Museo de Dinosaurios de Espéraza, un viaje por el tiempo

Museo Dinosaurios Espéraza

Visitamos el Museo de Dinosaurios de Espéraza en la segunda etapa del roadtrip por Occitania, durante nuestra estancia en Carcassonne. Descubrí la existencia de este museo navegando por la red, mientras buscaba que podríamos visitar durante el viaje. La verdad es que nos vino como anillo al dedo. A mi hijo le encantan los dinosaurios; el año pasado estuvimos en Teruel, recorriendo Territorio Dinópolis, y fue todo un éxito. Así que añadimos esta visita al viaje sin dudarlo.

Notas de interés sobre Espéraza

Espéraza es una localidad del departamento de Aude, en Occitania. Forma parte de la Communauté de Communes Pyrénées Audoises (Comunidad de municipios de los Pirineos Audoises). Tiene la etiqueta turística de Villes et Villages Fleuris (Ciudades y Pueblos Floridos), que otorga el Conseil national des Villes et Villages Fleuris. Su población roza los 2.000 habitantes. Se encuentra a unos 44 Km y unos 45 minutos al sur de Carcassonne, siguiendo la carretera D118, que discurre paralela al río Aude durante prácticamente todo el recorrido. Sus principales atractivos turísticos son el Museo de Dinosaurios de Espéraza y un curioso Museo del Sombrero, que se halla en el mismo edificio.

Museo Dinosaurios Espéraza
Entrada de adulto.

Llegando a Espéraza

Ya en Espéraza, atravesamos un puente y siguiendo recto por la Avénue du 19 Mars, llegamos a la plaza Maréchal de Lattre de Tassigny, donde está el museo. Aparcamos delante de un bar, al lado mismo del apeadero del ferrocarril. Como verdaderos cegatos, no vemos el museo por ninguna parte. Aunque obviamente, tiene que estar muy cerca. Pasa una señora y le preguntamos. Nos contesta que no sabe dónde está el museo. O mi francés es tan malo que no ha entendido lo que le preguntaba, o la señora no es de aquí, ya que es imposible que un vecino no sepa que existe un museo de dinosaurios en su pueblo.

Museo Dinosaurios Espéraza
Al final del parque se encuentra el Museo de Dinosaurios de Espéraza. Cuando llegamos, no lo vimos (¡!). Foto de Google Maps.

Sea como sea, salimos de la plaza y empezamos a caminar por la Avenue de Chalabre. Estamos pasando por el lado del museo, y no lo sabemos. Cuando hemos andado unos metros y me doy cuenta que vamos mal, muy mal, damos la vuelta. Aprovechamos que pasan dos policías por allí para preguntar. De muy buen rollo, nos informan que tenemos el museo delante de las narices. Así es, volvemos hacia la plaza y desde la misma accedemos a un pequeño parque, al final del cual está la entrada del museo.

Museo de Dinosaurios de Espéraza

El museo abrió sus puertas en junio de 1992. Es un espacio amplio y moderno, ocupando una superficie de 3.500 m2 (2.500 m2 de exposición). Espéraza está ubicado en valle del Aude, el mayor yacimiento de dinosaurios de Francia. Cuenta con una colección de 20.000 fósiles, 18 esqueletos completos y 12 reproducciones de dinosaurios de todo el mundo. Está gestionado por Dinosauria, una asociación si ánimo de lucro. Todos los carteles y explicaciones del museo están en francés e inglés.

Entrada al Museo de Dinosaurios de Espéraza
Entrada al Museo de Dinosaurios de Espéraza

La Recepción y la Galería de la Evolución

Una vez llegamos a la recepción del museo, compramos una entrada de adulto (7,70 euros) y otra de niño (5,20 euros) y empezamos la visita. El museo está organizado en un circuito, por el cual vamos pasando de una sala a otra. La primera es la Galería de la Evolución, un largo pasillo de unos 45 metros, con vitrinas en ambos lados. Mediante las piezas expuestas se ilustra la evolución de la vida en la tierra desde los primeros seres vivos hasta la aparición del hombre.

Una vitrina de la Galería de la Evolución con un fósil de dinosaurio.
Una vitrina de la ‘Galería de la Evolución’ con un fósil de un animal prehistórico.
Distribución de las diferentes salas del museo.
Distribución de las diferentes salas del museo. Imagen: dinosauria.org

Las diversas salas del museo

A continuación, entramos en la Dino-Récré, una pequeña sala con algunas actividades lúdicas para niños. Seguimos por la Serre du Crétacé, un invernadero donde se reproduce un pequeño ecosistema de hace 72 millones de años. Desde allí, a través de una ventana de cristal, se ve el laboratorio. Cuando estuvimos no había nadie, aunque con un poco de suerte, se pueden observar a los investigadores trabajando en él.

A continuación llegamos a las dos de las salas más esperadas, Dinosaures du Monde y Dinosaures de l’Aude. Como su nombre indica, están dedicadas a dinosaurios en general y a dinosaurios encontrados en la región de Aude, respectivamente. Una de las piezas más importantes del museo es un esqueleto del Ampelosaurus atacis, que se encontró en 2001. Se trata del esqueleto más completo de un dinosaurio de este tamaño (12 metros) descubiertos hasta el momento en Francia.

Museo Dinosaurios Espéraza

Museo Dinosaurios Espéraza

La ‘primera parte’ del recorrido finaliza en la pequeña sala del Diorama, donde se explica la historia de los dinosaurios en la región. La verdad es que no lo vimos, porque mi hijo Julià tenía prisa por llegar a la última sala del museo.

Espacio Tyranosaurus Rex

Saliendo del Diorama accedemos a la Tienda y seguidamente a la Recepción. Como si saliéramos del museo, cruzamos el hall en dirección al Museo del Sombrero, al otro lado del mismo. Subimos unas escaleras y a la derecha entramos en la última de las salas del Museo de Dinosaurios de Espéraza, el Espacio Tyranosaurus Rex. Está separada del resto de las salas del museo, supongo que por falta de espacio.

Museo Dinosaurios Espéraza

Lo más interesante de esta sala es el animatronic de T. Rex. Cuando entramos vimos como meneaba la cabeza un poco. Fue todo el movimiento que vimos del animatronic. Nos movimos y agitamos los brazos delante de él, por si había algún sensor de movimiento o algo que lo pusiera en marcha. Menos mal que no había nadie más en la sala. El T-Rex debió pensar que no estábamos muy bien de la cabeza… Pero el bicho no volvió a moverse más.

Esta sala la completan diversas piezas relacionadas con el T. Rex. Huesos, partes de su anatomía, reproducciones de objetos de su descubridor Barnum Brown; un escaparate con todo tipo de cosas donde el protagonista es el T. Rex: libros, películas, juguetes, etc, y hasta una pantalla de TV donde se reproduce una película donde aparece un T. Rex repartiendo “caricias” a diestro y siniestro.

Visita a la tienda y hasta la próxima

Hemos pasado algo más de una hora y cuarto en el museo. Antes de irnos, volvemos a atravesar el hall del edificio y regresamos a la recepción y la tienda del museo. En ella hay un poco de todo, cualquier cosa relacionada con los dinosaurios. Caretas, libros, muñecos, por supuesto dinosaurios en miniatura, y un largo etcétera de artículos de los cuales no me acuerdo. Le compro un pequeño dinosaurio de plástico a Julià y salimos al pequeño parque, ya fuera del museo. Allí hay unas mesas y bancos para sentarse. Mientras él juega con su nuevo juguete, yo aprovecho para mirar el móvil y fumar un cigarrillo. Al cabo de unos minutos, subimos al coche y emprendemos la vuelta hacia Carcassonne, donde esa misma tarde un cajero se quedará con nuestra nueva y flamante tarjeta N26.

(Fecha del viaje: Domingo 26 de agosto de 2018)

Información útil

Página oficial del museo: http://www.dinosauria.org

Alojamiento en Espéraza

Viajar en tren a Espéraza

Alquiler de coches (Carcassonne): Avis | AutoEurope |

Sé el primero en comentar

Déjanos un comentario

Tu email no será publicado.


*