Crónicas de un aspirante a caravanista: Comprar una caravana (II)

Pasado más de un año de la revelación mística en una calle de Teruel, la idea de comprar una caravana no había desaparecido de mi cabeza. Más bien al contrario, el asunto fue madurando y las ganas y la ilusión no hicieron más que crecer. Durante todo ese tiempo estuve descubriendo, aprendiendo e investigando sobre todo lo relacionado con las caravanas. Pesos, medidas, equipamiento, marcas, modelos, concesionarios, foros, campings, rutas…

La fecha clave: octubre de 2018. Entre los días 12 y 21 se celebraría en Barcelona el 33º Salón Internacional del Caravaning. Era una oportunidad que a priori no se volvería a presentar durante mucho tiempo, ya que este Salón habitualmente tiene carácter bianual. Allí estarían todas las marcas y modelos vistos y examinados en internet, y muchos otros. Hacía meses que esperaba el momento y semanas que había comprado las entradas online, así que cuando llegó el momento, nos plantamos allí.

El Salón Internacional del Caravaning de Barcelona

En el recinto ferial de Fira Barcelona nos esperan 63.000m² de exposición, más de 700 vehículos expuestos y más de un centenar de empresas expositoras. La edición más exitosa de toda su historia hasta ese momento, aumentando un 43% la superficie expositiva respecto a la edición anterior, en 2016. La mayoría de vehículos del Salón son autocaravanas y campers, ambas muy al alza en los últimos años. Pero las caravanas también están bien representadas, con las mejores marcas y sus principales modelos expuestos.

Nada más llegar, el primer pabellón que contemplamos nos deja casi sin aliento. Jamás habíamos visto tantas autocaravanas, campers y caravanas, tan nuevecitas y juntas en el mismo sitio. Para volverse loco. Todo un espectáculo donde los aficionados pueden pasarse horas y horas explorando las últimas novedades del sector.

Llegando al Salón del Caravaning con las ideas claras

Después de ver, comparar y descartar diferentes marcas, modelos y precios durante meses, cuando llegamos al Salón ya sabemos lo que andamos buscando. Así que nos dirigimos directamente hacia la zona donde se encuentran las caravanas. Dejamos de lado las más lujosas y caras, y vamos exactamente a lo que nos interesa.

Llegamos al estand de la marca en cuestión. Nuestra candidata favorita está ahí, parece que nos esté esperando. La examinamos por fuera y por dentro. Efectivamente, es igualita a la que hemos visto mil veces en internet. Hablamos un buen rato con uno de los vendedores. Durante el Salón hay una oferta exclusiva: aire acondicionado, mover, toldo, matriculación y otros extras de regalo. Y si nos interesa, una financiación con unas condiciones muy interesantes (2,99%). Dejamos el estand con nuestras convicciones intactas y con un presupuesto bajo el brazo.

Con el trabajo hecho, ya que estamos allí, seguimos viendo caravanas. Entramos en muchas para examinarlas in situ, ya que las conocíamos únicamente de haberlas visto en la red. Nos llevamos folletos y catálogos de algunas marcas, incluso hablamos con algún vendedor. Aunque la decisión ya está tomada. No puede haber otra caravana que haga sombra a nuestra preciosa candidata. Imposible. O eso creemos.

Tal vez las ideas no están tan claras

Es hora de comer. En el Salón se ha habilitado una zona gastronómica muy adecuada para la ocasión, llamada Gastrovaning. Diversas caravanas vintage ofrecen diferentes propuestas de comida. Pedimos en una de ellas y nos sentamos en la «terraza», dentro de una inmensa nave industrial. Continuamos la visita, una vez saciado el apetito con unas hamburguesas de nombres raros y unas patatas fritas de toda la vida.

Paseamos ante cientos de autocaravanas y campers de todas las marcas, modelos y precios imaginables;  4×4 equipados para dormir cómodamente dentro, y otros vehículos de película, espectaculares por su tamaño y lujo. Sí, para alguien a quien le gusta este mundillo, esto es el paraíso. También encontramos una área dedicada al Glamping. Y otra para los más pequeños, la Caravaning kids, donde debería haber una guardería y juegos, aunque cuando pasamos por allí no había nadie.

Las horas pasan casi sin darnos cuenta, y empezamos a plantearnos dar por acabada la visita a este 33º Salón Internacional del Caravaning. Hemos examinado detalladamente caravanas de Across, AdriaCaravelair, Knauss, Sterckeman y Weinsberg. Antes de irnos, se me ocurre acercarnos a una de las pocas marcas en que no hemos estado aun, Dethleffs. Tenemos alguna de sus caravanas en la lista. Además, han sacado al mercado una nueva gama que todavía no conocemos demasiado. Es la oportunidad perfecta para conocerla de cerca, y no vamos a desperdiciarla. Todos nuestros cálculos y previsiones estaban a punto de saltar por los aires.

El flechazo

En Dethleffs nos topamos con la nueva gama de la marca, C’Joy. Está expuesto el modelo C’Joy 480 QLK, una tres ambientes con todas las características que buscamos, y dentro de nuestro limitado presupuesto. Damos una vuelta alrededor para verla desde todos los ángulos, y finalmente entramos. Nada más poner los pies dentro, me impresiona la abundante luz interior y los colores, claros y cálidos. El ambiente es muy acogedor. La distribución perfecta, con todo en su sitio. Sin lujos pero con todo lo necesario, ni más ni menos. Todo son puntos a favor. Nos ha pillado por sorpresa.

Dethleffs C’Joy 480 QLK. (Imagen promocional). Foto: Dethleffs.de

Un invento muy ingenioso, que no hemos visto en ninguna otra caravana, nos llama la atención y nos gusta. La mesa del salón se esconde debajo de la cama, como un cajón. Con un simple movimiento, con una sola mano. En un segundo se consigue un espacio diáfano y una agradable sensación de amplitud. Otro puntazo a favor. Lo mejor es que la caravana, en realidad, es más estrecha (212 cm) que sus competidoras (230-232 cm). Medir unos centímetros menos conlleva algunas ventajas. Por ejemplo, la caravana no sobresale tanto a ambos lados del coche. Pasa por sitios más estrechos. Y se puede coger el ticket de la autopista sin sacar medio cuerpo por la ventanilla.

Hablo con la vendedora, sentados en el salón de la caravana. Mi hijo, que me ha acompañado, lo mira y toca todo. Salta encima de una litera y luego viene a sentarse con nosotros. Se le ve contento. Sin que me lo diga, sé que la caravana le ha causado muy buena impresión, como luego me confirma. Y a mi también. Esto es un flechazo en toda regla. Nuestros cálculos y previsiones durante meses no han servido para nada. Nuestra caravana es esta.

Moraleja: No digas oliva hasta que sea cogida

En realidad, no vimos ninguna caravana «en vivo y en directo» hasta el día del Salón del Caravaning. Una vez allí, todo fue sobre lo previsto, hasta que pasó lo que pasó y cambiamos de idea. A la primera candidata ya la conocíamos, la habíamos mirado mil veces en la pantalla del ordenador. Fotos y vídeos, por dentro y por fuera, por arriba y por abajo. De cara y de frente. Cuando la vimos in situ, todo fue como estaba previsto. La habíamos visto tantas veces que no hubo sorpresas.

En cambio, cuando vimos la que al final acabó siendo nuestra caravana, el proceso mental (por llamarlo de alguna manera) había sido casi al revés. Cuando la descubrimos en su web oficial, no nos atrajo especialmente. Seguramente en aquel momento estábamos «cegados de amor» por la candidata número 1. Pero cuando la vimos y la tocamos, pudimos percibir con los cinco sentidos las sensaciones que nos transmitió.

Mucho antes de comprar nuestra caravana, leí en un famoso foro campista algo que siempre recuerdo. Que uno no sabe cual es su caravana ideal hasta que la ve y la toca.

A modo de moraleja, y como decía antes, después de meses explorando, investigando y aprendiendo sobre todo lo relacionado con las caravanas, y de ver, comparar y descartar diferentes marcas y modelos, creímos que ya habíamos encontrado lo que queríamos. Pero estábamos equivocados. Mucho antes de comprar la caravana, leí en un famoso foro campista (Webcampista) algo que siempre recuerdo. Más o menos, venía a decir que uno no sabe cual es su caravana ideal hasta que la ve y la toca. Por extravagante que pudiera parecerme la idea cuando la leí por primera vez, ahora la ratifico, por experiencia propia.

Esperando nuestra nueva caravana durante seis meses

Desgraciadamente, no tendríamos la caravana hasta abril de 2019. Es el tiempo que debimos esperar hasta que la tuvieron en el concesionario. Seguro que no haría falta señalar que la espera se hizo larga. Pero también muy productiva. Aunque aun faltaba muchísimo, empezamos a explorar posibles rutas para nuestras próximas vacaciones veraniegas. Una vez ideada y decidida la ruta y los destinos —Francia, Suiza y la Selva Negra en Alemania— nos adentramos en el mundo de los campings, imprescindibles cuando se viaja con caravana. Seleccionar los mejor ubicados para las diferentes etapas del viaje, servicios con que cuentan, precio, opiniones de usuarios, etc. Todo un mundo dentro del universo de los viajes.

Dethleffs C’Joy 480 QLK (la nuestra).

Además del gran viaje rutero previsto para el verano, en cuanto llegó la caravana también planificamos alguno más modesto para empezar a cogerle el tranquillo. Las ganas de engancharla al coche y empezar a rutear eran casi insoportables. Pero para empezar, me conformé con dos «viajes» a la ITV para pesarla y otro a una báscula pública para comparar pesos. Por cierto, preocupantemente dispares.

Nuestra primera salida «oficial» con la caravana fue en mayo de 2019 a Benidorm, donde mi hijo y yo visitamos Terra Mítica, Mundomar y Dinopark Algar. 450 km de ida y 450 km de vuelta. Suficientes para empezar a experimentar nuevas sensaciones al volante, habituarnos a conducir a menor velocidad o comprobar el comportamiento del conjunto y su consumo. Acostumbrarnos a que nos adelanten algunos camiones o saber donde aparcar en las áreas de las autopistas. Y por supuesto, comprobar si podríamos coger el ticket de la autopista sin sacar medio cuerpo por la ventanilla. Pero esa es otra historia.

Información útil

Crónicas de un aspirante a caravanista: Comprar una caravana (1a parte)

Salon Internacional del Caravaning de Fira Barcelona

Oficina de Turismo de Barcelona | Puntos de información turística

Transporte público en Barcelona

Alojamiento en Barcelona

Viajar en tren a Barcelona

Alquiler de coches: Avis | AutoEurope | Budget

Buscador de vuelos Skyscanner

2 Comentarios

Déjanos un comentario

Tu email no será publicado.


*