Ruta en caravana por Europa (3): De Viena a Praga y Núremberg

Tras pasar una memorable semana en Budapest, esencias de la vieja Europa y seis magníficos días en la capital de Austria, Viena, seguimos con esta nueva ruta en caravana por Europa. En este post vamos de Viena a Praga y Núremberg (República Checa y Alemania, respectivamente), donde pasaremos cuatro estupendos días en cada una de las dos ciudades.

Viñeta para circular por las autopistas de la República Checa

Igual que en los anteriores países de la ruta (Eslovenia, Hungría y Austria), en la República Checa también es obligatorio el uso de la viñeta para circular por algunas autopistas y autovías. En este caso no era electrónica, sino que compramos la típica viñeta que se pega en el parabrisas del coche, tipo pegatina de la ITV. Aunque desde 2021 es posible adquirir la viñeta electrónica, aun más práctica ya que no hay que llevar pegatina ni justificante.

Vehículos o conjuntos de menos de 3.500 kg de MMA

La viñeta se aplica a los vehículos con una Masa Máxima Admisible (MMA) de hasta 3.500 kg (motocicletas excluidas). En caso de coche + caravana, el conjunto no debe sobrepasar esa MMA. El precio de la viñeta para 10 días es de unas 310 Coronas Checas (CZK), unos 12 euros. Para un mes 440 CZK, unos 17 euros. Para este tipo de vehículos encontrarás más información sobre la viñeta en el portal oficial edalnice.cz. También podrás comprar la viñeta online.

autopistawebp

Vehículos o conjuntos de más de 3.500 kg de MMA

A diferencia de los anteriores, los vehículos de más de 3,5 t de MMA requieren otro tipo de viñeta, que es un sistema algo diferente, basado en el número de kilómetros recorridos y la categoría del vehículo. En este apartado entrarían las autocaravanas y conjuntos de coche + caravana cuya MMA sea superior a 3.500 kg. En este caso, este tipo de vehículos deben registrarse como camiones. Este sistema no lo probamos, pero encontrarás más información en Mitocz.eu.

Aventurillas ruteras entre entre Viena y Praga

Salimos de Klosterneuburg, donde pasamos los seis últimos días en el Donaupark Camping Klosterneuburg. Al llegar a Viena, seguimos las claras indicaciones hacia Praga por la A22/E49/E59. Teóricamente son unos 350 km, 4 horas sin contar paradas. Realizamos la ruta por autopistas y también por carreteras convencionales de un carril por sentido. En algunos tramos encontramos obras, pero el firme está en muy buen estado.

Todo parece ir bien, hasta que llegamos a una rotonda con tres salidas. La que deberíamos tomar está cortada. Las alternativas, una salida hacia la derecha y otra hacia la izquierda. En medio de la salida cortada, un cartel con una palabra que no entiendo y una flecha hacia la izquierda, que indica (presuntamente) la dirección a seguir. La seguimos durante unos kilómetros, hasta llegar a la entrada de un pueblo que no recuerdo como se llama. Intuyo que no vamos bien y paramos allí mismo, en una amplia calle lateral de casas bajas con jardín.

rotonda
Buscando en Google Maps la ruta que seguimos, encontré esta rotonda. No estoy seguro de que sea esta exactamente donde encontramos el corte, pero la carretera es la misma y seguro que pasamos por aquí.

Una señora mayor, desde el otro lado de su jardín nos ve consultando el GPS del coche, y debe olerse que vamos algo despistados. Viene a ayudarnos. Habla en alemán (aun estamos en Austria) y no entiendo nada de lo que dice. Consciente de ello, mediante señales la señora indica que tomemos una carretera secundaria, que se ve desde donde estamos. Debe conocer la zona, digo yo. Supongo que será un atajo hacia la carretera que buscamos. Le damos las gracias y le hacemos caso.

Pero cuando llevamos unos cientos de metros recorridos, el instinto me vuelve a decir que no vamos bien. La carretera es muy estrecha, y decido dar la vuelta en cuanto pueda. Lo intento en un cruce sin mucho tráfico, aunque tras un par de maniobras desisto por falta de espacio. Aun así, provocamos una «mini retención» de tres o cuatro coches. Aprovecho para preguntar al primero de la fila hacia dónde debemos ir para llegar a Praga. Más que nada mediante señas, me indica la dirección. Efectivamente, debemos dar la vuelta.

Pero ahora mismo no queda otra que seguir adelante y encontrar un lugar adecuado para hacerlo. Pronto vemos un camino a la izquierda, que conduce a una granja a unos cien metros de la carretera. Parece que allí hay espacio, y no tenemos una alternativa mejor a la vista. Nos metemos por el camino. Llegamos a un patio frente a la granja, no tan amplio como parecía. Tras unas cuantas maniobras y unas cuantas gotas de sudor, consigo dar la vuelta al conjunto. ¡Por fin! Saco el brazo por la ventanilla, saludo a un par de granjeros que nos miran algo sorprendidos y nos vamos ipso facto.

Por fin en el buen camino

Volvemos a la carretera principal, atravesamos lo que queda de pueblo y salimos por el extremo opuesto al que entramos. Unos cuantos kilómetros más adelante pongo en marcha el GPS. Está claro que con él o sin él, somos capaces de liarnos igualmente 🙂 Seguimos plácidamente, sin ningún otro inconveniente aunque por una ruta que no teníamos prevista. Durante unos 100 km circulamos por vías de un carril por sentido, siempre en muy buen estado, pasando por el interior de ciudades y pueblos.

Cruzamos la frontera entre Austria y la República Checa por una carretera con poco tráfico y ningún control fronterizo. Nos damos cuenta que cambiamos de país gracias a un cartel al lado de la carretera, si no ni nos enteramos. Finalmente, unos 150 km antes de llegar a Praga, entramos en la autopista. Tiempo después intenté averiguar en Google Maps por dónde pasamos, sin demasiado éxito.

autopista praga

Camping Oase Praha

Una hora y media más tarde de lo previsto llegamos al Camping Oase Praha. Se encuentra en las afueras de un pueblecito llamado Libeň, a unos 20 minutos en coche de Praga por muy buenas carreteras. Está muy bien. Buen acceso, buenas instalaciones. Parcelas con césped y tomas de agua y electricidad, piscina pequeña pero limpia y agradable, y un par de parques infantiles.

Camping Oase Praga
Camping Oase Praga.

Parada de bus en la misma puerta del camping, aunque no lo utilizamos porque las frecuencias y los horarios no nos convencieron. Pero por supuesto es una alternativa muy útil en algunos casos. Mini tienda, bar-restaurante, máquina de café 24h, máquina expendedora de billetes y abonos de transporte público, duchas que parecen un mini apartamento, wifi gratis (y funciona bien). Clientela del país, con algunos alemanes y holandeses. Si quieres, puedes leer la reseña completa: Praga | Camping Oase Praha.

Primer contacto con Praga

Por la tarde, ya colocada perfectamente la caravana en la parcela y realizada la «puesta a punto» (desplegar toldo, mesa, sillas, llenar deposito de agua potable, etc), cogemos el coche y nos acercamos a Praga. Mañana lloverá todo el día según las previsiones, o sea que por si acaso, hoy aprovechamos y pasamos el resto de la jornada en la capital checa.

Aparcamos en un parking muy céntrico y algo escondido que descubrimos gracias al navegador del coche (100 Coronas Checas / hora = casi 4 € / hora). Muy caro, pero hoy solamente estaremos en Praga un par o tres de horas y no queremos perder tiempo. Es el parking subterráneo del Hotel Alcron, a dos minutos andando de la Plaza Wenceslao (Václavské náměstí) y a diez de la Plaza de la Ciudad Vieja. En la rampa del parking (Štěpánská 623/40) nos espera un señor, que nos da un recibo, entra él mismo el coche, y se queda las llaves. Luego al regresar también nos lo saca. O sea, que el parking ni lo vemos.

Plaza Wenceslao Praga
Plaza Wenceslao. Al fondo de la plaza, el Museo Nacional de Praga (Národní muzeum).

En esta visita rápida a Praga, el objetivo es familiarizarnos con el trayecto, las alternativas para aparcar cuando volvamos, y tener un primer contacto con la ciudad. Nos da tiempo de pasear un buen rato por la Ciudad Vieja (Staré Mesto) y llegar hasta la Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestské námestí), donde está el Ayuntamiento y el mega famoso reloj astronómico de Praga:

Es una de las plazas más bonitas de Europa, sin lugar a dudas. Eso sí, llena de gente por todas partes, pero es lo que hay en esta época del año en cualquier lugar turístico. Las calles de la ciudad vieja también valen mucho la pena, con sus elegantes casas y calles adoquinadas. Hacia las 21 h regresamos al camping. Volveremos a Praga en cuanto la meteorología lo permita.

Lluvia y día en el camping

Tal como anunciaba la méteo, llueve. Empezó de madrugada y hasta mediodía no ha habido tregua. La lluvia ha sido intermitente todo el día. Vaya, lo que estaba previsto. Así que nos quedamos todo el día en el camping. Mi hijo aprovecha para hacer deberes, dibujar o mirar alguna película. Yo acabo de leer «Cabo Trafalgar» de Arturo Pérez Reverte, sobre la famosa batalla que enfrentó a ingleses contra españoles y franceses. Muy ameno, entretenido e instructivo.

Antes de comer nos acercamos a un supermercado en un pueblo cercano, para comprar cuatro cosas que nos hacen falta. Luego cocinamos algo en la caravana y peli – siesta. La tarde transcurre plácidamente, mi hijo aprovecha los ratos que para de llover para ir a saltar a las camas elásticas o a bañarse en la piscina climatizada.

Praga 100%

El tercer día en Praga lo aprovechamos muy bien. Por la mañana subimos al Castillo de Praga, que es como una pequeña ciudad dentro de la ciudad. Vamos con nuestro coche, que aparcamos en una zona de pago en la calle Na Valech. Meto unas monedas en el parquímetro, hasta las 15,45 h. Tiempo de sobras. Muy cerca de allí se encuentra embajada española (Badeniho 401, 170 00 Praha 7-Holešovice). Al lado de la española está la embajada israelí, con policías vigilando la puerta y calles circundantes.

praga embajada espana
Embajada española en Praga.

Caminamos unos 15-20 minutos hasta la entrada del castillo, donde pasamos por un detector como en los aeropuertos, y nos registran la mochila. En el recinto del castillo visitamos la Catedral de San Vito, el Palacio Real, y como no el Callejón de Oro. También contemplamos el cambio de guardia de las 12 del mediodía. Entre visita y visita nos sentamos en una terraza a tomar algo, en la plaza donde está la Basílica de San Jorge de Praga (Bazilika svatého Jiří). Todo el recinto está lleno de soldados y policías. La entrada al castillo cuesta 250 Coronas Checas (CZK) / adulto + 125 CZK la de mi hijo = 375 CZK (aprox. 10 € + 5 € = 15 €).

Tras la visita al castillo nos vamos a la Ciudad Vieja con el coche. Aparcamos en un parking subterráneo (Parking Alšovo nábřeží) junto al puente de Mánes (Mánesův most), que cuesta 80 CZK / hora (algo más de 3 € / h). En poco más de cinco minutos andando llegamos al magnífico Puente Carlos. Lo cruzamos y nos metemos en el bonito barrio de Malá Strana. Comemos algo por allí y de postres probamos un par de deliciosos y típicos Trdelník (con pistacho y chocolate negro respectivamente).

Paseamos un buen rato por Malá Strana. Ya de vuelta al parking, pasamos por el Muro de John Lennon, y llegamos de nuevo al Puente de Carlos. Lo cruzamos y entramos en la Ciudad Vieja (Staré Mesto), donde ya estuvimos el primer día. Nos sentamos a tomar algo en una terraza justo frente al reloj astronómico. Hacia las 19h regresamos al camping.

Reloj astronomico Praga
El famoso Reloj Astronómico de Praga, en la Plaza de la Ciudad Vieja.

Mañana, último día en Praga y en la República Checa, es para mi hijo. El camping le gusta mucho y quiere pasarlo aquí. Así que juegue, que salte y que se bañe en las piscinas si quiere. Poco antes de que anochezca, recogeremos el toldo y lo prepararemos todo para irnos por la mañana hacia Núremberg. En el post Tres días en Praga, la capital de la República Checa, encontrarás cosas qué ver y hacer en Praga (fecha prevista de publicación: 10 enero 2022).

De Praga a Nuremberg, sin novedad

Por fin una etapa del viaje sin ningún contratiempo, incidente o error de ruta. Salimos del camping de Praga sin madrugar demasiado. El trayecto hasta Nuremberg es de unos 300 km, casi todos por autopista. Unas tres horas y media sin contar paradas. Buena autopista, poco tráfico, sin retenciones. En Alemania no hay que pagar peaje o viñeta, las autopistas son gratuitas. Llegamos al Knaus Camping Park Nuremberg hacia las 13,30h.

Autopista entre Praga y Nuremberg

La recepción está cerrada, abren a las 15h. La entrada de vehículos está abierta y tenemos reserva. Entramos y buscamos una parcela que nos guste. Nos instalamos en una cerca de un pequeño parque infantil, frente a unas mobil homes. Más tarde nos damos cuenta que el bloque de servicios queda a una excursión de nuestra parcela. Pero ya no nos movemos. Cocinamos algo en la caravana, y a las 15h vamos a recepción a formalizar el check-in.

Sin prueba de antígenos no hay check-in en el camping

Cuando llegamos a recepción, nos informan de que antes de registrarnos debemos mostrar los certificados Covid-19 o pruebas alternativas. Les enseño mi pasaporte Covid en el móvil, lo escanean y ningún problema. Pero mi hijo de 8 años no está vacunado, y la última prueba de antígenos es de hace ocho días en Viena. Así que nos dan una dirección para que le realicen a mi hijo otra prueba de antígenos. Es gratuita.

Vamos hacia allí con el coche. Está a unos seis o siete minutos, en una zona de centros comerciales y servicios en Regensburger straße. Aparcamos sin problema y enseguida vemos un pequeño módulo prefabricado tipo mobil home, donde realizan las pruebas. Siguiendo las instrucciones, antes de entrar me descargo una aplicación al móvil para registrar los datos personales. La aplicación es muy intuitiva y el proceso es muy rápido.

test covid
Test Covid.

No hay nadie guardando cola, así que en cuanto sale la persona que están atendiendo, entramos. El sanitario consulta su ordenador, y le indica a mi hijo que se siente en una silla. Le pregunta si prefiere el palillo en la nariz o en la boca. Obviamente escoge la segunda opción, la idea de que le metan un bastoncillo por la nariz hasta el cerebro no le hace ninguna gracia. En dos minutos acabamos. Ahora hay que esperar los resultados, que llegarán al móvil en unos 15-20 minutos.

Mientras, entramos a un Lidl a comprar pan y algo para picar. Unas empanadas rellenas de carne o salchichas, por ejemplo. Volvemos al coche, abrimos hacia arriba la puerta del maletero, y nos sentamos en él con los pies colgando hacia afuera, con la puerta ejerciendo de toldo. Merendamos. Durante el picnic, llega el resultado de la prueba: negativo de Covid. En cuanto acabamos, regresamos al camping y acabamos de formalizar el check-in.

Knaus Camping Park Nuremberg

El Knaus Camping Park Nuremberg se encuentra en una bonita zona boscosa en las afueras de la ciudad. El acceso es fácil y cómodo, sin ninguna complicación siguiendo el GPS. Es un gran espacio, abierto y alargado, con grandes árboles aquí y allá. Las parcelas no están delimitadas pero sí numeradas. El suelo de las parcelas es de césped, el de las calles de asfalto.

El camping está muy cerca del Camp Zeppelin, donde en 1923 se experimentó con aquellas máquinas voladoras llamadas Dirigibles, y donde unos años más adelante Adolf Hitler pronunciaría sus exaltados discursos ante cientos de miles de personas. También está lado del estadio Max-Morlock-Stadion, donde juega el 1.FC Nürnberg.

Knaus Camping Park Nuremberg
Knaus Camping Park Nuremberg.

Algo muy bueno de este camping es que un carril bici lleva directo al corazón del casco antiguo. Son unos 20-25 minutos (6,6 km) de trayecto por un recorrido precioso y llano, apto para cualquiera. Solo por el carril bici el camping ya vale la pena. Lo probamos ya el primer día, acercándonos hasta la plaza Hauptmarkt, solo para probar el carril bici y ubicarnos. Si quieres, lee la reseña completa sobre el camping: Nuremberg | KnaussCamping Park.

Nuremberg, la ciudad del Zeppelin

Nuremberg cuenta con más de medio millón de habitantes, aunque su casco histórico es pequeño y fácil de recorrer a pie. Hoy es nuestro primer día en Nuremberg, y una vez bien instalados en el camping, por la tarde nos acercamos en bici hasta el centro histórico.

Ya de camino hacia el centro, pasamos por el Camp Zeppelin, el lugar donde Hitler realizó algunos de sus famosos discursos ante miles de personas. El recorrido en bici es precioso, parte de él por un extenso parque con césped y grandes árboles. pronto llegamos a la plaza Hauptmarkt. Es por la tarde, y no tenemos más tiempo, aunque la visita y el recorrido nos sirve para familiarizarnos con el recorrido, que repetimos en los próximos días.

camp Zeppelin Nuremberg
Camp Zeppelin, el lugar donde Hitler realizó algunos de sus famosos discursos ante miles de personas.

Al día siguiente cogemos el coche y nos acercamos al Memorium Nürnberger Prozesse, la famosa sala del tribunal donde se celebró el juicio contra los nazis tras acabar la segunda guerra mundial. Por la tarde cogemos las bicis para volver a la plaza Hauptmarkt, donde tomamos algo en una terraza mientras esperamos la hora para empezar el «Tour del 3er Reich«.

Durante el tour dejamos las bicis en la plaza, atadas con una cadena en una barandilla junto a la Iglesia de Nuestra Señora (Frauenkirche). El guía nos lleva hasta los principales puntos de interés, entre ellos el Hospital del Espíritu Santo (Heilig-Geist-Spital), en el centro histórico, una de las fotos más típicas de Nuremberg.

Hospital del Espíritu Santo, Nuremberg.
Hospital del Espíritu Santo (Heilig-Geist-Spital), Nuremberg.

Acabado el tour, tomamos algo en la terraza de una plaza muy bonita, a los pies del castillo, al final de Albrecht-Dürer-Straße. Sentados en la terraza, justo ante nosotros se encuentra contemplamos la casa de Alberto Durero. Casi anocheciendo, regresamos a Hauptmarkt a coger las bicis para regresar al camping. Tras colocar las luces a las bicis, justo cuando nos vamos empieza primero a lloviznar y luego a diluviar. Nos pilla de lleno, y llegamos al camping totalmente de noche y empapados hasta los huesos. Una aventura más para mi hijo de 8 años, y para mí también.

casa de Alberto Durero
Casa de Alberto Durero en Nuremberg.

El tercer día en Nuremberg llueve intermitentemente durante todo el día. Así que solo salimos del camping para ir a comprar a un supermercado. El cuarto y último día visitamos el Playmobil Funpark, aunque la visita nos sale rana. Mañana seguimos el viaje, destino Alasacia. En el post Nuremberg, la ciudad del Zeppelin, encontrarás más detalles sobre la ciudad y los puntos de interés que visitamos.

(Fecha de la ruta: Entre el sábado 31 de julio y el domingo 8 de agosto de 2021)

👉 En la categoría Rutas en caravana encontrarás todas las rutas que realizamos con coche + caravana.

Mapa ruta y campings

Tal vez te interese

Recursos útiles

Civitatis  – Actividades en español en todo el mundo.

Intermundial – El mejor seguro para tus viajes.


10% DESCUENTO + 10% DESCUENTO A VECES VEO VIAJES = 20% DESCUENT0

Booking.com – Hoteles, casas y mucho más.

Erasmusu– Alojamiento para estudiantes.

Pitchup – (campings).

CampingCard ACSI – (campings).

Caramaps – (campings y áreas de servicio en ruta)

SkyScanner – El mejor buscador de vuelos.

Avis – Cancelación gratuita en los alquileres europeos.

AutoEurope – Alquiler de coches en todo el mundo.

Budget – Modifica tu reserva sin cargos adicionales.

VíaMichelín – Calcula tu ruta (opción cálculo con caravana).

Deja un comentario

 ¿TE VIENES DE VIAJE?

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN Y TE AVISAREMOS CUANDO PUBLIQUEMOS UN NUEVO POST