Les Grands Buffets: un paraíso gastronómico en Narbona

Entrada a Les Grands Buffets de Narbona.
Entrada a Les Grands Buffets de Narbona.

Et voilà!… La última noche en Narbona íbamos a cenar bien. Vaya que sí. Teníamos hecha la reserva en Les Grands Buffets desde hacía al menos tres meses. Había leído tantas cosas sobre este buffet, que quería experimentarlo personalmente con mi hijo Julià. Que si el buffet más grande de Europa, que si todo de primera calidad, que todo está buenísimo… En fin, que no encontré ninguna critica negativa. No podíamos irnos de Narbona sin probarlo. Y esta fue nuestra experiencia.

Uno de los mejores buffets de Europa

Considerado uno de los mejores buffets de Europa, fue fundado en 1989 por Louis Privat, su propietario. Es un restaurante grande, dividido en varias salas y el jardín. Su interior me pareció acogedor, con una decoración muy cuidada, predominando la madera y los colores cálidos. Tiene una capacidad para 500 comensales y una oferta de más de 300 platos. Leí en internet que según la tradición francesa, durante los siglos XVII, XVIII y hasta el XIX, las comidas de prestigio eran de tipo buffet: “Los comensales se servían a voluntad; era el llamado servicio a la francesa”. Se lo expliqué a Julià, y me respondió que no sabía que era el prestigio, que prefería macarrones.

Allí estuvo el popular programa de TVE Masterchef

En 2016 el popular programa de la 1 de TVE Masterchef, estuvo en Les Grands Buffets. Fue la primera vez que el programa salió de España. Once aspirantes visitaron el restaurante más famoso de Narbona, para cocinar al estilo Les Grands Buffets. Más de cien comensales, entre ellos reconocidos cocineros con estrellas Michelín probaron los platos de los concursantes. Si os perdisteis el programa, o lo queréis volver a ver, está disponible en TVE a la carta.

Masterchef en Les Grands Buffets
Masterchef en Les Grands Buffets. Fotograma del programa emitido por TVE el 11 de mayo de 2016.

Reserva por internet

Se puede reservar hasta con un año de antelación aquí. Íbamos a ir a finales de agosto, pero mediados de mayo ya tenía la reserva confirmada. Al acceder a la página de reservas nos dan a escoger el día, la hora y la sala donde queremos cenar. La primera intención era reservar en la Salle Clape, una sala que dispone de un espacio acristalado e insonorizado para los niños. Pero para cuando íbamos a ir no había opción de reservar en esa sala. Así que reservé en la otra, la Salle Corbières. En verano también existe la opción de cenar en el jardín. La descarté porque en caso de mal tiempo la pueden cancelar, y solamente nos podríamos trasladar al interior en función de la disponibilidad.

Captura de pantalla de la página de reservas de Les Grands Buffets.
Captura de pantalla de la página de reservas de Les Grands Buffets.

En el momento de hacer la reserva no debemos pagar nada. Aunque tendremos que dar nuestro número de tarjeta de débito o crédito como garantía. Al cabo de un rato, nos llegará la confirmación por email. Posteriormente podremos modificar o anular sin ningún coste hasta dos horas antes de la hora reservada. En caso de cancelación menos de dos horas antes, Les Grands Buffets se cobrará 10 euros por cliente.

Pude comprobar que la modificación de la reserva funciona perfectamente online. Tuvimos que cambiar el día de la reserva y nada más realizar la modificación, recibí otro email confirmando los cambios. Todo perfecto.

Llegando a Les Grands Buffets

Nos costó un poco encontrar Les Grands Buffets. Estábamos desubicados. Llegábamos desde Gruissan, una pequeña localidad turística que habíamos ido a visitar por la tarde. Además, parte de la ciudad estaba cortada al tráfico. Supongo que por el festival musical Les Barques en scène, que se celebraba durante esos días en Narbona. Así que el tráfico era bastante intenso, y el GPS entró en una especie de bucle infernal, llevándonos una y otra vez hacia calles cortadas… Vaya, un pequeño caos que solucioné apagando el GPS.

Si os pasa algo similar, mi recomendación (bastante obvia) es intentar salir del bucle cuanto antes. A continuación, utilizar la vieja táctica de preguntar a alguien, y/o si las encontramos, seguir las indicaciones hacia “Espace de liberté“. Es un complejo deportivo y de ocio en una zona comercial fuera del centro de la ciudad. Se encuentra al lado de l’Avenue d’Espagne, a la altura de la rotonda “Rond point de la liberté“, por donde se accede al complejo.

Exterior de Les Grands Buffets
Exterior de Les Grands Buffets.

Finalmente, llegamos a nuestro destino unos treinta minutos antes de la hora de cenar. Aparcamos sin problema en un gran parking exterior gratuito, al lado mismo del buffet. Al acceder al restaurante, había algo de cola en la recepción. Muchos, cuando llegaba su turno se volvían hacia fuera. Pensé que eran listillos sin reserva que probaban suerte. Quizá también había alguno. Pero cuando nos tocó a nosotros comprendí el motivo real. No dejaban entrar hasta diez minutos antes de la hora reservada.

La presentación

Cuando entramos, la persona que nos atendió en la recepción hablaba catalán y español perfectamente. Comprobó nuestra reserva y nos metimos de lleno en el buffet. Allí nos esperaba una camarera. Antes de conducirnos hasta nuestra mesa, nos llevó a “dar una vuelta” por el restaurante, que estaba lleno. Toda una visita guiada, explicándonos donde estaba cada cosa (pescados, patés, asador, carnes, postres, etc etc). También hablaba español, aunque no tan bien como la primera. Finalmente, nos acompañó hasta nuestra mesa. Era la única aun que no estaba ocupada. Aun siendo un restaurante bastante grande, el ambiente era bastante tranquilo y relajado. Mesas con familias, grupos de amigos conversando, parejas… Un poco de todo.

A los pocos segundos de sentarnos, acudió otro camarero a tomar nota. Este casi no hablaba español, aunque nos entendimos bien. No es obligatorio pedirle nada, aunque si queremos beber algo más que no sea agua del grifo deberemos pagarlo a parte. Pedí una Orangina (una Fanta “a la francesa”) para Julià. Para mi, una copa de vino Deo Gratias, que por cierto me gustó mucho. Casualmente, estaba elaborado con uvas de la abadía de Fontfroide, que íbamos a visitar al día siguiente.

Secciones del buffet

El buffet dispone de varias secciones, donde se clasifica la comida: entrantes, primeros platos, guarniciones, quesos, embutidos, postres, asador, etc. Más de 300 platos, incluyendo productos sin gluten, y platos aptos para vegetarianos. A pesar de estar todas las mesas ocupadas, en ningún momento vi aglomeraciones en ninguna de las zonas del buffet. Bueno, quizás en la brasserie se juntaba un poco de gente esperando su plato, pero todo muy llevadero.

Os hago un breve resumen de las diversas zonas del buffet, ilustrado con fotos de Les Grands Buffets. Yo no estaba para hacer fotografías.

Asador

Es un poco el centro neurálgico del restaurante. Consiste en una asador panorámico, a la vista de los clientes, donde se cocinan los platos al momento. Conté seis o siete chefs cocinando todo tipos de platos: entrecots, costillas, magret de pato, steak tartar, langosta, bogavante, y muchas otras cosas de las que no conozco ni su nombre.

La Rostisserie. Foto: Les Grands Buffets.
La Rostisserie. Foto: Les Grands Buffets.

Guisos y cocidos (y guarniciones)

Al lado del asador se encuentra esta zona, donde había varias bandejas plateadas con diversos platos guisados. Estaban cubiertas con unas tapas metálicas semicirculares, que se deben levantar para ver que hay dentro. Lo que hay es diferentes estofados y platos típicos de la gastronomía francesa como salchicas de montaña, el famoso cassoulet, y otros que no recuerdo su nombre. Fue la sección que más visité. A su lado, otras bandejas idénticas, pero con guarniciones. Muy cerca de allí, una gran bandeja con las imprescindibles y típicas patatas fritas.

Charcuteria y Foie

Patas de jamón español y francés que cada uno se corta al gusto con el cuchillo jamonero a disposición de los comensales. Además fuet, chorizo, salchichón, y todo tipo de embutidos. Justo delante, una mesa con una gran variedad de foie. No los conté, pero quizás había más de 10 tipos diferentes.

Detalle de la sección de charcutería. Foto: Les Grands Buffets.
Detalle de la sección de charcutería. Foto: Les Grands Buffets.

Pescados y Mariscos

En esta sección, de las más populares del buffet, encontramos los productos del mar: Ostras frescas, mejillones, almejas, langostinos, salmón, buey de mar, bogavantes, boquerones… También algunas salsas y diversas variedades de salmón de Noruega.

Los quesos

De momento, uno de los mayores buffets de quesos de Europa. Digo de momento porque cuando escribo estas líneas, leo que tienen previsto ampliar la oferta. Entonces será el mayor buffet de quesos de Europa. Cuando estuvimos nosotros, había más de 40 variedades. De cabra, de vaca o de oveja. Camembert, Brie, Gorgonzola, Emmental, Parmesano, Roquefort… Y otros muchos desconocidos para mí hasta ese momento, como Saint Nectaire, Munster, Laguiole, Reblochon y un largo etcétera.

Uno de los mayores buffets de quesos de Europa. Foto: Les Grands Buffets.
Uno de los mayores buffets de quesos de Europa. Foto: Les Grands Buffets.

Los postres

El restaurante ofrece 100 variedades de postre, en torno a una fuente gigante de chocolate. Aproximadamente la mitad se elaboran cada día en Les Grands Buffets por un maestro pastelero. Helados artesanales, macarons, tarta de limón, selva negra, crêpes, milhojas, y otros muchos de cuyo nombre no puedo acordarme. También frutas ecológicas y hasta crema catalana.

Los vinos

Este capítulo merece un capítulo aparte. Las botellas que se ofrecen en la carta se pagan a precio de productor. Más de 70 vinos de la D.O. Languedoc-Rousseillon que se pueden tomar por copas o en botella. Al pedir mi copa de Deo Gratias, esta incluía una pequeña etiqueta pegada a la base de la copa, con el nombre del vino, el productor y el contacto de la bodega. Además, es posible que el vino te salga gratis. El restaurante te regala la botella que has degustado en la mesa por la compra de una caja de seis botellas del mismo vino.

Cena para dos

Encontraréis mucha y buena información sobre Les Grands Buffets de Narbona en internet. Así que no me voy a liar haciendo valoraciones culinarias, ya que no soy ningún experto. Simplemente os contaré nuestra experiencia personal.

Una vez pedimos la Orangina y la copa de vino al camarero, nos levantamos a inspeccionar las maravillas que nos aguardaban. Nos dirigimos a la sección de guisos. Me serví una pequeña ración de uno de ellos. Por desgracia, no recuerdo que era, puede que casoulet. Estaba buenísimo. Luego repetí con otro de al lado. Lo mismo. La carne muy tierna, la salsa exquisita… Es lamentable que tampoco sepa qué era. Pero si vuelvo me fijaré más, lo prometo.

En las guarniciones Julià encontró su paraíso particular. Una fuente llena de macarrones hervidos y mezclados con tomates enanos. Se zampó tres platos. Por mucho que le insistí en que probara algunas de las delicias que seguramente no probaría en mucho tiempo, él erre que erre con los macarrones. No hubo nada que hacer. Menos mal que no tuve que pagarle la cena —tiene 5 años y no me cobraron su menú—, de lo contrario los macarrones hervidos me hubiesen salido caros.

Detalle del precioso jardín. Foto: Les Grands Buffets.
Detalle del precioso jardín. Foto: Les Grands Buffets.

También probé algunos patés y quesos. Por supuesto, no recuerdo sus nombres. Pero todos riquísimos. No soy muy de marisco ni pescado, aun así me pasé por la zona correspondiente a cotillear. Me supo mal no hacer uso del asador, pero corría riesgo de explosión —yo, no el asador—. Otra vez será. Finalicé mi particular bacanal con un plato lleno de repostería. Julià no tomó postre. Los tres platos de macarrones no le dejaron espacio.

Recepción Les Grands Buffets.
Recepción del restaurante.

La cuenta y ¡au revoir!

Una hora y media después de haber entrado, y con un peso muy superior al que teníamos antes de entrar, nos dispusimos a irnos. Antes, obviamente, pasamos por caja. El menú me costó lo previsto, 35,90 euros. A parte, 2,90 euros por una Orangina (una Fanta a la francesa) y 3,90 euros más por la copa de Deo Gratias. En total, 42,70 euros. De mi hijo solamente tuve que pagar la Orangina. Los niños hasta 5 años no pagan. Los niños de 6 a 10 años a mitad de precio, 17,90 euros.

Como curiosidad, el agua es gratis. Si os empeñáis en pagarla, obviamente se puede pedir embotellada. Pero si no, en el buffet hay unas jarras de cristal de un litro, que los clientes pueden llenar con agua de un grifo. Al lado de este, una gran fuente con hielo picado para añadir a la jarra. Chapeau!

Esta era la última noche que pasaríamos en Narbonne. El final de la primera etapa de nuestro viaje por Occitania. Así que tiramos la casa por la ventana, y después de cenar nos volvimos a Gruissan. Allí le esperaba a Julià Pira’t Park, un parque de atracciones de los de toda la vida. Con sus casetas de tiro, sus coches de choque, su noria, su túnel de terror, etc… Pero esa es otra historia. Au revoir, Les Grands Buffets!

(Fecha de la cena: Viernes 24 de agosto 2018)

Información útil

Les Grands Buffets: Página web oficial (en español)

Oficina de Turismo de Narbona: 31 rue Jean Jaurès, Narbonne. Web.

Alojamiento en Narbona.

Viajar en tren a Narbona desde España: Buscar estaciones y horarios

Alquiler de coches en Narbona: Avis  |  AutoEurope  |

Buscador de vuelos Skyscanner.

Sé el primero en comentar

Déjanos un comentario

Tu email no será publicado.


*