Terra Mítica, el parque temático de las grandes civilizaciones mediterráneas

Al buscar opiniones en portales como TripAdvisor, encontramos críticas especialmente duras sobre Terra Mítica, uno de los parques temáticos más veteranos de España. La clausura de la atracción Magnum Colossus, la partición del parque en dos (Terra Mítica y Iberia Park), atracciones cerradas sin previo aviso o falta de mantenimiento de las instalaciones son algunas de ellas. Por supuesto, en la red también hay buenas opiniones sobre el parque, a partir de ahora una más. Teníamos ganas de visitar y conocer Terra Mítica, un lugar que llevaba años en la lista sitios a donde llevar a mi hijo. Digan lo que digan, cuando se juntan un niño y un parque temático, solo hay existe un resutado: diversión asegurada. Y esta no fue una excepción.

Estuvimos a finales de mayo, por lo que probablemente el parque no estuviese tan lleno como puede estarlo en julio, agosto, o alguna fecha señalada. Además ese día empezó lloviznando, aunque con las horas el tiempo se arregló, apareciendo un sol espléndido. Fuera por lo que fuese, pudimos disfrutar de una jornada sin colas, ni aglomeraciones, donde pudimos pasear tranquilamente, y observarlo todo con calma. Había algunas atracciones cerradas, así como algún restaurante. Para compensar, pudimos subir al resto de atracciones tantas veces como quisimos —principalmente mi hijo—. Y eso en un lujazo.

Brevísimo apunte sobre Terra Mítica e Iberia Park

Terra Mítica abrió sus puertas en el año 2000, asistiendo a su inauguración el entonces príncipe Felipe. El objetivo inicial era muy ambicioso, aspirando a rivalizar con Port Aventura (Tarragona) y convertirse en uno de los mejores parques temáticos de Europa. Desde entonces, el parque ha tenido sus altibajos, incluyendo el paso de Paramount Parks por el accionariado o una suspensión de pagos para evitar la quiebra.

Hasta 2013 el parque contó con cinco zonas temáticas, todas ellas basadas en antiguas civilizaciones mediterráneas. Estas eran Egipto, Grecia, Roma, Iberia y Las Islas del mar Egeo. A partir de ese año, Iberia y Las Islas se separaron, formando una zona independiente llamada Iberia Park, que actualmente solo abre en Julio y agosto.

Así que si se va en otra época del año, pongamos en mayo como nosotros, solamente se puede visitar Terra Mítica, con sus zonas temáticas de Egipto, Grecia y Roma. Eso sí, visitar el parque en temporada baja tiene sus ventajas, nada despreciables: no se sufren colas y se pueden repetir atracciones una y otra vez. Lo mejor es consultar el calendario de apertura oficial del parque antes de ir.

Llegando a Terra Mítica un día gris y lluvioso

Ayer llovió a ratos en nuestra visita a Dinopark Algar, y hoy el día empieza igual. Salimos con el coche desde Benidorm, donde estamos alojados en nuestra caravana. En poco más de diez minutos nos plantamos en Terra Mítica. Llevamos GPS, aunque el parque está bien señalizado a lo largo del trayecto. Ya cerca de la entrada a Terra Mítica, se llega a una larga, amplia y un tanto desierta avenida con palmeras, donde se encuentra alguno de los hoteles del parque.

Pronto nos topamos con una barrera, donde debemos abonar el parquing. Por 7 euros podemos dejar el coche allí todo el día. Pagamos religiosamente y continuamos hasta unos inmensos aparcamientos asfaltados. Únicamente hay uno abierto, con pocos coches aparcados. Aunque hoy es sábado, el cielo está nublado, hace algo de aire y aun llovizna ligeramente. Podría pasar cualquier cosa, climatológicamente hablando.

Entramos al parque y primeras impresiones

Aparcamos sin ninguna dificultad. Hoy no hace calor, pero en verano estas explanadas desnudas deben ser un achicharradero para los vehículos. Unas pasarelas de hormigón conducen a una gran plaza, donde encontramos las cabinas de venta de entradas. Llevamos las entradas compradas en internet, y pasamos directamente hasta el siguiente y último control, donde las mostramos en el móvil. Una operaria pasa un lector por los códigos de barras. Llevo una mochila pequeña colgada a la espalda, que nadie mira. Entramos prácticamente solos.

Las cabinas rojas que se adivinan al fondo son las taquillas. El cielo gris y las palmeras agitadas por el viento son un buen indicador de la climatología reinante cuando llegamos.

Por fin estamos dentro de Terra Mítica. A la izquierda queda la entrada a Iberia Park (cerrado) y accedemos de lleno en la zona de Egipto. Hasta el momento, a parte de la escasez de visitantes, no hemos visto nada que nos llame la atención negativamente. Más bien al contrario. Todo se ve limpio y cuidado.

Egipto

Un edificio del área de egipto. El acceso está cerrado. Me parece leer en algún lugar que es un restaurante.

Entramos de lleno al parque, por la área temática de Egipto. Enseguida encontramos las primeras tiendas y puestos de refrescos y helados, algo vacías. Nos acercamos al Puerto de Alejandría. Desde allí sale regularmente una barcaza que da una vuelta por el gran lago central, que une y separa a la vez Terra Mítica de Iberia Park. Cuando llegamos, el barco «Ilíada» acaba de zarpar. Estamos solos en el embarcadero. Pero no esperamos al próximo barco, acabamos de llegar y aun tenemos muchas cosas que ver y hacer. Dejamos el paseo para más tarde.

Puerto de Alejandría

Por la zona del puerto hay edificios con la típica arquitectura egipcia y sus reconocibles jeroglíficos. Las atracciones de Egipto, además del Puerto de Alejandría, son las Cataratas del Nilo, Aquatiti y Río Nilo.

Las Cataratas del Nilo y el Aquatiti son dos circuitos acuáticos encima de unas canoas, con la diferencia que uno de los circuitos (Aquatiti) está adaptado a los más peques. Después de comprar un par de chubasqueros allí mismo (12 euros del ala), mi hijo y yo subimos a Las Cataratas del Nilo. Solo una vez, ya que las caídas desde 10 y 20 metros no le hicieron ninguna gracia. En Aquatiti suben los niños solos, y además pueden repetir tantas veces como quieran. Así que al menos, uno de los dos aprovecha los chubasqueros. Justo al lado hay un pequeño bar con terraza, desde se puede tomar algo sin perder de vista la atracción.

Laguna del Nilo. No hay nadie bañandose, ya que el tiempo no acompaña. Aun así la laguna está plenamente operativa, con el socorrista en su lugar.

Siguiendo la avenida principal, vamos en dirección a Grecia. Un buen tramo discurre paralelo al Jacuzzi del Nilo y la Laguna, con acceso directo a los dos. Una larga pérgola habilitada con bancos, ofrece sombra y descanso en el camino.

Grecia

La siguiente zona temática es Grecia. Aquí se encuentran algunas de las atracciones más atractivas y famosas del parque. La Furia de Tritón es una gran barcaza que circula por un canal acuático, con un par de caídas de 10,5 y 15 metros que acaban en chapuzón. Muy indicada para el verano. Titánide es una montaña rusa que alcanza los 100 km/h, y Syncope un gran péndulo que gira a 90 km/h a una altura de 35 metros, al tiempo que se balancea hasta formar un ángulo de 120º sobre el suelo. Atracciones de fuertes sensaciones. Y sin colas.

No probamos ninguna de ellas. Al ir un adulto y un niño, antes de llegar las atracciones fuertes ya quedaron descartadas. Donde sí entramos fue en el Laberinto del Minotauro. Se trata de una dark ride por oscuras cavernas, montados encima de unos vehículos que circulan guiados por un carril. Durante el trayecto debemos disparar con unas pistolas de infrarrojos a las bestias animatrónicas que nos atacan. Un pequeño contador digital va contando nuestra puntuación a medida que vamos sumando blancos. Resulta entretenido.

También visitamos el Templo de Kinetos, un cine 5D. Hay dos sesiones diferentes, una para niños pequeños y otra para mayores, a partir de 12 años si no recuerdo mal. Entramos a la primera. En la sala, nos sentamos en unas butacas mecánicas que vibran, se mueven y provocan sensaciones táctiles al ritmo de la película. En este caso, una vertiginosa carrera de ratones al volante de sendos coches de carreras, por el interior de una casa. La sala también cuenta con unos grandes ventiladores que echan aire cuando lo requiere la película. En un momento dado, incluso me pareció percibir un fino vapor de agua en la cara. Muy bien conseguido.

Templo de Kinetos

En Grecia también está Alucinakis, una montaña rusa para mayores y pequeños, a la cual tampoco subimos por que el peque, tras una breve conversación, mi hijo sentenció con un rotundo «no me gusta». Esta montaña rusa es una réplica de su desgraciada hermana mayor Magnus Colossus, de la que hablaremos luego. Y Los Ícaros, un carrusel de columpios que dan vueltas, que hoy está cerrado, no sabemos el motivo.

Cuca Park

En Grecia se encuentra Cuca Park, una área exclusiva destinada a los más pequeños, con atracciones adecuadas a su edad y tamaño. Una amplia zona de juegos con toboganes, redes, túneles y pasos elevados está cerrada. Según nos informan, la reciente lluvia ha mojado algunos elementos, y deben esperar que se sequen para abrir. Pero en Cuca Park hay otras atracciones suaves como un barco oscilante, un pequeño carrusel de columpios y otras que no recuerdo. Pasamos por allí varias veces a lo largo del día. La última hacia las siete de la tarde, y la susodicha zona de juegos continuaba cerrada aunque hacía horas que no llovía y ya lucía el sol.

Cuca Park

Roma

Con Iberia Park cerrado, la tercera y última área temática del recorrido en Terra Mítica es Roma, en la parte más alta del parque. Una de sus atracciones más potentes, el Tornado, también esta cerrada. Es una torre de 80 metros de altura de la que cuelgan sillas voladoras. Otra de las atracciones fuertes de Roma es Inferno, una montaña rusa 4D donde además de bajar y subir por los carriles, los asientos giran sobre si mismos. Una locura. El Vuelo del Fénix es una caída desde 54 metros de altura en menos de 3 segundos a 100 km/h. En nuestro caso, todas descartadas. Aunque jamás vimos colas en ninguna de ellas, así que los que quisieron, se pusieron las botas.

También se encuentran en Roma las atraccciones Ayquesustus, una versión reducida El Vuelo del Fénix con una caída de 6 metros, y la pequeña noria Rotundus, para niños. Pero lo que de verdad triunfó fueron los clásicos, tradicionales y típicos autos de choque de toda la vida, eso sí, en versión infantil. Los niños se subían y se quedaban durante un buen rato, ya que a veces no hacía falta ni bajarse del coche: No había nadie esperando para subir. Aun así, si se formaba un poco de cola, les bastaba con bajarse, colocarse al final de la fila y volver a subir al cabo de pocos minutos.

Ayquesustus

Magnus Colossus, la clausurada atracción insignia del parque

Nada más entrar por la puerta de Roma, destaca una de las atracciones estandarte del parque, aunque por desgracia se encuentra clausurada desde 2016. Se trata de Magnus Colossus, la montaña rusa de madera de más superficie de Europa. También ostentó el récord de la montaña rusa de madera más rápida de Europa, actualmente en poder de la Wodan Timbur Coaster, en Europa Park (Rust, Alemania). Al parecer, está cerrada debido al alto coste de mantenimiento, provocado por la dilatación de la madera por el calor (fuente: Wikipedia).

Parte de la estructura de la montaña rusa de madera Magnus Colossus

Un paseo por el lago

Al final de la jornada, ya de regreso a la área de Egipto, tenemos otra oportunidad para coger el último barco de hoy que sale desde el Puerto de Alejandría. Si no, ya no hay otro hasta mañana, pero mañana ya no estaremos aquí. Así que no nos lo pensamos demasiado y subimos.

Uno de los barcos de la ruta marítima Puerto de Alejandría – Puerto de Alejandría

Prácticamente a la misma hora, muy cerca de allí está a punto de empezar La Fiesta de Opet, el típico espectáculo diario de clausura, donde desfilan los personajes y artistas del parque. Desconocíamos su existencia. No nos dieron ningún folleto al entrar, y yo no me informé adecuadamente. Cuando me doy cuenta de la magnitud de la tragedia, el barco ya está en «alta mar». Sólo podemos distinguir el espectáculo desde lo lejos, a medida que nos alejamos del puerto.

Faro de Alejandría

La ruta por el lago debería enlazar la zona de Egipto con Iberia Park. Pero como en mayo Iberia Park está cerrado, el paseo se limita a salir del Puerto de Alejandría y volver al mismo sitio, sin ninguna parada intermedia. No sirve para ir de un punto a otro. Para compensar un poco, el recorrido cuenta con algunos rincones interesantes y resulta relajante. Y ofrece una bonita panorámica de la zona de Egipto desde una perspectiva diferente.

La zona de acceso al parque, en Egipto, vista des del paseo en barco por el lago.

El paseo en barco, al menos cuando Iberia Park está cerrado, solamente es aconsejable si se va sobrado de tiempo. O para descansar sentados y relajados durante un buen rato. Pero según mi modesta opinión, no sirve para hacerse una idea del parque, ya que el circuito pasa por muchas «partes de atrás» sin demasiado interés, que no aportan una visión general del conjunto.

Espectáculos que vimos

En general, los espectáculos de Terra Mítica son de pequeño formato, de corta duración (10-20 minutos) y con pocos actores en escena. Obviamente, eso no quiere decir que no valgan la pena. Se realiza una representación diaria de cada uno. Están sincronizados para que en un solo día se puedan ver todos, aunque para ello tal vez debamos ajustar mucho los horarios. Nosotros solo vimos tres.

El primero, El Torneo, en la parte alta de Roma, justo al lado de la pista de coches de choque. Dos actores representan a un caballero medieval con su caballo (de juguete) y su escudero. Es una actuación cómica para toda la familia. Dura unos 20 minutos, con la colaboración de personas del público que los artistas invitan a salir al escenario. Luego, en Grecia, vimos Los cuentos del Plaka, una divertida conversación entre dos trotamundos, con algo de magia para niños.

Los cuentos del Plaka

El tercer y último espectáculo del día para nosotros fue Espartaco, en la plaza exterior del Circo Máximus, en la parte baja de Roma. Básicamente es una lucha de gladiadores, que rememoran la rebelión de Espartaco contra Roma. En este caso participan al menos una docena de actores, utilizando espadas, redes, lanzas, escudos y otras armas en una serie de luchas representadas con bastante realismo.

Espartaco

Hay otros espectáculos itinerantes, que no tienen un horario concreto. En teoría los vas encontrando mientras paseas por el parque. Solo recuerdo haberme percatado de uno, Antonino el vendedor, un señor que se pasea con un carrito vendiendo cosas, en este caso productos para funerales o algo parecido.

Espectáculos que no vimos

Hay un par de espectáculos de mayor envergadura, aunque no vimos ninguno de ellos. Ícaro es el único que se celebra en el interior del Circo Máximus, con capacidad para 3.000 personas e inspirado en el Teatro de Marcelo de Roma (Italia). Se trata de un espectáculo inaugurado esta temporada, en el que aparecen actores, bailarinas, especialistas, acróbatas y otros números circenses. Aunque supuestamente la representación se celebró, a esa hora estábamos felizmente tomando un helado en una terraza de Egipto. En todo caso, el Circo Máximus quedaría muy grande para el poco público que había ese día en Terra Mítica.

Otro de los espectáculos que no pudimos y nos hubiese gustado ver fue el de clausura. Se llama «La Fiesta de Opet», y se celebró mientras estábamos embarcados en una vuelta por el gran lago. Seguiría una amplia lista de espectáculos de menor formato que tampoco vimos, por haber llegado tarde, estar haciendo otra cosa o por simple ignorancia. Lo mejor, llevar los deberes hechos y llegar al parque con toda la información posible. En la página web del parque se pueden consultar los espectáculos y horarios.

Conclusiones de nuestra visita a Terra Mítica

Las instalaciones están limpias y no se ve la falta de mantenimiento y dejadez que se lee en algunas críticas. El personal es correcto. Sí que vimos, como he comentado a lo largo del post, algunas atracciones cerradas, sin motivo aparente. El parque dispone de muchos puntos para tomar un café, un refresco o un helado, así como restaurantes. También hay wc’s a lo largo de todo el recorrido, perfectamente visibles e integrados en edificios característicos de cada área. En definitiva, el parque está muy bien, y es suficientemente grande aun con solo tres de las cinco áreas temáticas abiertas.

Vale, había alguna caja de empalmes destartalada, pero en general el mantenimiento de las instalaciones es bueno.

Como decía antes, visitar Terra Mítica en temporada baja tiene muchas ventajas. No vimos aglomeraciones ni colas en ninguna atracción o espectáculo. Ni cuando a media tarde el tiempo mejoró y se notó algo de aumento de afluencia. Se podía repetir en todas las atracciones y ver cualquier espectáculo en primera fila. En estas condiciones, el parque se puede visitar y disfrutar perfectamente en un día. Pero también tiene un inconveniente muy importante: Iberia Park, la otra mitad del parque, está cerrado.

Visitar Terra Mítica en temporada baja tiene sus ventajas: Aglomeraciones, las justas.

Por supuesto, lo ideal sería que Terra Mítica e Iberia Park volviesen a ser un solo parque. Ver una parte vacía y cerrada es triste. Decepciona un poco no poder verlo todo, ya que está allí mismo. Tal vez su mantenimiento durante toda la temporada no sea asumible económicamente, por lo que los gestores del parque tomaron esta medida salomónica. Pero es una pena.

Nuestros mejores deseos para Terra Mítica. ¡Hasta siempre!

(Fecha de la visita: sábado 25 de mayo de 2018)

Información útil

Página web oficial de Terra Mítica

Dirección: Partida del Moralet, s/n, 03502 Benidorm, Alicante.

Alojamiento: Booking | Accor Hotels | Hotels Combined |

Viajar en tren

Alquiler de coches: Avis | AutoEurope | Budget |

Buscador de vuelos (aeropuertos más próximos: Alicante y Valencia)

8 Comentarios

  1. Visité Terra Mitica al poco tiempo de estar abierto. Anteriormente había visitado Port Aventura – estamos a medio camino entre ambos, más o menos – y me pareció un poco triste el parque temático de Benidorm. Aún así, lo pasé bien, aunque mi visita fuese en verano y el calor sí, te lo confirmo, era insoportable.

    A pesar de ello, creo que es una buena opción para disfrutar con niños. Además, una buena gestión harían de este lugar algo mucho mejor de lo que es. Yo también le deseo lo mejor.

    • Si, eso de que hayan partido el parque en dos le resta más que le suma, según mi modesta opinión. Pero también estoy de acuerdo que aun así, es un muy buen lugar para disfrutar con niños. Gracias por el comentario Marina.

Déjanos un comentario

Tu email no será publicado.


*