradece en verano; césped, sinuosos senderos y flores y plantas en parterres. Por supuesto también cuenta con zonas de juegos para los más peques.

Karolyi kert bejarata 2009
Jardín Károlyi. Foto: Creative Commons Attribution 2.0 Generic

Aunque con toda seguridad el entorno que lo rodea ha cambiado mucho a lo largo de los siglos, este rincón de Budapest continua desprendiendo una atmósfera tranquila y relajante. Se puede acceder al jardín por las calles adyacentes: Henszlmann Imre utca, Ferenczy István utca o Magyar utca. Se encuentra cerca del Museo Nacional Húngaro (Magyar Nemzeti Múzeum).

Los «ruin pubs», otra visita imprescindible en Budapest

IMG 20210720 192632 800
Szimpla Kert

Sin duda, otra cosa que hay que visitar sí o sí en Budapest es algun «ruin pub«. La historia de estos singulares locales de ocio es relativamente reciente. Hacia principios de este siglo XXI, alguien tuvo la brillante idea de alquilar a precios asequibles edificios enteros que estaban en ruinas —de ahí el nombre de ruin pubs— para intentar detener su degradación.

IMG 20210720 192729 1
Szimpla Kert.

En esas circunstancias, en 2002 cuatro filólogos fundaron el primer ruin pub en el patio de un antiguo edificio de pisos que iba a ser derruido, y con el tiempo fueron ampliando el negocio hasta ocupar las dos plantas de la casa. Se trataba del Little Szimpla, antecesor del actual Szimpla Kert. Durante el horario de tarde dejan entrar a niños (con sus padres obviamente).

IMG 20210720 192845 800
Szimpla Kert.

Otra característica de los ruin pubs es la decoración y distribución de los espacios. La experiencia resulta bastante alucinante para quien no ha estado nunca en un ruin pub. Suele haber muchas salas y rincones, con mobiliario reutilizado, viejo y sin relación entre sí. Y objetos decorativos en lo que cabe de todo, desde bicicletas, bolas de discoteca, monitores de ordenador, bañeras o cualquier artilugio imaginable. Vale la pena verlo.

Antes de dar por finalizada la jornada, vamos a cenar a una terraza que llevamos apuntada en la agenda, y que además ya conocían nuestros amigos, Kőleves kert (Kazinczy utca 37-41). Es un restaurante con una terraza exterior muy animada, donde nos ponemos las botas 3 adultos y 3 niños por 48000 florines (133 euros). Luego nos volvemos al camping, en la otra punta de la ciudad (a 11 km), en taxi de 6 plazas por algo menos de 20 euros. En esta página web hay una lista con unos cuantos ruin pubs: https://ruinpubs.com/

Plaza de los Héroes (Hősök tere)

Plaza de los Héroes Budapest
Plaza de los Héroes de Budapest. Imagen de charlemagnePixabay

Cuarto día en Budapest. Por la mañana, sin madrugar, nos dirigimos al Parque de la Ciudad. De camino pasamos por la espectacular e imperial Plaza de los Héroes (Hősök tere). La verdad es que a pesar de ser un lugar importante no le prestamos la suficiente atención, ya que vamos con algo de prisa. Sus principales puntos de interés son la Columna y el Memorial del Milenio (1896), en homenaje a los siete fundadores de Hungría y otros grandes personajes de la historia del país.

Museo de Bellas Artes de Budapest.

Está situada al final de la avenida Andrássy, con la que forma parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. A la izquierda de la gran explanada mirando a la columna se encuentra el Museo de Bellas Artes y a la derecha el Kunsthalle (museo de arte contemporáneo).

Parque de la ciudad (Városliget), un parque urbano inmenso

Una pequeña parte de la zona infantil de juegos en el Városliget.

A unos cinco minutos a pie de la Plaza de los Héroes está al Parque de la ciudad (Városliget). Quedamos aquí con nuestros amigos para que los niños jueguen un rato. Se trata de un inmenso parque de 126 hectáreas, donde hay un poco de todo. Desde chiringuitos de comida rápida o campos de deporte, hasta un lago, un pequeño parque de atracciones y el Zoológico y Jardín botánico de Budapest (Fővárosi Állat- és Növénykert). También el Castillo Vajdahunyad (Vajdahunyad vára), que alberga un museo de agricultura y una coqueta iglesia. Allí mismo está el Balneario Széchenyi, que visitaremos antes de dejar la ciudad.

El Városliget es ideal para ir con niños. Dentro del parque se encuentra una gran y bien cuidada zona infantil de juegos (Városliget játszótér) con varias zonas de juegos: columpios, juegos de agua, tirolinas, etc. Un paraiso para los pequeños. Allí estuvimos hasta la hora de comer, cuando nos sentamos en la terraza de uno de los chiringuitos y nos pedimos unas pizzas. Luego tomamos el transporte público y nos fuimos al camping toda la tarde, de relax.

Avenida Andrássy (Andrássy út), Patrimonio de la Humanidad

Quinto día en Budapest. Por la mañana descansamos y damos un paseo por los alrededores del camping. Por la tarde, hacia las 18h, decidimos a acercarnos al centro, concretamente a la famosa Avenida Andrássy (Andrássy út), reconocida desde 2002 con el prestigoso distintivo de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La Avenida Andrássy es la calle más importante de Budapest. Mide 2,5 km y su costrucción tuvo lugar entre 1782 y 1885, entre la plaza Isabel (Erzsébet tér) y el Parque de la Ciudad. A ambos lados de la avenida encontramos bonitos edificios y bellos palacios renacentistas, destacando por encima de todos el de la Ópera Nacional de Hungría (Magyar Állami Operaház). Delante de la ópra se encuentra el Palacio Drechsler (Drechsler palota), antigua sede de la escuela de ballet reconvertida en hotel.

Budapest
Avenida Andrássy.

Por supuesto, una arteria urbana de tal calibre es un epicentro comercial y cultural de primer orden. A lo largo de su recorrido encontramos tiendas de moda de primeras marcas internacionales, hoteles, cafés, terrazas y restaurantes. Para descansar durante el paseo, la plaza Liszt Ferenc (Liszt Ferenc tér) es un bonito lugar para tomar algo en alguno de sus cafés y restaurantes. Allí se encuentra una estatua dedicada al compositor austro-húngaro Franz Liszt.

La avenida también cuenta con historias truculentas. En el número 60, estableció su sede en 1937 el tristemente famoso partido fascista de Hungría, el Partido de la Cruz Flechada. Unos años después, con la llegada de los nazis, se usó como prisión. Y tras la liberación por los soviéticos, estos también lo usaron como cárcel y centro de interrogatorios (y torturas). Hoy día alberga el muy apropiado Museo Casa del Terror (Terror Háza), dedicado a las víctimas políticas de esa época.

Budapest
Museo Casa del Terror. Foto: TbachnerCC BY 3.0

Otros posibles puntos de interés de la Avenida Andrássy pueden ser el Franz Liszt Memorial Museum (Liszt Ferenc Emlékmúzeum), dedicado al compositor austro-húngaro. Prácticamente al lado se halla el centenario Teatro de Marionetas de Budapest (Budapest Bábszínház); el Zoltán Kodály Memorial Museum (Kodály Zoltán Emlékmúzeum), sobre este compositor húngaro, o el Museo de Arte del Este Asiático Ferenc Hopp (Hopp Ferenc Ázsiai Művészeti Múzeum).

Ópera Nacional de Hungría (Magyar Állami Operaház)

En el número 22 de la Avenida Andrássy encontramos el edifico de la Ópera Nacional de Hungría (Magyar Állami Operaház), también conocida como Ópera de Budapest. Se inauguró en el año 1884, con la presencia del Emperador Francisco José I, convirtiéndose en una de las más importantes de Europa. Llegó a tener capacidad para acomodar hasta 2.400 espectadores, aunque tras la remodelación de 1980 su aforo quedó reducido a 1300.

Ópera Nacional de Hungría. Foto: PDXdj at English Wikipedia

Lamentablemente, cuando pasamos por allí, la fachada estaba cubierta por un gran andamio con una lona, así que la foto que tomamos es esta:

Ópera Nacional de Hungría

Plaza Isabel (Erzsébet tér) y el Ojo de Budapest

Al final de la gran Avenida Andrássy se encuentra la Plaza Isabel (Erzsébet tér). O al principio, ya que técnicamente la gran Avenida Andrássy nace en esta plaza, y recorre 2,5 km hasta la Plaza de los Héroes. La plaza recibió su nombre en 1858, en honor a la emperatriz Sisi, esposa del monarca austrohúngaro Francisco José I. Es la superficie verde más amplía del centro de Pest. Se trata de una gran plaza arbolada, con una fuente (fuente Danubius), cafeterías y la Noria de Budapest (Budapest Óriáskereke), también conocida como Ojo de Budapest (Budapest eye).

Plaza Isabel (iStockphoto)

Cuando llegamos a la plaza, nos sorprende el gran ambiente que se respira. Tanto que no dudamos en sentarnos en la terraza de uno de sus chiringuitos a tomarnos algo y descansar durante un buen rato. A lo largo y ancho del lugar se distribuyen pequeños grupos de jóvenes aquí y allá, sentados sobre el tupido césped formando corrillos, o estirados en la hierba charlando relajadamente.

Pasamos un buen rato en la terraza, impregnándonos de la atmosfera de la ciudad hasta que la tarde empieza a despedirse y se adivina la puesta del sol. Antes de regresar al camping pasamos a ver la Basílica de San Esteban (Szent István Bazilika), ya que el autobús urbano que debemos tomar para regersar al camping tiene la parada al lado.

Plaza Isabel. Al fondo se ve la cúpula de la Basílica de San Esteban.

Basílica de San Esteban (Szent István Bazilika)

La Basílica de San Esteban (Szent István Bazilika) se empezó a construir hacia 1851 en el lugar donde en el siglo XVIII había existido un teatro. Está dedicada a Esteban I, el primer rey de Hungría (1000-1038), y se terminó en 1905. Es el edificio más alto de la ciudad junto con el Parlamento (96 metros). Tal vez a los más devotos les interese saber que en su interior se guarda la mano momificada del rey San Esteban (la Santa Diestra, en húngaro Szent Jobb), que lleva allí en conserva desde hace casi mil años.

Basílica de San Esteban.

Aunque nosotros no lo hicimos (a esa hora estaba cerrada), para entrar al templo se deben pagar 2 € como donativo, aunque para visitar la Santa Diestra, Cámara del tesoro y la Cúpula se deben aflojar unos eurillos más. Desde lo alto de la cúpula, a la que se puede subir en ascensor o por una escalera de caracol de 364 escalones, se obtiene un magnífico paisaje de 360º de la ciudad, y se puede observar más de cerca la campana más grande y pesada de Hungría (9 toneladas), ubicada en la vecina torre derecha. Las escaleras son muy bajas (casi como una rampa) y no son difíciles de subir.

church
Basílica de San Esteban, desde la plaza de San Esteban (Szent István tér). Imagen de btamasiPixabay.

Como curiosidades, en la película «Evita» (1996) de Alan Parker, la escena de la boda de Evita y Perón se rodó en Szent István. También en esta basílica descansan los restos de tres leyendas del fútbol húngaro: Ferenc Puskás, mítico jugador que militó en el Real Madrid entre 1958 y 1966; Sándor Kocsis hizo lo propio en el F.C.Barcelona entre 1958 y 1965; y por último Gyula Grocsis que siempre jugó en la liga húngara. Otra de las célebres características de la basílica es su extraordinaria acústica. En su interior se celebran semanalmente conciertos de música clásica, normalmente los jueves a las 20 h, con una duración de 70 minutos.

Ciudadela de Budapest (Citadella), en el monte Gellért

Sexto día en Budapest. Por la mañana cogemos el coche, ya que los abonos de transporte público han caducado, y nos disponemos a subir hasta la Ciudadela (conocida en húngaro como Citadella). Se ubica en la colina del Monte Gellért, el punto más alto de Budapest, y desde allí se consiguen unas espléndidas vistas panorámicas de la ciudad y el Danubio. Seguramente por ese motivo los Habsburgo la construyeron a mediados del siglo XIX como edificio de vigilancia. Más adelante, durante la segunda Guerra Mundial se utilizó como búnker. En su interior se exhibe una gran colección de fotografías de la guerra, y se representan algunos de sus episodios con figuras de cera.

Vistas desde la Ciudadela de Budapest. Buda a la izquierda, Pest a la derecha, separados por el gran Danubio.

Lamentablemente, cuando llegamos encontramos el acceso cortado, perimetrado y protegido con vallas, ya que están realizando obras en el recinto. El espacio donde debía estar el aparcamiento está ocupado por un montón de contenedores como los que llevan los grandes barcos, apilados ordenadamente unos encima de otros, hasta una altura considerable.

Mirador en la Ciudadela de Budapest.

Así que damos la vuelta allí mismo y aparcamos en una zona residencial a unas decenas de metros calle abajo (Szirtes út). Pagamos en el parquímetro, rehacemos el corto camino a pie, y llegamos de nuevo a la valla que impide el paso. Hay un par de chiringuitos donde comer o tomar algo, así como un wc público de pago (como todos los que vimos).

El Castillo de Buda, desde la Ciudadela. A la derecha, el Danubio.

Aunque no podemos entrar a visitar el monumento, por los alrededores del perímetro vallado existen miradores y caminos por los que se puede pasear. Nos dirigimos al extremo este de la ciudadela por un sendero. Allí se encuentra la Estatua de la Libertad (Szabadság szobor), erigida en honor «de todos aquellos que sacrificaron sus vidas por la independencia, la libertad y la prosperidad de Hungría». Como era previsible por las obras que se realizan, muy cerca de la estatua nos topamos con una puerta de hierro, y hasta ahí podemos llegar.

Estatua de la Libertad de la Citadella de Budapest vista por detrás, desde la puerta que nos cerraba el camino.

Gran Sinagoga de Budapest

Tras visitar la Ciudadela regresamos al camping para comer algo en la caravana. Por la tarde volvemos al centro con nuestro coche. Tenemos una cita con un Free tour de la Segunda Guerra Mundial (en español), que básicamente se realiza por el barrio judío. Aparcamos en un párquing al lado de la Plaza Isabel (Erzsébet tér), y andamos cinco minutos hasta la Estatua de Sisi (Madách Imre tér 7), punto de encuentro del free tour.

La Gran Sinagoga de Budapest, conocida también como la Sinagoga Dohány (Dohány utcai Zsinagóga), es la sinagoga más grande de Europa, y una de las más grandes del mundo junto a la Congregación Emanu-El de Nueva York y la de Jerusalén. Se construyó entre 1854 y 1859.

Gran Sinagoga de Budapest.

Los alrededores del espacio religioso fueron escenario de grandes sufrimientos y tragedias humanas, cuando durante la Segunda Guerra Mundial los nazis lo convirtieron en un ghetto judío desde donde muchos de sus habitantes fueron enviados a los campos de exterminio. De los que se libraron, más de 2.000 murieron de hambre y frío, y enterrados en el cementerio de la sinagoga. En total, al menos 400.000 judíos húngaros fueron asesinados por los nazis.

En el patio trasero de la Gran Sinagoga, encontramos el Memorial a los mártires judíos húngaros, también conocido como «Árbol de la Vida», una preciosa escultura parecida a un sauce llorón, en cuyas hojas están escritos los nombres de las víctimas. Se puede observar bastante bien a través de una verja de una calle lateral de la sinagoga (Wesselényi u.).

Memorial a los mártires judíos húngaros.

El último tramo superviviente del muro del gueto judío

En un rincón de la ciudad todavía se pueden ver unos 20 metros del muro que rodeaba el gueto judío, donde los nazis hacinaron a más de 220.000 judíos de Budapest. Para ello debemos entrar en un patio de propiedad privada, en el número 15 de la calle Király (Király u. 15), e ir hacia el fondo, atravesando un primer patio interior.

El último tramo supervviente del muro del gueto judío.

En nuestro caso no tuvimos ningún problema para entrar, ya que el guía del Free tour sabía la combinación del portero automático. En caso de ir por libre, mejor informarse en alguna oficina de turismo de Budapest de la manera de acceder al muro, si es posible.

Monumento de los zapatos, una historia escalofriante

Séptimo y último día en Budapest. Uno de los monumentos más impactantes de Budapest es el Monumento de los zapatos. Había leído sobre el significado del monumento antes de viajar a la ciudad, y enseguida quedó apuntado en la lista de «imprescindibles».

Monumento de los zapatos.

El motivo de esta escultura inaugurada en 2005 es recordar la barbarie que los fascistas húngaros del Partido de la Cruz Flechada cometieron con los judíos del gueto de Budapest en los años de la seguda Guerra Mundial. Estos eran llevados a los muelles, y tras obligarles a descalzarse (el calzado era un bien escaso), eran atados en parejas o en pequeños grupos, a veces con los mismos cordones de sus zapatos, y arrojados al río Danubio. Para asegurarse de que se hundieran sin remedio, disparaban a uno o varios de ellos antes de arrojarlos para que arrastrasen a los demás hacia el fondo. Realmente macabro.

Monumento de los zapatos.

Así, a lo largo de unos metros a lo largo del muelle, los escultores crearon sesenta pares de zapatos de hierro, reproduciendo el estilo del calzado de esa época. El monumento es un homenaje a las personas asesinadas, como si sus zapatos aguardaran a que sus dueños saliesen del agua y los recogieran. Las desgracias y barbaridades que ocurrieron en este lugar nos recuerdan al pueblecito francés de Oradour-sur-Glane (v. Oradour-sur-Glane el pueblo que murió un sábado de primavera), donde los nazis también dejaron un amargo recuerdo de su paso.

En tres placas conmemorativas en húngaro, inglés y hebreo se lee el siguiente texto:

“A la memoria de las víctimas asesinadas y arrojadas al Danubio por las milicias del partido nazi húngaro en 1944-45. Erigido el 16 de abril del 2005”

Monumento de los zapatos.

El Monumento de los zapatos se ubica a la orilla del Danubio, en el Muelle de Széchenyi (Széchenyi rkp. 8), entre el Puente de las Cadenas y el Puente Margarita, cerca del Parlamento. Fuimos en nuestro coche, y encontramos un aparcamiento junto al río, en el muelle Jane Haining (Jane Haining rkp). Desde allí hasta el monumento hay que caminar unos 15 minutos por la orilla del Danubio.

Baños Széchenyi, por supuesto

Tras visitar el Monumento a los zapatos, nos dirigimos a los Baños Széchenyi (Széchenyi Gyógyfürdő és Uszoda) para pasar nuestro último día en Budapest y en Hungría bien relajados. Se encuentran en el Parque de la ciudad (Városliget). Para llegar hasta allí recorremos la Avenida Andrássy de punta a punta. Aparcamos en los alrededores del edificio de los Baños Széchenyi, no sin alguna dificultad para encontrar una plaza libre. En caso de ir en transporte público la mejor alternativa es la línea 1 del metro, declarada Patrimonio de la Humanidad, y apearse en Széchenyi fürdő, a 150 metros de los baños.

Exterior de los Baños Széchenyi. Imagen: Marc RyckaertCreative Commons Attribution 3.0 Unported

Compramos las entradas online el día anterior, en la página web oficial de los baños. Se puede escoger entrada con taquilla o con cabina. Nosotros compramos la segunda, un poco más cara (19 € / persona) pero que nos da derecho a usar una pequeña cabina privada donde cambiarnos y guardar la ropa. Se abre y se cierra mediante una pulsera que prestan al entrar. Parece bastante seguro.

IMG 20210724 170320 1
Cabina para cambiarse y guardar la ropa, en los Baños Széchenyi.

Pero cuando llegamos a la recepción y mostramos las entradas, el lector QR no las admite. Tras unos momentos de confusión, ya que no entiendo las explicaciones que me está dando la chica que controla el acceso, me doy cuenta de lo que pasa. Por un incomprensible error, compré las entradas para ayer, no para hoy… De nada sirven mis excusas. Si queremos entrar, debemos comprar dos nuevas entradas… Y así lo hacemos.

Los Baños Széchenyi son los mayores baños termales de Budapest. Sus aguas fluyen desde dos profundos pozos, uno a 970 metros de profundidad con una temperatura de 74,5 ºC, y un segundo a 1240 metros de profundidad, con una temperatura de 77 ºC. El complejo cuenta con tres grandes piscinas exteriores con temperaturas entre 26°C y 38ºC. Una de ellas cuenta con chorros de masaje, efervescencias, y algo que no sé como llamar: un pasillo circular situado en medio de la piscina, por donde el agua circula con fuerza y empuja a los bañistas hasta el final del recorrido. Tiene mucho éxito entre los niños. Y entre los adultos también.

Piscinas exteriores de los baños Széchenyi.

Las 15 piscinas termales restantes están en el interior. Allí, además de piscinas de diversos tamaños con temperaturas para todos los gustos (entre 28º y 40º), encontramos varias saunas: finlandesa, volcánica o de aroma y luz, con temperaturas desde 45-55º hasta 80-100º, así como diversas cabinas de vapor. No incluídos en el precio de la entrada, se ofrecen masajes antiestrés, aromáticos o refrescantes; tratamientos de belleza y tratamientos anticelulíticos, etc.

Piscinas interiores de los baños Széchenyi

En fin, un paraíso acuático del bienestar. Una viaje a Budapest no está completo hasta que el viajero se baña en cualquiera de sus termas. Aunque existen otros, los Baños Széchenyi son, junto al Balneario Gellért, los dos baños termales más populares de Budapest.

Puente de las Cadenas (Széchenyi lánchíd), qué decir…

Aunque pasamos por al lado del Puente de las Cadenas (Széchenyi lánchíd) infinidad de veces, no pudimos recorrerlo ni en coche ni a pie. Durante los siete días que estuvimos en Budapest, encontramos cortado el paso por ambos extremos, debido a unas obras. Así que a parte de algunas fotos desde la distancia, no lo pudimos contemplar adecuadamente.

Puente de las Cadenas, en obras.

El Puente de las Cadenas, oficialmente Puente Széchenyi (en honor a su creador, el conde István Széchenyi) se construyó en el período 1839-1849 y es el más antiguo y famoso de los siete puentes que unen Buda y Pest. Fue volado por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, igual que el resto de los puentes de Budapest, aunque se reconstruyó e inauguró de nuevo en noviembre 1949, exactamente 100 años después de su primera inauguración en noviembre de 1849.

budapest
Esta foto es mucho mejor que la nuestra. – Imagen de hince en Pixabay

(Fecha del viaje: 18 al 25 de julio de 2021)

Información útil

Tal vez te interese

Recursos útiles

Civitatis  – Actividades en español en todo el mundo.

Intermundial – El mejor seguro para tus viajes.


10% DESCUENTO + 10% DESCUENTO A VECES VEO VIAJES = 20% DESCUENT0

Booking.com – Hoteles, casas y mucho más.

Erasmusu– Alojamiento para estudiantes.

Pitchup – (campings).

CampingCard ACSI – (campings).

Caramaps – (campings y áreas de servicio en ruta)

SkyScanner – El mejor buscador de vuelos.

Avis – Cancelación gratuita en los alquileres europeos.

AutoEurope – Alquiler de coches en todo el mundo.

Budget – Modifica tu reserva sin cargos adicionales.

VíaMichelín – Calcula tu ruta (opción cálculo con caravana).

Deja un comentario

 ¿TE VIENES DE VIAJE?

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN Y TE AVISAREMOS CUANDO PUBLIQUEMOS UN NUEVO POST